Urunday Universitario logró vencer a Biguá por 81 a 75, y de esta forma quedó en el primer lugar de la tabla. Martín Aguilera, quien tuvo una destacada actuación, habló con Basquet Total.

Martín tuvo ante Biguá sus primeros minutos en esta edición de la LUB, debido a que aún está recuperándose de una lesión: “Estoy muy contento por el partido que tuve. No sentí ni molestia ni dolor. Estuve trabajando mucho con el fisioterapeuta, y con todo el cuerpo médico. Es impresionante cómo estuvieron arriba mío para que esté en estas condiciones”.

Acerca del trámite del partido, y teniendo en cuenta que el rival no pudo contar con sus dos jugadores internos (Hatila y Rudd, ambos lesionados), Martín dijo que: “Sabíamos que teníamos que cargar mucho abajo del aro. Ellos estaban con poco recambio, así que tuvimos que atacar por ese lado”. De hecho, Urunday convirtió 50 de sus 81 puntos en la pintura. “En un momento se hicieron fuertes Corbin y el “Tico”, y pudieron lastimar mucho. Los grandes de ellos se cargaron de faltas, y eso nos dio una ventaja para sacar el partido”, agregó.

Con respecto a Donald Sims, extranjero estrella de Biguá, Aguilera dijo que: “Una de las claves era defender duro a Sims, que es el jugador que absorbe toda la ofensiva de Biguá. Lo estudiamos mucho para poder bajarlo en el goleo. Sabíamos que si lo lográbamos íbamos a complicarles el partido”. Sims venía de anotar 45 y 31 en los partidos ante Olimpia y Defensor Sporting, y la noche del viernes ante Urunday “solamente” anotó 21. Uno de los responsables fue, justamente, Martín Aguilera, que también destacó el trabajo grupal: “Muchas veces mis compañeros me ayudaron. Fue virtud de todo el equipo. A veces me cambiaban la referencia, y el compañero que lo agarraba tampoco lo dejaba jugar tranquilo. Lo que planificamos nos salió”.

Sobre cómo ve Martín a Urunday para el resto del campeonato, expresó que: “Nos veo muy bien. Los partidos que perdimos entramos desconcentrados y flojos en defensa, así que tenemos que trabajar para entrar más enfocados. Más allá de eso, somos un equipo con mucha intensidad, y cuando hacemos lo que planificamos nos sale un partido redondo. Estando juntos, con actitud desde el comienzo y mucha concentración podemos llegar muy lejos”.

Por último, consultado sobre cómo fue su llegada a Urunday para jugar este torneo, Martín dijo que: “La verdad es que fue muy lindo. Estoy contentísimo. Ya sabía cómo era el grupo, y a la mayoría de los compañeros ya los conocía. Con Héctor, aunque nunca me había dirigido, también nos conocíamos. Tenía muchas ganas de formar parte de este plantel”. Además, agregó que: “Es un plantel que no tiene una sola figura. Cualquiera puede atacar y cualquiera puede defender. Todos tenemos confianza en todos, y eso es esencial. En un juego de equipo es fundamental la confianza entre los compañeros”.