Capitol venció a Goes por 84 a 67 con un gran noche colectiva de todo el elenco del prado. Las bajas misioneras generaron que el plantel llegara diezmado al encuentro y a la postre se encontrara con un nivel superlativo de toda la escuadra blanquinegra.

En el comienzo del juego la inoperancia ofensiva de los planteles llevó a que en los minutos iniciales la eficacia fuera muy baja. Capitol aprovechó la baja estatura de su rival y con una defensa zonal encontró el rebote defensivo de forma fácil y partir de ahí corrió la cancha. Con el desarrollo del periodo Santiago Wohlwend apostó a su velocidad y sus rompimientos pero en cada intento se encontraba con Paul Harrison que de a poco se adueñaba de la zona pintada. En Goes las soluciones no aparecieron y los dirigidos por Nicolás Arregui aprovecharon el potencial físico y atlético de Davaunta Thomas y de la mano de su foráneo Capitol logró quedarse con la primera parte por 17 a 4.

En el complemento de la primera parte el misionero intentó mostrar otra imagen y los goles que le habían sido esquivos en los primeros 10 minutos de juego aparecieron en la mano de Fernando Martínez. Cuando parecía que de a poco se emparejaban las acciones reapareció Thomas con su clásico juego sumado al buen pasaje de Claudio Bascou. El base superó a su defensa en el 1×1 y se convirtió en la principal arma ofensiva en pleno cuarto. Con Harrison afuera, el blanquinegro potenció su juego exterior y a cuenta gotas fue introduciendo a Diego Tortajada al funcionamiento del equipo. En el cierre del periodo cargó la tabla una vez más y terminó sacando una diferencia de 24 puntos al cabo del primer tiempo, 45 a 21.

Luego del descanso largo se mantuvo la sintonía del juego tal cual como venía. Una vez más los de Arregui siguieron apelando al que se encontraba mejor ubicado y entre tanto movimiento de balón Juan Wenzel aprovechó en más de una oportunidad la soledad y la mandó a guardar. Con Harrison en cancha Capitol apeló al extranjero cada vez que quedaba emparejado con un rival de menor estatura. El mal funcionamiento defensivo misionero se contradecía a la hora de atacar donde el argentino Alex Elsener de a poco mostraba un crecimiento en su goleo ganando la espalda por la línea final. El andamiaje de los del Prado era tan perfecto que hubo tiempo para que el pibe Bruno Massoni también diera su mano y se sume al festín. En el epílogo del periodo Goes encontró gol con las descargas a sus perimetrales y con un parcial de 10 a 0 acortó la distancia, se quedó con parcial del cuarto y entró abajo a jugar el último por 66 a 49.

El deseo de un plantel por cerrar el juego y del otro por llegar al final con chances generó que las imperfecciones aparecieron en los minutos iniciales. Capitol volvió a encontrar tranquilidad cuando pasó a defender una vez más en el juego. Le impidió jugar de afuera hacia adentro y le cortó todos los sistemas que habían generado algún tipo de inquietud al blanquinegro. La expulsión de Elsener en los minutos finales terminó de esfumar cualquier aspiración o sueño para el plantel misionero. El rendimiento colectivo de los de la calle Hermanos Gil siguió siendo superior a la individualidad de Martínez quien en el cierre asumió el ataque, metió el balón pero ya era demasiado tarde. Los instantes finales terminaron de maquillar el score a favor de los del Prado por 84 a 67.

 

EL GRITO

Pero cobrate algo bo

A Goes no le salía absolutamente nada en el primer cuarto y Fernando Martínez en un corte al aro recibió manos por todos lados donde Joaquín Silvera hizo caso omiso de la situación. El enano se terminó enojando con el juez y esbozó ese grito que fue escuchado por todos los comensales que merodeaban la zona de Ellauri y 21 de setiembre.

