Alejando Álvarez, entrenador de la selección femenina mayor, será el encargado de dirigir a las jugadoras celestes en el desafío más grande de su historia al buscar la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokyo en la modalidad de 3×3 en Graz, Austria, con un plantel compuesto por Florencia Somma, Sabina Bello, Victoria Pereyra y Aldana Gayoso del 26 al 30 de mayo. Sobre esto charló con Básquet Total.

 

¿Cómo surgió esta posibilidad de que el 3X3 femenino pueda competir por un cupo en los Juego Olímpicos?

 

Para llegar a estas instancias es por toda la gestión que tuvieron los responsables de 3×3 que generaron una cantidad enorme de circuitos que puntean y que posicionan a Uruguay como el número tres de América y el primero en Sudamérica, siendo el único de la región que va. De Sudamérica los únicos representantes son Brasil en el masculino y Uruguay en el femenino en este preolímpico.

 

Tanto para la clasificación como para la elegibilidad de las jugadoras que participan en una selección de 3X3 hay que respetar el ranking que se arma con los puntos tanto individuales como a nivel de país. Después existe una fecha de corte a partir de la cual los países que están mejor clasificados en el ranking son los que acceden a este tipo de competencias. Uruguay se encuentra en el puesto 32 en el ranking femenino y es eso lo que nos permite jugar el preolímpico con el nivel que tiene este torneo y todo lo que viene ahora. Esto es divino pero el nivel de los rivales es muy alto.

 

Los rivales que le tocaron a Uruguay son durísimos: Francia, Alemania, Estados Unidos e Indonesia. ¿Qué puede decir de ellos?

 

Los cuatro están por arriba de Uruguay en el ranking. Nos vamos a enfrentar a jugadoras profesionales, juegan Euroliga, EuroCup. Tanto Alemania como Francia y Estados Unidos van a buscar el pasaje para llegar a los Juegos Olímpicos. En Europa tienen los tours en los que juegan permanentemente y eso es una ventaja enorme con respecto a Sudamérica donde lo que podés hacer son tours internos. Allá tienen un calendario anual de 3×3 donde juegan permanentemente las jugadoras en esos tours. Están en otro nivel, las diferencias van a ser muy grandes porque la mayoría son jugadoras que se dedican profesionalmente en al 5×5 mientras que nosotros vamos con un equipo totalmente amateur. Vamos a ir a tratar de ser competitivos y buscar el resultado con Indonesia que es el rival que tenemos más a nuestro alcance.

¿Cómo fue el proceso de selección de las jugadoras?

 

Por todo el tema de la pandemia y una reestructura a nivel de staff que hubo dentro de la Federación, Victoria Pereyra era la responsable de la gestión del 3×3 hasta hace muy poco. Ahora, hace tres meses atrás se resolvió que yo estuviera al frente de este proyecto, también hay un Panamericano U23 de esta modalidad se resolvió que yo estuviera a cargo de estos dos proyectos al no tener competencia programada del 5X5. Esa fue la decisión de Vairo. Hay un ranking de jugadoras de las que participaron, con Victoria al frente de todo eso con una excelente gestión y que nos permitió clasificar a ese U23. Accedimos a una lista de las jugadoras elegibles y dentro de esa lista había que elegir a las cuatro que viajaban, dos de las cuales tenían que estar entre los diez primeros puestos del ranking al momento del corte. Ese fue uno de los motivos para elegir estas jugadoras, que habría sido muy diferente si hubiéramos tenido el Sudamericano mayores porque estaríamos jugando en ese torneo hoy (lunes), volveríamos el 18 de mayo y tendríamos que estar viajando el 24, teniendo en cuenta la cuarentena y todo habría sido muy difícil de haberse realizado ese campeonato que estas jugadoras también pudieran estar en el 3X3. Seguramente se habría optado por un plan paralelo y una preparación paralela entre los dos proyectos. Al caerse el Sudamericano de mayores se habilitaron todas las jugadoras disponibles y definí que vayan las tres referentes (Somma, Bello y Pereyra) como un reconocimiento a su trayectoria, a todo lo que le dieron a las selecciones nacionales, y también es un estímulo después de cinco años de no tener competencia internacional. Estoy convencido de que es el momento para darles este lugar de que nos representen en el torneo más importante de la historia del femenino. En el caso de Aldana Gayoso es porque es la jugadora U23 que tiene más experiencia, ha jugado y ha sido participe de las dos medallas sudamericanas ganadas en la historia y jugó los tres torneos en los que Uruguay participó en esta modalidad: Juegos de la Juventud, Odesur y Panamericanos. Por eso también se ganó el lugar de estar entre las cuatro que viajan.

 

¿Cómo las has visto trabajar?

 

Las veo trabajar con muchísima motivación. Después del golpe de que no se hiciera el Sudamericano mayores, llegamos a un momento muy lindo de juntar estas generaciones, las referentes con las más jóvenes, más todo este proceso que viene desde el 2016 compitiendo con formativas. Había una ilusión muy grande de las jugadoras y de todo el staff para participar y medirnos, ver en qué nivel se llegaba, que sin duda íbamos a estar en un nivel muchísimo más alto que la última experiencia que tuvimos en el 2016 y que también se suma a que fuimos uno de los países que pudimos tener competencia y pudimos entrenar, cosa que a otros países de la región se les complicó bastante, y esa brecha que hay a nivel de mayores se iba a cortar e íbamos a poder ir a buscar cosas en el Sudamericano. Entonces, teníamos todo el plan armado, iba a ser la mejor preparación en la historia de una selección mayor, pero se cayó ese proyecto. La cabeza también la sintió también pensando que podía ser el último torneo que varias referentes podrían estar elegibles, con esta situación vaya a saber uno cuándo se puede realizar nuevamente un Sudamericano mayor, y ahí la cabeza se apagó un poco. Pero en seguida activamos el proyecto 3×3 y arrancaron a entrenar llenas de ganas, con una motivación y una energía increíble. Estamos haciendo un excelente trabajo en la parte física, en la parte de scouting y también aprendiendo de mi parte todo lo referente de este formato que tiene características diferentes a lo que yo manejaba y conocía. Me apoyé mucho no sólo en Victoria, sino también en Javier Isis, que es el responsable de 3×3 masculino, en las jugadoras y jugadores que participaron de esta modalidad en los últimos torneos. Ahora estamos muy contentos y preparándonos de la mejor forma para llegar a nuestra mejor versión y tener un torneo donde podamos competir, acortar esas brechas que hay entre el profesionalismo y el amateurismo. Sin dudas que el físico va a ser determinante, los rivales tienen jugadoras muy atléticas y que miden por arriba del 1.80. Nosotros vamos con tres bases y Florencia (Somma) como grande, pero también tenemos nuestras cosas y conocemos mucho el juego. Florencia y Victoria han participado de un mundial de 3×3 hace ocho años atrás, hasta ahora el único en el que participó Uruguay, y tienen unas ganas divinas de volver a jugar y ponerse la camiseta celeste.

 

Imaginemos un mundo ideal en el que Uruguay va como favorito a clasificar. ¿Cuál sería el camino para ir a los Juegos Olimpicos?

 

Lo primero sería estar entre los dos primeros de la serie de cinco equipos, en total son cuatro grupos así que de ahí salen ocho que van a jugar por los tres cupos que hay para los Juegos Olímpicos. El formato es eliminación directa, los dos finalistas clasifican y los dos que pierden en semifinales juegan por el tercer boleto a Tokyo.