Luego de tener 27 de renta en gran nivel, Urunday Universitario sufrió un bajón debiendo llegar al alargue para imponerse a Peñarol.

En el arranque el aurinegro plantó una zona 2-3. Frente a esa situación, la verde encontraba las piolas con el tiro exterior. La lucha era titánica entre las parejas de internos, y pese a que los de Peñarol se hacían sentir más, la ventaja era estudiosa por cuatro. Cuando aparecieron las bombas mirasoles, fueron para pasar al frente. Los de Suárez contaban con Medina encendido en el perímetro. A él se sumó Elliott para colocarse ocho arriba, forzando el pedido de tiempo. La buena defensa frustraba a Huertas y cerraba los caminos al aro, produciendo puntos en transición. El 14-0, derivó en 13 tantos entre uno y otro. Lee debió salir por su prematuras personales, situación que pretendió aprovechar Famous. Sin su compatriota, se agigantó la figura de Jackson. La docena que los separaba, mostraba la diferencia existente en el juego.

El segundo era una continuidad de lo anterior. La intensidad atrás de Urunday no cesaba, con permanentes cambios de marca para confundir y cortar líneas de pase. Delgado y Aguilera trajeron aún más energía que los titulares. Ahora Peñarol apostaba por ir al hombre, pero se encontraba rápidamente perdiendo por 22. El manya buscaba las salidas de Mazzarino, bien tomadas. Un triple de García abrió la cuenta carbonera en el chico recién a los cuatro minutos. Sólo de larga distancia convertía para achicar, mientras del otro lado los goles fluían. En la actitud y los rebotes, se observaban diferencias aún mayores al score de 23. Facundo con 20 de los 50 de su equipo, ya merecía el destaque antes del descanso largo. Se fueron a vestuarios con renta de 25, dando clases entre Silvarrey y Corbin.

Con la doble base de García-Barrera se inició el complemento. Los internos pretendían tirar del carro, haciéndose más fuertes en los tableros. Aguilera era una estampilla sobre Huertas, que seguía incómodo con el trámite. A su vez, el fraybentino castigaba con sus conversiones. Sin grandes rachas peñarolenses, la diferencia no bajaba de los dos dígitos hasta que García Morandi la llevó a 19. Es cierto que las acciones se emparejaron, pero eso no parecía ponerle pimienta al cierre.

El epílogo arrancó con dos triplazos de García Morandi; 8 a 0 en 1:15 del decisivo, fueron suficientes para rebajar a 11 y provocar el pedido de calma del odontólogo. Borsellino tuvo en sus manos la chance de bajar la decena, errando un penal. Con el mismo marcador, Araújo y García también tuvieron sus chances. Casi tres minutos sin anotaciones, se cortaron cuando el Tito los dejó a 8. La verde no encontraba el aro, cuando el match subía en temperatura. Medina que no había participado del tercero, cortó la sequía de medio período. Demasiado estático en ataque, las opciones eran de bajo porcentaje. A pico y pala, Nicolás y Espíndola agachaban la cola para situarse a un triple. Kogan dejaba en el rectángulo la formación que revolucionó la noche de Villa Biarritz, sin sus principales figuras. García Morandi cortado en su cabeza, tuvo que salir a 2:36 del final. Recién ahí reingresó Huertas, tras la interrupción por el golpe. Los libres de Lee, volvieron a ampliar a un triple, aún sin goles de campo en el cuarto para los suyos. García lo empató con 120 segundos restantes. Elliott cortó la mala racha, pero Borsellino con el gol y foul tuvo para pasar. Erró el libre, así que estaban iguales. El puertorriqueño penetró sin recibir falta, ni tampoco el premio de estar al frente. Lee dejó uno, dando aire mínimo, que rápidamente esfumó García. El carbonero arriba con 32 segundos. La naranja caliente en las manos de Marcus. El 2 rompió, siendo victima de falta, para que El Prado tuviera un doble con 24 segundos. Kogan planificó para un solo tiro de Huertas. Lo tomó desde los 6.75 ante Lee, más pendiente del contacto y forzado. Araújo bajó el rebote, siendo víctima de falta. Los dos adentro, igualados a un segundo de la bocina. Todavía García hizo volar la piza que salió para darle más emoción. Fueron al alargue en 78.

