Bohemios se quedó con la medalla de bronce en la Copa de Oro tras derrotar a Hebraica y Macabi por 75 a 66 con una noche para encuadrar de Pierina Rossi

Las marronas rápidamente basaron su juego en la pivot y Curbelo se encargó de hacer su trabajo. La número 13 no solo dañó con sus cortes si no que además jugó desde adentro hacia afuera para buscar a sus lanzadoras. Los buenos momentos ofensivos no coincidían con su defensa. Cartró asumió en la pintura y generó que se cargara de faltas en el comienzo. El constante movimiento de Gregorio desde la base generaba oportunidades por doquier a las macabeas que no las desaprovechaban. El ingreso de Aranzazu Sureda le dio experiencia y jerarquía en la zona pintada a Bohemios que desde ahí controlaba las acciones. Las apariciones de Rossi con su tiro de tres permitió que Bohemios se quedara con el primer cuarto por 26 a 18.

Luego del descanso aparecieron las imprecisiones en el equipo de Pocitos. A pesar de esto Daniela Tovagliari sacó a relucir todo su talento y encandiló con su juego. El reingreso de Curbelo al rectángulo permitió que nuevamente la bola volviera a la zona pintada. En el elenco amarillo no llegaban los soluciones. A las ganas de siempre de Da Costa se le sumaba algún intento de Antonella Ugolini. Sin Gregorio en cancha las dirigidas por Pierri no encontraban alternativas. La vuelta de la número 9 al rectángulo de juego no vino acompañada con un buen funcionamiento del macabeo. Bohemios siguió priorizando el rendimiento colectivo y eso le terminó dando los primeros 20 minutos por 42 a 32.

Tras el parate Macabi salió con otra postura defensiva y sacó rédito de la situación. Los errores aparecieron en las marronas y Hebraica se encargó de correr la cancha. Con la bola bajo el aro rival, las amarillas aprovecharon lo que sucedía y todas las pelotas terminaban adentro. En el peor momento marrón, Tovagliari apareció con dos triples consecutivamente que volvieron a darle un respiro en el marcador. De ahí en más las de Pocitos lograron engranar una vez más el poderío colectivo y entrar a jugar los últimos 10 minutos ganando 60 a 47.

En el periodo final las marronas no sacaron el pie del acelerador e intentaron quebrar el juego comienzo del cuarto. Hebraica no accedió a la solicitud de Bohemios y con sus lanzamientos de larga distancia acortaron la distancia. Cuando parecía que las macabeas seguían de larga una falta técnica de da Costa junto a un error en defensa terminó comprometiendo al equipo en el epílogo del encuentro. La poca fortuna y la no conversión de libres terminó dándole el juego a Bohemios por 75 a 66.

 

 

EL GRITO

“Muy buenas noches”

Exclamó nuestro amigo Juan Pablo Taibo y esa noche va a quedar en el mejor de los recuerdos. En una temporada tan atípica tuvimos la suerte, y la vamos a seguir teniendo, de que la gente pueda ver a través de la pantalla, desde su casa, toda la definición del certamen. Obviamente ningún grito llenó tanto de felicidad a las protagonistas.

UNO x UNO

HEBRAICA Y MACABI

Gregorio (6): Condujo al equipo como quiso. Además le dio su versatilidad y velocidad en todo momento. La cuota goleadora nunca falla. Maneja todo y lo hace a la perfección. Bergdahl (3): Poco aporte. No fue su noche y sus compañeras la extrañaron. Da Costa (7): Sin dar su mejor versión fue la goleadora del equipo. Choca contra todos y juega por y para el equipo. Por momentos al estar enojada decidió mal. Mariño (4): Otra de las que falló en la noche señalada. Su aporte en el año le dio minutos y confianza. Cartró (5): Titánica como siempre. Ni una pelota por perdida. Salió extenuada y cuando volvió no fue la misma. Dalesandro (4): Defensivamente hace todo bien. Está siempre arriba. Le falta confianza a la hora de tomar el tiro. Claudio (5): No solo sorprendió por su entrega en defensa si no que además dejó la vergüenza de lado y tomó riesgos. Gomensoro (3): Escaso aporte. Ugolini (5): Asumió responsabilidades en el momento más caliente del juego. En el epílogo las quería todas. Medrick (3): Entró a luchar y perdió. Pierri (5): Dio confianza y aprovechó los momentos. Apostó y no le salió mal. Defensivamente fue donde más costó.

BOHEMIOS

Rossi (9): Destacada. Cantero (6): Jugó para el equipo y cuando tuvo la oportunidad no la dejó pasar. Puso un triple sobre el final clave. La daga llegó desde su mano. Pereyra (4): Entrega y muchísima entrega. No tuvo eficaz en su goleo. Vico (5): Otra de las que jugó para el equipo. Siempre rendidora, nunca te deja a pata, jamás. Curbelo (7): En la pintura hizo lo que quiso. Su buen momento ofensivo se contrapuso con su defensa. Se cargó rápido de faltas. Cuando estuvo en cancha desniveló. Dos Santos (5): No estuvo bien con sus lanzamientos. A pesar de esto se entregó al equipo y cumplió un rol clave. Tovagliari (8): Elegancia y jerarquía a la orden del día. Chapeau. Sureda (7): Con la carpeta debajo del brazo. Experiencia asegurada. La pasividad y la tranquilidad que lleva al caminar es dispar a la entrega y garra que mete a la hora de ir por un rebote. Crack. Segovia (7): Manejó el partido a su gusto. Potenció el equipo y pegó en los momentos claves. Ofensivamente lo ayudaron los porcentajes, defensivamente se metió al rival en el bolsillo. Los minutos finales los sufrió.

VAR

Alejandra Godoy y Aline García (6): Buen partido. Bien arbitrado. Pitaron las cosas que había que pitar y dejaron jugar cuando el reglamento lo avalaba. 

_______________________

LO DESTACADO

Rossi abrochó una noche redondita. La base volvió al club de sus amores para asumir la responsabilidad y ponerse el equipo al hombro y lo terminó galardonando con la jornada de hoy. 20 puntos con un 5 de 6 en triples para una jugadora que viene en un constante ascenso y que el techo está cada vez más lejos. A pesar de su corta edad manejó el plantel a piaccere y terminó de consagrarse como una base de calidad. El cierre de la temporada termina siendo sublime. Gracias Pierina, diste clase de como conducir un equipo.

Galería de Fotos