Malvín derrotó a Peñarol y finalizó la fase regular en la quinta posición. En el playero se destacaron los argentinos Martín Cuello y Bruno Sansimoni.

En el duelo que abría la doble jornada sabatina se veían las caras Malvín y Peñarol. Al no tener ninguno de los dos equipos chance de meterse entre los cuatro de arriba, lo que estaba en juego eran los puestos del cinco al siete para los octavos de final. Los dirigidos por Federico Camiña contaban con plantel completo y saltaron a la cancha con Lucas Capalbo, Nicola Pomoli, Martín Cuello, Aaron Fuller y Kiril Wachsmann. Por su parte, los comandados por Edgardo Kogan, que tenían las bajas de Diego García y Nicolás Mazzarino, comenzaron con Gustavo Barrera, David Huertas, Gianfranco Espíndola, Jarrid Famous y Jonathan Araujo. Los encargados de impartir justicia fueron Adrián Vázquez, Gastón Rodríguez y Martín Rial.

El encuentro disputado en el gimnasio del Club Biguá de Villa Biarritz presentó un inicio bastante atractivo, en el cual ambos equipos intentaban plasmar en el rectángulo sus principales atributos ofensivos. El conjunto playero lastimaba a través de la pareja conformada por Martín Cuello y Nicola Pomoli, que encestaban tanto desde el perímetro como atacanfdo el aro. Mientras tanto, el elenco aurinegro dañaba en la zona pintada por intermedio de un inspirado Jarrid Famous, que era bien acompañado por Jonathan Araujo. El primero de ellos anotó 13 de los 18 puntos de su equipo en el primer cuarto, a lo que le agregó 6 rebotes, tres en tablero ajeno. Con los buenos ingresos desde el banco de suplentes tanto de Federico Haller como de Fausto Pomoli, los de la avenida Legrand abrieron una ventaja de diez unidades (35-25) entre el cierre del primer periodo y el arranque del segundo. El carbonero tenía serios problemas defensivos, mientras que en el otro costado sufría el escaso aporte de Gustavo Barrera y David Huertas, que entre los dos sumaron apenas cinco tantos en la etapa inicial. Malvín realizó un muy buen trabajo atrás, cortando las vías de gol exterior que podía tener su rival, mientras que adelante se mostró muy sólido, teniendo en Nicola a su principal exponente, ya sea anotando u generando oportunidades para sus compañeros, sobre todo para Wachsmann y Cuello. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con el azul de la playa al frente en el electrónico en cifras de 47 a 36.

La charla del entretiempo del entrenador asistente de la selección uruguaya debe haber calado muy hondo, ya que sus dirigidos salieron a disputar el complemento con una actitud totalmente diferente a la del primer tiempo. El elenco mirasol colocó un contundente parcial de 19-2, que le daba la posibilidad de pasar de perder por once a ganar por seis. En dicho pasaje fue determinante la defensa de Araujo, poniendo cuatro tapas y tomando varios rebotes de ataque. Además, aparecieron Huertas y Barrera, que durante toda la primera mitad habían estado desaparecidos. Los cinco veces campeones de la LUB se quedaron sin gol, siendo los argentinos los únicos capaces de generar algo distinto. En el peor momento del playero apareció en todo su esplendor la figura de Bruno Sansimoni, que con un par de bombas consecutivas, le permitía a su equipo pasar al frente en el score. A partir de ahí se pudo ver un trámite muy equilibrado, en donde se alternaban constantemente el mando, llegando a los instantes finales tanto a tanto. En dicho tramo, los comandados por Federico Camiña hicieron mejor las cosas y con Sansimoni como abanderado, terminaron inclinando la balanza a su favor. Finalmente, Malvín se quedó con el triunfo por 86 a 82 y de esa forma finalizó la fase regular en la quinta colocación. Su rival en octavos de final será Hebraica y Macabi, mientras que Peñarol se medirá ante el ganador del duelo de segunda hora entre Goes y Trouville.

En el ganador sobresalió la figura del argentino Martín Cuello, que encestó 21 puntos y atrapó 5 rebotes, bien secundado por su compatriota Bruno Sansimoni, que anotó 20 tantos en la misma cantidad de minutos en cancha. Por el lado del perdedor, Jarrid Famous aportó 22 unidades y 16 rebotes.

 

EL GRITO

Calvo, ¿vas a cobrar algo?”

Al haber poca gente en las tribunas, muchas veces escuchamos algún comentario que nos hace esbozar una sonrisa. En esta oportunidad, un allegado de Peñarol sintió que los jueces no estaban siendo justos con su equipo y por lo bajo se los hizo saber. Este señor se refirió a los uniformados de manera peyorativa, ya que se metió con su aspecto físico. Tanto Adrián Vázquez como Martín Rial poseen dicha característica, por lo tanto, el único que no entró en la bolsa fue Gastón Rodríguez.