Para el suplementario, era Elliott el hombre verde. Detectando las desatenciones de David, era quien se percibía con mayor confianza. Los otros foráneos no pesaban y el rey tampoco. Medina se tuvo fé, para volver a meterle después de mucho tiempo. La corrida de Aguilera decoró un momento de conexión, para estar 6 arriba con 2 minutos por disputar. García descontó sólo uno, con la chance para Marcus de extender a dos posesiones. Cuando parecía entornar la puerta, el triple de García se sumó al contacto que mandó a Borsellino a la línea. 5 tantos en la misma jugada, para quedar a un doble. Pero Facundo, se la zampó. Sin esperar por nadie, la presión le dejó el cachón y el 31 abrió cinco. Lee dio uno más. Silvarrey estuvo certero, siendo 6 demasiado para el tiempo restante. La sufrida victoria fue para Urunday Universitario por 97 a 93.

 

EL GRITO

¿Cómo no vas a dar tiros Adrián?

En el primer tiempo el tico Delgado entró tan metido, que no solamente influyó en fajarse. También lo hizo cerca de la pintura rival. A su vez, tuvo la lucidez para reclamar un cobro a Vázquez con el mayor de los respetos. Más que un grito, casi un planteo con buena onda.

UNO x UNO

URUNDAY UNIVERSITARIO

Silvarrey (5): En el mejor momento parecía un director de orquesta. Después perdió la manija como todos. Importante para cerrar con templanza. Medina (7): El destacado. Elliott (7): No había estado bien. Apareció en el final, cuando nadie la quería. Rompió, al menos para forzar faltas y ganarse los puntos en la línea. Lee (6): Los rebotes y las ganas de siempre. El doble-doble es casi una costumbre para Tyrone. Jackson (5): Lució mucho adelante, más que de costumbre. Se le complicó con los kilos de Araujo y Borsellino. Aguilera (6): Gran partido de Martín. Lo absorbió totalmente a Huertas. También colaboró con puntos cuando le quedó. Delgado (4): Buen primer ingreso que no repitió luego. Morena (4): Sobrio en la conducción, agregando recobres a su planilla. Suárez y Vega (-): Poco tiempo en cancha. Da Prá (3): Los reservas le dieron resultado y el nivel era bueno hasta el tercero. En el último no utilizó los tiempos ni las variantes. Sorprendido por la alineación del rival y sin reacción. 

PEÑAROL

Barrera (3): Lejos de su nivel. Peleado con el aro y apartado de la lucidez que lo caracteriza para distribuir. Espíndola (5): Justificó su inclusión en el cierre del regular. No tanto de entrada, cuando pudo hacer poco en la parte del fondo de la zona. Huertas (2): Siendo un goleador, se espera que se destapa hasta el último segundo. Todavía lo esperamos. Seguramente la rompa toda en el siguiente, pero hoy no fue su noche. Famous (3): Arrancó aceptable. Después perdió la batalla interna, siendo mejor el rendimiento con él sentado en la banca. Araujo (7): Criticado en un momento, ya confirmado volvió a demostrar que aporta y se brinda siempre. 19 rebotes hablan de su influencia. García (8): Máximo anotador de los suyos. Dio otro paso al frente cuando la cosa venía brava. Borsellino (7): Cargando y metiendo. Como le gusta a él y a los hinchas. Alma de la esperanza. Mazzarino (3): Todavía distante de lo que puede dar. Atrás le costó mucho. García Morandi (7): Líder de la remontada. Desde la defensa del base, hasta los tres triples. Fundamental para llegar vivo a la recta final. Kogan (5): Confió mucho en la zona del primer cuarto, manteniéndola excesivamente. Volvió a creer en los pibes que trajeron el juego, dejándolos ya con el partido parejo.

VAR

Adrián Vázquez, Julio Dutra y Martin Rial (6): Revisaron para evacuar dudas cuando las tuvieron. Los fallos fueron más que correctos, incluso en el final cerrado.

_______________________

LO DESTACADO

Es extraña la figura. Tanto como el encuentro que tuvimos. En el primer tiempo la descoció, con 20 puntos. Fue la guía para romper la defensa y parecía que con eso alcanzaba. No pisó la cancha en el tercero. Ah pero cuando retomó en el alargue, con dos triples claves se calzó la capa de Super Facu. Medina goleador con 27 a los que sumó 6 rebotes.

EL TAPABOCAS

Cuando un equipo viene de muchos días sin partidos, siempre se discute si llega descansado o inactivo. Los cuatro que esperaban en playoffs, volcaron totalmente la elección. Urunday no fue la excepción. Si bien los de Da Prá estaban lejos de su nivel en fase regular, al arrancar las que duelen estuvieron firmes de entrada como en la temporada pasada. Sufrieron pero vencieron. Callando bocas con deja vus.