Con un cachetazo de Famous sobre la hora Peñarol le ganó a Biguá 93-92 en un verdadero partidazo que lo hace crecer en la tabla.

Nos regalaron un verdadero partidazo en Villa Biarritz, de lo mejor que se ha visto en lo que va de la LUB. Con una definición acorde a lo que fueron los 40 minutos anteriores de básquetbol.

Comenzó mejor Peñarol dañando en la pintura y aprovechándose de las bajas que tenía Biguá. Ni la zona ni el hombre dieron resultado defensivo en el local ante un elenco Carbonero que anotó cada vez que se propuso poner la bola cerca del aro para sacar nueve. Araújo y Famous tenían ventaja y además Espíndola fue muy inteligente cortando y definiendo cerca del cesto. Los de Laginestra fueron Sims dependientes, el hermoso ser humano que es Donald estuvo en otra de sus noches anotando 14 puntos sin errar; a él se sumó el aporte de Loriente y un triple final de Andreoli  para ponerse a una pelota al término del primero: 24-22 los de Kogan.

Sims siguió asesino, encestó los primeros 21 que tiró. Pornográfico. Ni Dotti, ni Espíndola, ni García, ni Panchi. Nadie pudo con él. El dueño de casa encontró en el cuadrado-1 sobre Huertas – no anotó en el primer tiempo – la forma de frenar un poco las ofensivas del rival. De todas formas, Dotti tuvo un gran ingreso, inteligente aprovechando espacios, yendo hacia el aro y, cuando lo dejaron, sacudiendo la zurda para anotar de 6.75. Dentro de un trámite hermosísimo de observar, pese a las bajas y con otro bombazo de Sims, el Pato se fue uno arriba al descanso largo (42-41).

Biguá volvió a la zona, y tanto Espíndola como Famous lastimaron. Ademas llegaron los primeros puntos de Huertas promediando el cuarto. Ahí Laginestra volvió al cuadrado. Ya sin Sims en modo asesino, el local repartió más con Vidal, Rudd y el propio Andreoli que corrió la cancha y capturó ofensivos aprovechando desconcentraciones del boricua. Espíndola se cargó de faltas, pero vino bien García desde la banca. Peñarol retomó el plan de juego de cargar la pintura, encontró dividendos y se fue un doble arriba al último.

Cuarto final que parecía quebrar el conjunto de Kogan con triple de García y doble de Borsellino que lo llevó a recuperar 8. Todas las defensas iban sobre Sims y quedaron espacios para los demás: Loriente, Vidal, Rudd y Pena trajeron una catarata de triples que devolvió al Pato al encuentro para llegar a un final cerrado. Por momentos parecía ser un mano a mano entre Huertas y Rudd que, cuando parecía ganarlo el bueno de Víctor, aparecieron García con un triple y Barrera con un doble para ponerle incertidumbre máxima al epílogo.

Peñarol ganaba por dos en el minuto final. Sims falló pero el Carbonero también erró en la recarga. García fue a cortar a Sims, antideportiva bien cobrada pero el extranjero dejó uno y Biguá se puso a mínima. Repusieron para Rudd que jugó el 1×1 y anotó con sensación de falta que los jueces omitieron aún con el monitor. Uno arriba los de Laginestra con faltas para dar; Barrera pasó a Vidal, los árbitros no pitaron una clara falta del Pepo. Panchi falló, pero Famous dio la cachetaza de corrección sobre la bocina que volvió loco a todo el pueblo Carbonero. Ganó Peñarol 93-92. Épico.

 

EL GRITO

Él sí puede gritar, si lo hago yo me cobrás técnico

Partido caliente; Vidal le protestó una falta a Borghini y Barrera, a quien ya le habían pitado un técnico, se calentó pidiendo la misma sanción para el Pepo.

UNO x UNO

BIGUÁ

Vidal (6): Sin estar a nivel top, es clave. Desde el liderazgo y el orden. Estuvo algo peleado con el tiro exterior. Sims (9): No sabemos que más decir sobre esta bestia humana, ofensivamente es imposible de defender. Encestó los primeros 21 puntos que tiró, terminó con 36. Otra noche en la oficina. Loriente (6): Dio más soluciones ofensivas que defensivas; sin un objetivo claro atrás estuvo perdido. Adelante respondió. Pena (3): Magrísima noche. Sufrió ir a la lucha defensiva, y no se encontró con su tiro. Rudd (8): Bienvenido, hermano. Un segundo tiempo con la jerarquía que acompaña su palmarés. Si le pitaban la falta que le hicieron se convertía en héroe. Andreoli (5): Dio una mano bárbara, inteligente para cargarle el rebote a Huertas. López (5): Prolijísimo. Pudo jugar más. Lo superlativo de Sims le saca tiempo en cancha. González (4): Sufrió al diferencia de centímetros. Intentó dar su mano. Linda asistencia inicial. Laginestra (7): Biguá es atractivo de ver. Pese a tener un montón de problemas, el equipo siempre da pelea. Peleó estratégicamente con lo que tenía.

PEÑAROL

Barrera (9): Ja, Panchi, que placer verte jugar, crack. Destacado. Huertas (7): Lo defendieron bien, pero en momento caliente, dio un paso adelante. Espíndola (6): El mejor del inicio, las faltas le fueron quitando protagonismo. Araújo (6): Hizo pesar la diferencia de centimetros. Sin lucir, va ganando confianza. Famous (9): Partidazo. Calladito, el mejor de Peñarol. Con el aliciente que metió el doble para ganar. El que mejor aprovechó las ventajas. Dotti (7): Gran ingreso, si bien no pudo contener a Sims, adelante dio soluciones cortando al aro contra la zona y cuando lo dejaron lastimó a distancia. García (8): Importantísimo en el cierre, con un triple clave. Sobrio, no busca maravillar y siempre da lo que él equipo necesita. Borsellino (4): No fue una buena noche. Hizo un foul tonto que pudo salir caro. Amichetti (-): Poco en cancha. Kogan (7): Con algún grito enderezó el barco cuando se estaba por desviar, la ventaja era clara: jugar abajo. Lo aprovechó. Defensivamente nunca le encontró al vuelta a Sims y Rudd.

VAR

Diego Borghini, Washington Chamorro, Andrés Haller (3): Hubo falta sobre Rudd en la penetración del último doble que no pitaron, aún revisando. En la última Vidal fue a cortar y dejaron seguir. Una lástima, porque venían acertando cobros calientes en el epílogo.

_______________________

LO DESTACADO

Es una hermosura ver jugar a Gustavo Barrera en noches como estas. No vamos a descubrir su elegancia ni su visión de juego; tampoco debemos dejar pasar por alto que no venía bien. Pero esta vez fue el Panchi que todos conocemos, y disfrutamos. Repartió 10 asistencias en el primer cuarto, con eso ya marcó de que venía su paseo nocturno por el gimnasio de Biguá. Leyó ventajas, ordenó el juego y siempre llevó el balón a donde debía estar. Además habló con los rivales y los jueces; fue el hombre que Peñarol fue a buscar. Destacadísimo.

EL TAPABOCAS

Decir que nos tapó la boca un tipo de la trayectoria de Victor Rudd es una falta de respeto importante. Pero como no tenemos vergüenza y sabemos demasiado poco, lo vamos a decir. La lesión lo complicó en la primera fecha y hasta ahora no había demostrado todo lo que puede dar. Pero en el segundo tiempo tomó confianza, empezó a ir hacia el aro y mostró una variedad de recursos impresionantes, dignos de la valía del jugador que es. Hey Rudd, bienvenido. Te estábamos esperando…