Varios clubes empezaron con esta iniciativa, solidarizarse con los jóvenes con algún problema para conectarse a internet e ingresar a sus clases virtuales. En este caso, Verdirrojo puso a disposición sus instalaciones para que puedan ir los niños y niñas del barrio a realizar sus actividades escolares. También con lugar para estudiantes liceales.

Sobre este tema pudimos dialogar con uno de los que está a cargo de este lindo proyecto, Ignacio Ortega, que contó todo y nos permitió conocer en profundidad de que se trata todo esto. La realidad que viene viviendo el país debido a la pandemia es dura. Sabiendo que no todos tienen la posibilidad de contar con internet en su hogar o un dispositivo para ingresar a las clases virtuales, el club les brinda ayuda.

Lo primero que contó fue como surgió todo este movimiento: ‘‘A través de una vecina del barrio, que ofreció su casa y su conexión a Internet para todo niña/o que lo precisará. Entonces junto a Mauro Nava, un compañero del club, se nos ocurrió poder implementarla en las instalaciones de Verdirrojo, el club en el cual trabajamos’’.

Por otra parte, sobre quienes son los integrantes de esta organización dijo: ‘‘Mauro Nava y yo somos los coordinadores de esta organización. Además contamos con la ayuda de otros compañeros del club, Matías Pavón, Franco Martínez, Silvina Parodi, Miguel Ferdinand, y con el apoyo de varios estudiantes, maestros y profesores del barrio, los cuales se ofrecieron a trabajar en el apoyo escolar y liceal’’.

No obstante, explicó a quienes va dirigido el ‘‘No dejes de Estudiar’’: ‘‘El objetivo de esta iniciativa es ser solidarios y tener empatía con aquellos niños/as y adolecentes que más lo necesitan. Por esta razón, el club brinda su espacio físico, una conexión a Internet segura y una merienda post estudió. Con el fin de promover y destacar la importancia del estudio’’.

Hace poco, el club recibió una donación importante, y respecto a esto contó: ‘‘Desde el jueves 8 de abril hasta el momento, hemos recibido donaciones de todos. Desde vecinos del barrio, hinchas del club, jugadores, entrenadores e incluso otras personas que se enteraron de la movida y decidieron colaborar’’.  

Además agregó: ‘‘Entre las donaciones, recibimos leche en polvo, cocoa, azúcar, café, galletas dulces, productos de limpieza, útiles escolares, dos laptops, etc. Asimismo, vamos a recibir otras donaciones de comercios del barrio. Se podrán imaginar que nosotros estamos más que agradecidos por todo el apoyo hasta el momento’’. 

Haciendo referencia a la cantidad de jóvenes que asistieron afirmó: ‘‘Hasta el momento contamos con 20 chicos. Entre escolares y liceales’’. Del protocolo siguen dentro de las instalaciones a lo que dijo: ‘‘En cuanto al protocolo, nuestra idea es formar grupos de 10 o 15 personas como máximo. Los cuales tendrán su silla y mesa individual para trabajar junto con su respectivo estudiante (colaborador), que le brindará su apoyo escolar o liceal. Cada estudiante y colaborador deberá ingresar y permanecer de tapa boca dentro de las instalaciones del club. Además el club contará con productos para la continua desinfección’’.

Y para finalizar dejó una frase que se destaca siempre en esta iniciativa: “Aquellas personas que se brindan por los demás, hacen la diferencia”.