El sorteo de la Liga Uruguaya de Basquetbol 2021 trajo una gran sorpresa: Nacional y Peñarol, los dos equipos más importantes del fútbol local, volverán a enfrentarse en la máxima categoría del deporte naranja después de 28 años, siendo el último antecedente el del Federal de 1993.

Uno de los ingredientes que hará más atractivo este inicio de Liga será la presencia de Gianfranco Espíndola, quién jugara la temporada pasada con los tricolores y en esta edición especial lo hará para los aurinegros. Basquet Total fue tras la palabra del jugador.

¿Cómo se está preparando Peñarol para el inicio de la Liga?

Bien, estamos probando algunos sistemas nuevos y dándole bastante importancia a los trabajos coordinativos con corridas de cancha y físico.

¿Cómo se han incorporado los extranjeros al plantel?

La verdad que muy bien. Son tres extranjeros muy inteligentes, lo que nos facilita todo a la hora de jugar. Además, interpretan todo, Araujo y Huertas hablan español y Famous entiende bastante también, lo que hace que sea más fácil comunicarnos entre todos para hablar los temas o para cambiar los sistemas defensivos también.

¿Ya viste el fixture que le toca a Peñarol?

Lo vi, mis amigos estaban comentándolo. Es un lindo fixture, me gusta.

Arrancan contra Nacional. Con todo lo que eso implica.

Sí, o sea, sé que es un clásico, pero por mi parte lo que te puedo decir es que estoy agradecido enormemente con el club. Pero sigue siendo el clásico, lo veo de esa manera.

¿Sos hincha de Peñarol en fútbol?

No, no me gusta el fútbol. Si tuviera que decir de qué cuadro soy hincha diría que de Capurro que es el club donde empecé a jugar y al que sigo yendo, donde tengo mis amigos, donde empecé todo.

Hablando de amigos, vas a tener bastantes en frente de arranque…

La verdad no me fijé mucho y estoy muy concentrado en Peñarol, pero sé que en Nacional la base de jugadores va a ser la misma. Como decís, me llevo bien y tengo una buena relación con ellos, pero es parte de la vida del profesional del básquetbol. Una vez me pasó lo mismo en formativas, jugaban Bohemios contra Capurro y esta contra todos los chiquilines con los que jugué por diez años. Iba a la escuela y los veía, hasta iba a merendar a la casa.

Ahí se dificultaba hacer los puntos, ¿no?

Sí, aparte saben todos. Iba encapuchado al barrio (risas)

¿Cómo viviste esta etapa desde que se te confirmó como jugador de Peñarol hasta ahora?

La verdad es que estoy muy tranquilo, creo que se me abrí bastante este tiempo y he progresado bastante. Es lo que más tranquilo me deja. A veces pienso mucho en lo que pasé en Capurro o en Bohemios como jugador, Lagomar, Nacional y ahora Peñarol. Creo que como jugador crecí demasiado. Mismo tuve la citación a esta selección y creo que en los minutos que tuve rendí.

Tenés en Peñarol a varios jugadores de mucha experiencia en el plantel, como Barrera, Bolsellino y Mazzarino ¿Cómo es tener esa clase de jugadores al lado?

La verdad que es algo increíble porque son jugadores que jugaron la mayoría en el exterior, tienen una experiencia increíble y por suerte, cada vez que me arrimo a ellos, tienen la humildad de siempre darme un consejo y ayudarme. A mí me suma el doble. Ya el competir con ellos te eleva a otro nivel y además te van diciendo los detalles, pequeñas cosas que después de que te lo dicen, cuando las querés aplicar te das cuenta de que tenían razón.

¿Cuántos mensajes te llegaron de amigos molestándote porque la primera fecha de Peñarol es contra Nacional?

Por ahora ninguno. Ya veremos (risas). Pero te repito, para mí es como un partido más.