La temporada comenzada en marzo del año pasado de la LBM llegó a su fin. En una semana en donde se definieron seis de las siete divisionales, lo que sobraron fueron las copas. Te contamos todo en nuestro clásico informe.

Divisional A

Capitol rompió el maleficio. Tras ocho temporadas sin títulos y varias finales perdidas, el de El Prado tomó venganza y despachó al vigente campeón de su corona, All In, con quien había perdido la copa la pasada temporada.

El triunfo fue por 57-53 en un encuentro en el que el Capi de la mano de Agustín Zuvich tomó hasta ventaja de 9 en el segundo cuarto, para entrar 7 arriba a la segunda parte. El blanquinegro supo bancar la arremetida con más del interno y un doble y falta de Gonzalo Moreira que parecía poner cifras definitivas. Los emparentados con Olimpia echaron el resto y liderados por José Ignacio Gago y Diego Pratto llegaron a pasar contra todo pronóstico. Pero en el cierre el equipo de la calle Hermanos Gil fue más efectivo con los libres y pudo gritar campeón.

De esta forma, tras haber ganado el torneo inaugural, Capitol volvió a dar una vuelta, convirtiéndose en el tercer equipo en conseguir dos campeonatos de la máxima categoría, al igual que Paketinaikos y Bulldog. Agustín Zuvich, quien terminó como goleador con 21 puntos, fue galardonado como el MVP del torneo.

Divisional B

Redeption le puso la frutilla de la torta a su tan ansiado ascenso a primera, al levantar un nuevo trofeo en LBM. Superó a El Beto por 74-62, para revertir la serie y alzar otra vez una copa.

Con buenos pasajes de Álvaro Taibo y Marcio Gilardi, el Rede fue quien tomó la primera diferencia de 7 finalizado el primer cuarto. A las buenas producciones se sumó lo hecho por Pablo García en un segundo chico apabullante a favor del campeón, que disparó la distanca a 21. Los verdes echaron el resto en el cierre y si bien se pusieron a 7 con un inspirado Federico Curbelo, sufrieron un tiro de tres del Fefo a la carrera que entró y salió. El equipo celeste más calmo, mandó a guardar sus libres y evitó el milagro.

De esta manera, Redeption conquistó su cuarta copa en LBM, tras haberse quedado con la “D”, la “C” y la Copa de Campeones. Pablo García, máximo anotador con 19 puntos, fue el MVP del torneo.

Divisional D

MDAR se tomó revancha, superando a Cachengue en la final, en su desquite de lo que fueron las finales de la “E” en el pasado torneo. Previo a la suspensión, las dos primeras finales se definieron por un punto, pero esta vez la Maruja no tuvo piedad con su rival para conquistar su primer título en la LBM.

La victoria fue por 68-37. Comandados por Mauricio Parra y Rodrigo Arrua, los del Mercado Agrícola consiguieron 10 puntos de ventaja previo a una segunda parte en donde no sacarían el pie del acelerador. Sustentado en un gran trabajo defensivo y con un diversificado goleo en aro contrario, los dirigidos por Abel Remuñan consiguieron rápidamente aumentar su liderazgo a 24 puntos con un contundente 20-6 en el tercer cuarto. El intento de reacción lo buscaron los emparentados con Lagomar con presión en toda la cancha, pero no consiguieron ponerse en juego, decretando un triunfo sin zozobras de su rival.

Rodrigo Arrua se quedó con el premio al MVP del torneo, al anotar 17 tantos en la final, siendo el goleador del partido.

Divisional F

Palermo Dardorland le ganó a Aleti Torrente por primera vez en la temporada cuando las papas más quemaban.

El triunfo por 56-42 se vio sustentado por la intesidad tremenda que le puso el equipo palermitano durante los 40 minutos. Fue Ángel Gómez quien comenzó a brillar en una noche soñada para ya de pique iniciar 9 arriba el cotejo. El Aleti trató de forzar una reacción poniendo la bola al bajo en donde tuvo superioridad de centímetros, pero el Sub 23 de Welcome siguió castigando permanentemente para abrir a 19 la renta. Federico Ortega y Agustín Britos encaminaron la arremetida de Torrente que llegó a ponerse a 4 puntos. Pero en el momento caliente, Mathías Rocha y Federico Maciel pusieron triples pesados para alejar a su rival. Jugando con el reloj el Dardo se quedó con todo, festejando un nuevo torneo en la LBM.

De esta forma, el hermano menor de Dardorland Palermo, alzó su segundo título en la liga, tras haber obtenido la “G” en su temporada debut. Ángel Gómez la rompió toda en el partido definitivo, anotando 30 puntos, bajando 8 rebotes y repartiendo 6 asistencias, para quitarle el trofeo de MVP a Jair, quien había sido el líder ofensivo del equipo en el torneo.

Divisional G

La última de las divisionales quedó en manos de Entraña Fina. El único equipo del grupo A en arribar a semifinales, dejó por el camino a Shukushukule en cifras de 77-71.

El Shuku fue quien logró liderar al entretiempo con un alto valor defensivo y un inspirado Agustín Rey en ataque. Los hermanos Benítez aparecieron en el tercero para evitar que los negros entraran con una buena renta al último cuarto. Basado en el control de Rey, los violetas empezaron a sumar de contraataque para ver el juego de arriba en los minutos finales. Pero los siete puntos de ventaja fueron difíciles de absorber ante un equipo que fue certero desde la línea.

El trofeo quedó en manos de Entraña en su primera temporada en la LBM. El goleador y MVP de la temporada, fue Gabriel Carvalho con 23 tantos.