Pese al contextro de pandemia Mundial, Diego Gómez decidió un cambio de vida; deja el arbitraje para irse a viajar por el Mundo sin fecha de retorno.

¿Cómo nace esta locura?

La idea es viajar por el Mundo, conocer, descubrir, recorrer. Yo estuve en 2013 un año de viaje por Sudamérica y desde que volví soñaba con juntar plata para recorrer a nivel global. Las vueltas de la vida hicieron que me fuera quedando.Me puse de novio, arranqué con la carrera de árbitro, me fue bien; subí de cuarta a primera en años consecutivos y el arbitraje es algo que me gusta y me apasiona. Entonces se demoró ese sueño un tiempito.

¿Qué te dejó la experiencia del viaje por Sudamérica?

No he salido nunca más allá de ese viaje. Hice Argentina, Bolivia y Perú, estuve trabajando un tiempo allá. En realidad era una visita de una semana a unas amigas en Córdoba y el viaje me dejó un año afuera. Tenía 23 años y me abrió mucho la cabeza en el sentido de pensar que quiero hacer de mi vida, y si estaba aprovechando mi lugar. Conocí otras culturas, otras realidades.

¿Que te llevó a tomar la decisión ahora?

La pandemia le hizo cambiar la forma de pensar a la gente, yo me replantié lo que quería hacer de mi vida. Sé que no es el mejor momento para salir a viajar, busqué algún lugar que esté tranquilo para arrancar y hacer una base. Después viajar por lugares turísticos.

¿No te da miedo salir a viajar en el contexto de pandemia mundial?

Yo trabajaba en una multinacional y dejé de trabajar ahí el año pasado. El click que me hizo fue que tenía un buen trabajo con un buen sueldo. Arrancar de cero en Uruguay no era lo que yo quería. Mi idea irme a Dublin (Irlanda) donde está mi mejor amigo hace siete años, estar un año trabajando y luego comprar una van para salir a recorrer Europa y Asia. Pero allá está peor que acá, quedó descartado. Cambié de destino, tengo otro amigo en Playa del Carmen, México exige pocas medidas para entrar. Si bien tiene casos, no te piden hisopado ni cuarentena. Me decidí ir ahí. Es un lugar lindo. Mi idea es recorrer primero lo que se pueda, luego trabajar un tiempo e ir viendo si se acomoda el Mundo para viajar. Si no, quedarme en el caribe tampoco está tan mal.

¿A qué apuntás en el viaje?

La de conocer todo lo que se pueda. Si me decís que voy a recorrer todos los paises del Mundo y sus lugares turísticos más emblemáticos sería el ideal, lo firmo. Después las cosas van cambiando, y puede ser para mejor. Cuando yo estuve en Perú perdí documentos, plata, todo. Eso me hizo quedarme un año, en el momento me quería matar y hoy te digo que fue una experiencia increíble. La idea es aprovechar oportunidades y no tener un plan estricto.

¿Siempre fuiste de espíritu aventurero?

Siempre me gustó salir y conocer. Yo soy de Paysandú pero mi familia es de Rocha y pasé la mayoría de los veranos de mi vida ahí. Me iba a acampar con amigos, y les inculcaba lo de salir a conocer otros países. Hoy seis/siete amigos están desperdigados por el Mundo.

¿Qué vas a extrañar de Uruguay?

La familia, los amigos. El arbitraje sin duda, es algo que hago porque me apasiona, nunca lo hice por plata. Yo dejé todo en Paysandú para cumplir mi sueño. Si hay alguna canchita de 3×3 que encuentre por ahi me voy a meter a arbitrarles. La idea es volver a turistear a Uruguay, algunos meses a visitar y volver a salir.

¿Cómo sigue tu carrera arbitral?

A fines de octubre, antes de retomar la Liga, pedí una audiencia con el departamento arbitral, porque mi idea no era volver. En los últimos años solo hubo un cupo de ascenso a primera, y lo que me interesaba era liberar el mio, para no cortarle los pies a un compañero para ascender sabiendo que yo a mitad de temporada iba a dejar. Me apasiona el arbitraje, es de lo que más me duele desprenderme. Pero me voy a llevar el silbato y quizás lo agarre para arbitrar por el mundo, aunque sea en un torneo amateur para despuntar el vicio.

¿De qué te gustaría trabajar en el exterior?

Laburé mucho en barras y hostel. Tengo experiencia y me gusta. Mi amigo está encargado de eso allá, así que seguramente sea por ahí porque es lo que más sale de trabajo en lugares turísticos. Ir a un trabajo de oficina me estancaría en un lugar y no es mi idea.

Te tatuaste la manga derecha, ¿Tiene algún significado especial?

Siempre me quise tatuar la manga completa. De adolescente no tenía plata. Cuando empecé a arbitrar en Paysandú era un tabú tener tatuajes en el cuerpo, mucho más si eran visibles. Ahora sabiendo que me voy, me saque el gusto. Tiene varios significados, me llevó a mi perrita que se va a quedr con la madre; un duende que es uno de mis apodos, muchas playas, palmeras, atrardeceres de Rocha. Todo lo que soy yo.

¿Y el peinado?

Tengo pelo ondulado, y últimamente me estaba molestando la visual, o me tocaba mucho la cara y no es momento para llevarse mucho las manos a la cara. Entonces probé. Tengo una amiga trenzadora y salió el look.