Biguá se metió en semifinales de la Liga y una vez finalizado el encuentro, en la puerta del vestuario y con el Pepo Vidal a nuestras espaldas pidiendo unas pizzas para todo el plantel, Basquet Total dialogó con el entrenador argentino Hernán Laginestra. 

Ya con la clasificación en el bolsillo, lo primero que atinó a hacer el entrenador del Pato fue una especie de catarsis a raíz de todo lo que tuvo que vivir este plantel durante el campeonato: “La verdad es que tuvimos un montón de vicisitudes, muchas lesiones. Los médicos no dieron abasto, acuérdense que la primera fecha del torneo perdimos por 40 días a Rudd y a Vidal. Después se lesionó Hatila, Diego Pena, tuvimos muchas cosas. Hicimos cuatro entrenamientos completos desde que empezó la temporada, cuatro, nada más. Y el equipo sigue vivo, esa es la mentalidad que tenemos, ese es el corazón que nos lleva siempre hacia adelante y la unión que hay, que hace que todos tiremos para el mismo lado”.

Al preguntarle si todos estos inconvenientes no hicieron más que demostrar lo largo que es el plantel de Biguá, Laginestra eligió destacó los de sus rivales: “Nosotros sabíamos que los ocho equipos que estaban en esta etapa eran muy buenos. Tenían buenos extranjeros y buenas fichas nacionales, fue muy reñido. Nosotros el primer partido lo resolvimos con claridad, pero sabíamos que hoy íbamos a tener una oposición mucho mayor. Íbamos a encontrar a un equipo que estando contra las cuerdas iba a dejar todo, pero nosotros pudimos emparejar eso también y tuvimos un cierre muy bueno como equipo que nos permitió quedarnos con el punto”.

Anoche, y sobre todo en el momento más caliente del partido, Donald Sims volvió a brillar. Le pedimos a Laginestra que nos cuente como es dirigir a un jugador así y esto nos contestó: “Yo a Donald lo vengo enfrentando hace muchos años en Argentina, lo conozco bien y me ha amargado más de una noche, esa es la realidad. También sabemos sus dotes de persona y por suerte nos cerró todo para que pueda venir. El tiene una amistad con Pepo también, porque jugaron juntos en Argentina. También le gustaba el club, yo le hablé muy bien de Biguá y que era una Liga en la que no se viajaba y todo ayudó para que hoy esté acá. Es un gran líder, una gran persona, muy honesta, muy sensata y un gran deportista”.

A propósito de esas charlas con Sims sobre el club, previo al inicio de la Liga, le consultamos al entrenador argentino sobre sus sensaciones una vez que arribó al club de Villa Biarritz y sobre lo que se encontró: “Me encontré con una organización fantástica, con dirigentes que quieren dar un paso adelante, con ganas de trascender y de mejorar. Estamos transitando una etapa buena, de construcción de equipo, ya que te repito, entrenamos muy poco todos juntos, y los muchachos recién ahora están entrando en estado. Así que creo que vamos a seguir creciendo, pero el club, lo encontré fantástico, las instalaciones divinas, la gente muy bien y los dirigentes dispuestos a hacer un esfuerzo por armar un equipo competitivo. Son todas cosas muy buenas las que me pasaron desde que llegué”.

El gran juego colectivo que viene mostrando Biguá y la prematura eliminación del certamen de Aguada, catapulta al Pato como uno de los candidatos de fierro al titulo, aunque para Laginestra el número uno es otro: “A mi me parece que el gran candidato es Nacional, es el equipo que más dinero gastó. Pero nosotros tenemos que estar tranquilos, desarrollar nuestro juego, recuperar jugadores, seguir entrenando y seguir con la mentalidad que venimos hasta ahora. Después veremos hasta donde podemos llegar”.

Finalmente y mientras el Pepo cerraba el pedido de pizzas para todo el plantel desde la puerta del vestuario, le preguntamos al argentino si no se quedaba y esto nos dijo: “Ese es un momento de los jugadores, yo me voy a comer siempre con Pablo Ibón después de cada partido. Ese es su momento, de los jugadores, es su espacio y también queremos que lo disfruten ellos solos sin nuestra presencia”.