Con un Sudamericano en la frontera, el básquetbol en silla de ruedas vuelve a sufrir la falta de apoyo para llegar en optimas condiciones al torneo continental. Te contamos la realidad que atraviesa año a año el deporte adaptado y como colaborar para que Uruguay, nos represente de la mejor manera.

Elementos de trabajo que están escaseando. Una situación de pandemia que obliga al entrenamiento al aire libre y deteriora aún más, la vida útil de unas sillas que llevan años de desgaste. Los recursos no abundan y ante tanta reparación para ahorrar unos mangos, es posible que incluso por no cumplir con las estrictas medidas reglamentarias, no estén habilitadas para una competencia internacional que tanta ilusión genera en una selección que previo a la pandemia, recibía de brazos abiertos a una selección chilena en nuestro país como un hecho histórico. Un deporte que viene en pleno crecimiento, que se expandió hacia Maldonado en donde se va a practicar activamente, con casa en Atenas de San Carlos. Los tiempos alentadores sin duda cambiaron para un BSR que tenía encaminado su ingreso a la FUBB, gracias a los nuevos estatutos y el apoyo de los directivos tanto de la Federación como de la BUA, pero si bien esto será un hecho, la situación mundial enlenteció el proceso. 

APRI, es la única institución que practica activamente esta modalidad en nuestro país y ha sufrido los coletazos de la pandemia. Ya no posee los fondos para apoyar como lo ha venido haciendo. Por si fuera poco, se estima que poder adquirir nuevo material y repuestos, estaría en el entorno de los US$20.000. Para intentar hacer realidad el sueño de competir, el grupo seleccionado está realizando subastas de camisetas de equipos de fútbol y básquet que fueron amablemente obsequiadas por las instituciones, jugadores o allegados. Varios protagonistas, no sólo del deporte, mostraron su apoyo a la causa, incentivando a colaborar a través de sus redes sociales. Al momento se cuenta con unas 30 camisetas y se vienen haciendo tandas semanales de subastas a través de sus redes sociales @BSRUruguay.

Pero en caso de querere colaborar con que Uruguay sea representado en el Sudamericano de la categoría, además de participar en las subastas y rifas, existe otra forma de sumar. A través del Colectivo Abitab 115488 (a nombre de Selección Uruguaya BSR) y en breve también se difundirán nuevas acciones y eventos con el mismo objetivo. Por eso es importante estar atentos a las redes sociales de BSR.

El Sudamericano ya tiene fecha y lugar. Noviembre en Argentina. Será clasificatorio para la Copa América de 2022 y se jugará en una ciudad a definir. Además de los problemas de infraestructura, el cierre de los gimansios también impide al plantel entrenar, ya que el traslado de materiales, se hace logísticamente complicado y económicamente poco practicable para moverse de forma individual al aire libre. Se han pedido autorizaciones especiales a la SND, pero hasta el momento la ha dado la espalda al básquetbol adaptado, no entendiendo la magnitud de lo que está en el horizonte más cercano. Hasta el momento al BSR no se le ha dado la seriedad que sí se le da en Argentina, en donde la selección adaptada entrena en el mismo lugar que la de básquetbol tradicional, realizando muchas veces actividades en conjunto.

Mediante las subastas realizadas (y que continuaran en días nada más), como con el Colectivo Abitab 115488, la selección podrá reemplazar las sillas están en el final de su vida útil y en mal estado, como se puede observar en las imágenes. 

Para eso se intentará la locura de recaudar una cifra cercana a los 20 mil dólares para comprar sillas nuevas (de calidad media) y repuestos para las que aún tienen un poquito más de vida. La necesidad surge pirncipalmente, porque varias podrían quedar afuera de la próxima competencia, debido al incumplimiento de las rigurosas reglas internacionales, ante tantas reparaciones ya realizadas.

El apoyo a la selección es necesario. El sueño de un equipo que lucha contra todo tipo de adversidades está en juego. Una vez más, es Uruguay luchando contra la lógica. De hazañas vive este país y está en vos, ayudar a este equipo, a que logre una más.