El entrenador de Nacional Leonardo Zylbersztein diálogo con Básquet Total tras el triunfo de los tricolores sobre Urunday Universitario en lo que fue el primer juego de semifinales de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

“Está claro que lo más importante era ganar más allá de las bajas, el equipo respondió con mucha intensidad y energía, acoplándose al plan que teníamos y al final el partido estaba para cualquiera de los dos. Pero ahí se metió la jerarquía de Carlos (Cabezas) y el resto del equipo, para sumar un punto que nos invita a soñar para adelante”, comenzó diciendo el DT.

El Licenciado en Educación Física y entrenador tricolor planteó un excelente juego a pesar de las bajas de Esteban Batista y Charles Mitchell: “Teníamos las bajas de dos jugadores importantes, uno de nuestros extranjeros (Mitchell) y Esteban que ya lo conocemos. Pero el resto del equipo aplicó bien el plan de juego defensivo y a nivel ofensivo tenemos puntos importantes, lo que permitió que se diera un buen juego ofensivamente para llevarnos el punto. Ahora tenemos que descansar y comenzar a pensar en lo que viene”.

Zylbersztein y Alejandro Muro ya piensan en lo que viene: “Ahora tenemos que mirar este partido y re planificar. Lo que propusimos para este juego salió bien pero ahora será otra historia. Ellos van a ajustar y en esos idas y vueltas de ajustes de ambos lados veremos que pasa. Veremos el viernes hacia dónde se inclina la balanza, pero nuestra idea era al menos ganar uno de estos dos partidos. Esperemos meter el segundo punto para ya tener un horizonte diferente de cara al futuro”.

Entre Cabezas y el ex DT de Hebraica y Macabi solicitaron un challenge rule que fue determinante sobre el cierre del juego: “Con esto del challange rule estamos en contacto con los jugadores constantemente. En seguida Carlos (Cabezas) vino y me dijo que fue foul, que lo tocaron por lo que los árbitros revieron la jugada y le dieron los tres tiros. La jerarquía del propio Carlos, de Devon Collier, de Dominique Morrison, de Marcel Souberbielle y de los chicos del banco, que también la tuvieron cuando ingresaron fue increíble. Fue todo un trabajo en equipo lo que me dejó muy contento”.

 La camisa de Zylbersztein sudo como en sus últimas épocas de base en Atenas: “Uno trata de ponerle el alma también como si estuviera dentro de la cancha con sus jugadores, de darles tranquilidad por momentos, por otros momentos soluciones y también de estar con ellos. Hoy sacamos un punto del que todos disfrutamos mucho”.

“Esto es día a día. Ahora tenemos tres días para descansar y recuperarnos, ver vídeos e imaginar las situaciones que podría plantear el otro equipo”, manifestó sobre el juego del viernes. 

Para concluir, el DT del elenco albo se refirió a volver a vivir algo como en Hebraica y Macabi donde ya compartió con Alejandro Muro: ” Ojalá se dé. Lo deseo porque son momentos que me tocaron vivir que son únicos, ya estar en unas semifinales es muy agradable pero jugar una final y ganarla, algo que ya me tocó con Alejandro son momentos que uno siente cosas increíbles. Son sensaciones internas que no se te dan en otro lado salvo el nacimiento de mi sobrino, la relación con mis padres y por supuesto con mi señora. Son esos mismos sentimientos fuertes que uno quiere volver a vivir”.