Pierina Rossi fue uno de los puntos altos en la noche donde Bohemios se quedó con el tercer puesto de la Copa de Oro ante Hebraica y Macabi. La número 2 dialogó con Basquet Total tras la premiación.

“Vinimos para esto, a ganar. No se nos dio poder ganar la semifinal pero siempre estuvimos con la mejor cara para jugar por el tercer puesto que también es un partido que siempre hay que ganar. Creíamos que podíamos y lo conseguimos” comenzó diciendo la base.

Rossi ha sido una de las caras visibles que se ha manifestado en contra con la realización del certamen en un escenario abierto. Tras haber superado la experiencia fue clara: “la verdad que fue feo, horrible. No es lo que nos merecemos. Venimos a jugar al básquetbol y calcular el viento para meter un triple no es jugar al básquetbol. Se nos dio esto que en realidad no hay nada que agradecer porque es lo que merecemos. Es buenísimo que se pueda transmitir por la tele, que la gente empiece a ver que el básquetbol femenino está creciendo un montón y volver al Cefubb es lo mejor. Volvimos a una cancha. Se vieron los resultados en las estadísticas con los triples que pudimos meter. Esto es un lujo”.

Pierina finalizó la noche con 20 puntos y cinco lanzamientos desde más allá de los 6.75 en seis intentados. Sobre su capacidad a la hora de tirar afirmó:  “meter el primero siempre es importante, pero entrenamos un montón. Tiramos mucho y eso es el básquetbol que se está jugando ahora. Necesitamos meter para poder ganar y hoy se nos dio”.

A pesar de su corta edad Rossi se convirtió en un pilar fundamental de Bohemios durante todo el certamen. Condujo el equipo a la perfección y demostró que está en pleno crecimiento deportivo: “asumí con muchísima alegría, volví a mi casa. Me encantó el año. Las gurisas son excelentes, somos un grupo de amigas que es como una familia. En la parte humana son excelentes y en la parte deportiva me tocó tener un rol más importante, con más protagonismo en mayores y lo estoy disfrutando un montón. Eso es lo que más me hizo crecer”.

Ya sin Florencia Niski ni Josefina Zeballos, los dos talentos de exportación más recientes de la cantera marrón, el conjunto de Pocitos ha demostrado una buena camada de jugadoras que dejó la vara muy alta para los años venideros: “tenemos que seguir creciendo. Venimos con una evolución muy grande entre todas. Yo sigo siendo chica y venimos sumando muchos minutos. Están apostando mucho a las formativas y eso es fundamental. Hay que seguir creciendo desde abajo, las más chicas que vengan, defiendan y este es el futuro de Bohemios”.