En el ascenso de Argentina hubo triunfos de Salta Basket de Bernardo Barrera y de Riachuelo de Demian Álvarez de la forma que más le gusta al hincha.

Salta Basket se recuperó de la caída en la jornada de ayer y se impuso con autoridad ante Ameghino en cifras de 84-70.

Justificadísimo ganador. Los santiagueños dominaron las acciones de principio que fin, inclinando la balanza a su favor tempranamente. Con gran poder de anotación comenzó el match para Salta, lo que le permitió abrir una ventajita en el primer cuarto: 27-21. El quiebre del pleito estuvo en el segundo periodo aplastaron a su rival, manteniendo el alto goleo y además, llevándolo a su mínima expresión. Los dirigidos por Pisani se fueron al descanso largo ganando por 21 unidades con un favorable 26-11 y con el juego quebrado.

En el complemento Ameghino reaccionó y cambió rápidamente el desenlace de un juego al que parecía que le sobrarían 20 minutos, descontó considerablemente colocando un 21-10 y poniéndole algo de suspenso a los diez minutos finales. Para Salta fue un llamado de atención y nada más. Detuvo tal reacción de su rival y terminó ganando con autoridad.

Bernardo Barrera volvió a tener un buen juego. En 31 minutos en cancha casi no erró (6/7 en tiros de campo), tomó 6 rebotes y repartió 4 asistencias. El debe sigue estando en las pérdidas, donde nuevamente tuvo 5. Hoy tendrán jornada de descanso, enfrentándose mañana a Riachuelo de la Rioja en duelo de uruguayos.

Justamente, Riachuelo de la Rioja derrotó 83-82 a San Isidro y consiguió su primer triunfo en dicha burbuja teniendo gran importancia el uruguayo Demian Álvarez.

Como lo marca el score, partido de gran paridad a lo largo de los 40 minutos de juego. En la primera mitad prácticamente no se sacaron diferencias. San Isidro superó a Riachuelo en los primeros diez minutos de juego (20-18), mientras los de La Rioja ganaron por mínima el segundo período, llegando al descanso largo perdedores en cifras de 41-40.

San Isidro aumentó mínimamente la ventaja en el score, ingresando a los últimos diez minutos de juego vencedores por 4 unidades, 65-61. En el último cuarto pintaba fea la mano para Riachuelo y nuevamente parecía quedarse en la puerta. A falta de 2:15 perdía por 7 (77-70) pero colocó un tremendo 13-5 en los minutos finales, teniendo gran importancia Demian Álvarez en dicho pasaje con varias conversiones, inclusive poniendo los libres que sentenciaron el pleito.

Álvarez jugó 39:50 minutos, colaboró con 19 puntos, tomó 5 rebotes, repartió 3 asistencias y tuvo 5 pérdidas. Hoy tendrán jornada de descanso.