UNO x UNO

MALVÍN

Capalbo (4): Floja performance del armador playero. En varias oportunidades tuvo lanzamientos a pie firme, pero no tuvo la efectividad de partidos anteriores. N. Pomoli (6): En el primer cuarto hizo de todo, siendo importante en la generación y culminación de jugadas de su equipo. En el resto del encuentro fue bien controlado por la defensa rival. Cuello (7): En la etapa inicial fue junto a Nicola la principal figura de Malvín. Luego, se tomó un descanso prolongado, para volver a aparecer en el cierre del juego. Fuller (5): La mayoría de sus puntos se dan a través de segundas oportunidades o jugadas un poco sucias. Debe mejorar la capacidad de crearse sus propios puntos. Wachsmann (7): Una vez más fue importante “Mr doble-doble”. Es como el genio de la lámpara de Aladdin. Pedís un deseo y Kiril te lo cumple. Sansimoni (8): El Destacado. Su último cuarto fue digno de encuadrar, con cuatro bombas que explotaron en momentos claves. Santiso (4): Le está costando encontrar su mejor versión. Uno piensa que con el correr de los partidos se va a ir sintiendo más cómodo. Haller (4): Las dos o tres primeras pelotas que tocó las mandó a guardar. Con el correr de los minutos comenzó a tener problemas en defensa, que lo llevaron a ver gran parte del juego sentado en el banco de suplentes. F. Pomoli (5): Tiene cositas de Nikola Jokic. Como por ejemplo, la capacidad de generar asistencias de lujo para sus compañeros. García (-): Poco tiempo en el rectángulo. Camiña (7): Al ser el último partido de la fase regular, vamos a ponderar el trabajo del entrenador, que a pesar los inconvenientes que tuvo que afrontar a lo largo del torneo, finalizó el mismo con igual récord que tres de los cuatro equipos que lograron el acceso directo a los cuartos de final.

PEÑAROL

Barrera (5): El primer tiempo era para un 2 y el segundo para un 9. Por lo tanto, como solía hacer mi profesora de literatura de quinto año, realizamos un promedio de ambos puntajes, inclinando la balanza medio puntito hacia abajo. Huertas (5): Concepto similar al de Panchi. Sí bien el boricua finalizó el partido con 17 puntos, no fue una buena jornada para él en ninguno de los dos costados. Para que el carbonero pueda llegar lejos en los playoffs, el Rey David debe ser mucho más consistente. Espíndola (6): Por momentos fue algo desprolijo. Sin embargo, su capacidad atlética y su intensidad defensiva, le dieron grandes dividendo a Kogan durante la segunda mitad. Famous (7): El más regular a lo largo de los 40. Cada vez que le hicieron llegar la bola a la pintura, el número 31 se encargó de mandarla a guardar. Araujo (6): La reacción de Peñarol en el tercer cuarto se produjo en gran medida por lo que realizó el dominicano en el costado defensivo. Una situación que se generó antes del descanso largo será mencionada más adelante en esta crónica. Dotti (5): Su primer ingreso fue sumamente productivo, dándole energía a la defensa y explotando el ataque rápido. Borsellino (5): El gran trabajo de Famous y el buen segundo tiempo de Araujo, le sacó tiempo en cancha. PD: “Feliz cumple Tito”. García Morandi y Amichetti (-): Minutos en la duela. Kogan (5): Luego de un primer tiempo con más dudas que certezas, sus dirigidos salieron a disputar el complemento con otra actitud. Debe mejorar considerablemente el rendimiento colectivo de cara a la postemporada.

VAR

Adríán Vázquez, Gastón Rodríguez y Martín Rial (6): Correcta actuación en líneas generales. Un par de errores puntuales, pero que para nada incidieron en el resultado final del juego.

_______________________

LO DESTACADO

Malvín cerró una fase regular muy buena con un balance de 7-4. En las últimas jornadas de la misma, el equipo dirigido por Federico Camiña decidió hacer un par de cambios en su legión extranjera, concretando la llegada de los argentinos Martín Cuello y Bruno Sansimoni. El primero venía de ser figura en el triunfo del playero ante Olimpia, mientras que su compatriota no había tenido una gran participación. En el juego de hoy ante Peñarol parecía que iba a suceder exactamente lo mismo, ya que el ex Instituto tuvo un buen arranque y su colega había comenzado siendo suplente. Sin embargo, el brillante último cuarto del formado en Ferro de Olavarría, le terminó dando el título de MVP sobre el número 40. El escolta la rompió toda en el epílogo del encuentro, encestando 14 tantos en el periodo decisivo, incluyendo cuatro triples y dos libres que terminaron de sentenciar el partido a favor de su equipo. En total, el ex Quilmes de Mar del Plata, anotó 20 puntos en los poco más de 20 minutos que permaneció en cancha.

EL TAPABOCAS

Cuando estaba por finalizar la primera mitad, Edgardo Kogan decidió mandar a la cancha a Nahuel Amichetti en reemplazo de Jonathan Araujo. El pívot aurinegro salió visiblemente enojado, tirando la camiseta de calentamiento al piso. El propio entrenador y uno de sus ayudantes lo frenaron antes de llegar al banco de suplentes y le hicieron saber que esa no era la forma de manifestar su descontento. Junto a BTito pensamos que el dominicano no iba a volver a pisar la cancha por un rato largo. Sin embargo, coach K lo mandó a la pista en el arranque del complemento y el número 22 le respondió con su juego, siendo determinante en defensa, colocando tapas y bajando varios rebotes en ambos tableros. En ese tercer cuarto aportó 2 puntos, 6 rebotes, 4 tapas, 1 robo, 1 asistencia y una cerrada de boca para aquellos que pensaban que al estar “cortado”, no iba a dar el 100% dentro del rectángulo de juego.

Galería de Fotos