UNO x UNO

CAPITOL

Bascou (6): Manejó a su equipo como quiso. Tuvo un tercer cuarto para encuadrar y de las siete asistencas que metió dos fueron como Tom Brady (pueden googlear para saber quién es wink) Wenzel (7): Capitán de capitanes. El jugador hincha que todo equipo tiene que tener. Si está dulce como hoy, te vacuna. Salinas poné un vacunatorio en Biguá que el Capi te ayuda. Thomas (8): Destacado. Barriola (3): Desconocido. No embocó un lanzamiento de campo, todos sus puntos fueron desde el libre. Nos venía acomstumbrando a noches hermosas. Harrison (5): No se puso el equipo al hombro y tampoco desentonó. La tuvo sencilla en una noche de tormenta. De los más beneficiados con las bajas misioneras. Peinado (4): Muchísima actitud y ganas. No dio una pelota por perdida y fue a todas. Le faltó el gol. Massoni (5): Aprovechó la oportunidad. Tuvo su momento y calló a varios, inclusive a nosotros. Simovic (4): Se acopló a un equipo que funcionaba solo. El mérito de no restar y ser uno más. Tortajada (4): Dio aire y cuando tuvo la pelota en su mano dificultó en la zona pintada con su clásico juego de espalda al aro. Arregui (7): Viene en racha. Administra a los jugadores, aprovecha los momentos, tiene el plus que conoce y da confianza. Ocultó las ausencias de Cal, Zanotta y Danridge.

GOES

Martínez (7): El mejor de su equipo. Si en el primer cuarto hubiera entrado alguna de todas las que tiró podíamos estar contando otra historia. Wohlwend (6): Tomó las riendas del juego y siempre quiso, buscó. Cuando no había soluciones era él contra el mundo. Elsener (5): Venía con un buen encuentro a pesar de todo su calentura. Le saltó la ficha y terminó de hipotecar el punto en juego. Brause (3): Luchó, peleó pero no había forma de ganar en la zona pintada. Rodríguez (3): Le tocó el cruce más duro. Se vio superado en todo momento y no aportó soluciones en ofensiva. Sosa (4): Sumó minutos y le tocó asumir protagonismo en un juego donde tenía absolutamente todo en contra. No se achicó jamás con nadie. Midaglia (-): Pocos minutos. Narvarte (4): Siempre estuvo abajo y sabía que venía a un juego que era durísimo. Buscó, revolvió, se esforzó pero no pudo. 

VAR

Diego Ortíz, Gastón Rodríguez y Joaquín Silveira (6): Un arbitraje correcto en un partido que nunca estuvo muy parejo. Las protestas llegaron acompañadas por la impotencia.

_______________________

LO DESTACADO

Si lo ves por la calle jamás vas a decir que es un jugador de básquetbol. Si lo ves en el calentamiento podés llegar a pensar que es uno de estos extranjeros que vienen creyéndosela y solo vienen a hundirla. Cuando lo empezás a ver en el rectángulo ya te empezás a plantear las hipótesis previas. Es que Thomas no viene solo con el show time garantizado. Es un jugador con todas las letras. Entiende a la perfección lo que él le puede aportar al equipo y el equipo tiene claro cuando hacerlo lucir. Terminó la noche con 26 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 3 robos y 2 bloqueos para cerrar una jornada casi deluxe porque a un verdadero jugador como él le va a quedar en la retina la hundida hasta los huesos que terminó saliendo cuando estaba solo… Tranquilo Thomas, tuviste una jornada destacadísima!

EL TAPABOCAS

“Dale pibe entrá” dicen que se escuchó por la zona del banco de Capitol. El diezmado Goes permitió que los más jóvenes del Prado vieran acción de forma tempranero. En ese lote de jugadores entró Bruno Messoni. El canterano no desaprovechó la oportunidad y dejó la vergüenza de lado. Participación en los sistemas, poner en práctica la jugada y cuando tuvo los centímetros la mandó a guardar. Sus tiros entraron y otros quedaron por el camino pero el pibe usó los minutos para mostrarse. Desde la calle Hermanos Gil y con los tapaboca bajo el brazo, entró y repartió para todos.