Hace pocos días terminó una larga Liga Uruguaya de Básquetbol pero estamos en la puerta de una nueva. Por esto y continuando con la ronda de entrenadores, fuimos en busca de Germán Fernández, entrenador de Trouville que fue la revelación del certamen y el vicecampeón.

Hace muy poco terminó la participación de Trouville. ¿Cómo está físicamente el plantel?

Físicamente estamos bien, nos tomamos unos días de descanso para bajar las tensiones sobre todo. Estamos retomando de a poco para recuperar el nivel y sabemos que tenemos un desafío grande a partir de ahora que es consolidar lo que venimos haciendo.

Si bien hay algunos cambios, la conformación del equipo mantiene su base..

Tenemos algunas bajas, dos fichas menos y seguramente un solo extranjero confirmado que es Tintorelli, si no logramos traer otro extranjero por el tema de la cuarentena. Los jugadores jóvenes deben seguir creciendo, teniendo minutos y es la intención de esta Liga para nosotros, que seguramente sea mucho más dura ya que tenemos menos potencial, pero si los jugadores jóvenes crecen lo iremos elevando.

¿Creés que eso les da una ventaja sobre otros equipos?

Supongo que si. Hay mucho trabajo previo, llevamos 18 meses juntos. Trouville va a arrancar el campeonato con dos fichas mayores y dos extranjeros menos y eso hace que inevitablemente seas un equipo con menos fortalezas que antes. Tenemos que redoblar los esfuerzos y la concentración, el trabajo previo sin dudas nos da una gran ayuda entre otras cosas para insertar a Ducasse en el equipo.

¿Que opinión te merece su llegada luego de su participación afuera del país?

Calza justo en el plan de Trouville. Es un jugador del club, un alero grande que no hay en el Uruguay.  Él necesitaba retornar para sentirse nuevamente jugador, ya que estaba teniendo pocos minutos en Estados Unidos y me parece que este proyecto del club le calza justo. Viene a sumar en un lugar donde nosotros perdimos jugadores y es importante rescatarlo pensando también en la selección porque no hay muchos talentos de esas características.

¿Están en la búsqueda de un “5”?

Sí. No va a venir un jugador determinante. La idea es que venga un jugador de rol que le dé minutos de descanso a Damián Tintorelli. La intención es que Damián tenga un recambio, que en alguna situación muy puntual puedan jugar juntos pero la idea es que tanto Gonzalo Iglesias como Juani Ducasse que también puede jugar en el “3”, ocupen la posición del “4”.

Trouville ha trabajado y mucho con los jóvenes del club. ¿La idea es seguir por ese camino?

Es el objetivo principal. Seguramente hasta que no se recupere Federico Mariani y no tengamos el otro extranjero será Guillermo Curbelo, Santiago Fernández y alguno más ya que en la pintura nosotros estamos bastante escasos, ahí tendrá que jugar Martín Tessadri, Pablo Gomez y de a poco tendrán sus minutos. Yo hablaba con ellos que se van a equivocar, que se van a ver por momentos superados pero es la única manera de que poco a poco se vayan insertando. Esta Liga Especial y su forma de disputa permite que nosotros podamos arriesgar un poco con esas cosas y que los chiquilines vayan haciendo sus primeras armas en Primera División.

Lograr el campeonato era realmente difícil.  Con la cabeza en frío: ¿Qué crees que le faltó a Trouville para conseguirlo?.

Concentración en algunos momentos claves de situaciones puntuales. Hicimos una gran serie desde lo táctico que nos llevó a ser parejos contra un equipo que tiene muchísimo talento. Jugamos frente a un gran equipo y llevamos tres partidos muy parejos, pudiendo ganar uno y los otros dos se nos escaparon en el final. En el segundo partido erramos tiros muy fáciles y teniendo mayor precisión, hubiéramos podido cambiar la serie. No hay absolutamente nada que reprocharse porque hicimos un gran trabajo. También hubo algunos fallos que si hubieran sido para nuestro lado se hubiera emparejado aún más. Igualmente creo que no fueron importantes en el transcurso de la serie.

¿Qué pensas de la vuelta de Peñarol a la Liga y del enfrentamiento con Nacional?

Últimamente se está hablando mucho de cosas que no tienen que ver con el básquetbol y nosotros hacemos meaculpa por lo que fueron las finales. Lo más importante de que Peñarol esté en la Liga es que hace que el profesionalismo aumente ya que ha hecho una gran inversión y tiene un buen cuerpo técnico y eso eleva el nivel, al igual que Nacional que tiene un gran equipo, eso es lo más importante. Después si juegan en el Palacio Peñarol o si hay una ventaja puntualmente a Trouville no le afecta en nada. Está bueno que se juegue en la mejor cancha posible y ojalá el día de mañana cada uno pueda jugar en su cancha y con su gente. La entrada de Peñarol a la Liga aumenta el profesionalismo en el básquetbol y es a lo que todos debemos apuntar.

Mencionaste que se habla mucho de lo extra basquetbol. ¿Qué tenes para decir de lo ocurrido en las recientes finales?

Cada cosa pasa en su momento y por algo pasa. Creo que lo de la salida del hotel no estuvo bien y podría haberse evitado. Luego, en cuanto a las declaraciones hay que tener en cuenta que hay pulsaciones, que estás 20 días encerrado y es muy fácil opinar desde afuera. Equivocado o no, cada uno dijo lo que tenía para decir, quedó en el pasado,  Aguada fue un justo campeón y Trouville hizo un gran torneo. Cada cosa está en su lugar y no hay ningún problema.

¿Cómo fue la experiencia de la burbuja?

Fue dura por el encierro, el no poder salir, comer, perder, ganar y compartir sensaciones, pero también muy enriquecedora. Poder estar 100% para el básquetbol que la mayoría de nosotros en Trouville no podemos, pensar todo el tiempo en las finales y estar planificando fue muy enriquecedor. También está presente de no poder salir a caminar, de no tener cierta libertad que siempre genera tensión, seguramente sea la única experiencia porque no creo que se dé muchas veces más. Estuvimos en un momento histórico de nuestro basquetbol jugando finales sin público, con los equipos encerrados 24 horas durante casi un mes.

Más allá de no lograr el campeonato, Trouville consiguió un grandísimo reconocimiento.  ¿Qué les genera?

Para todo el grupo es un orgullo porque esto es grupal. Trouville tiene dentro de su equipo de trabajo gente que trabaja hace muchos años y que lo hace muy bien. Que los jugadores de formativas estén prontos no es mérito mío, viene de años atrás. Que Manuel Mayora tenga una distinción y haya tenido un gran año también parte de la base de que tiene a alguien como Marcos Marotta que lo ha ayudado muchísimo con su evolución. Es un trabajo colectivo y si bien siempre se distingue a alguien individualmente, todos tenemos que estar orgullosos de los elogios.

En esta Liga Especial, no se suspenderán los juegos por contagios de COVID-19. ¿Hubo o habrá una charla específica por esto?

Es algo que está presente y que hablamos todo el tiempo, sabemos que tenemos que limitar lo más posible la actividad social. Tenemos un plantel joven que tiene su vida social, amigos y familia por lo que es difícil el cuidado al 100%. Somos conscientes que se corre un riesgo grande y tenemos el claro ejemplo de las finales de la Liga, donde la única manera de jugarlas fue en burbuja. Se apela a la responsabilidad de cada uno, si bien es un plantel joven también es muy maduro y responsable con el trabajo así que sabemos que no vamos a tener problemas. Expuestos estamos todos.