Alejandro Mazzeo logró armar una columna vertebral que Aguada la disfruta. En pleno festejo y muy emocionado el presidente dialogó con Básquet Total.

“Estoy muy feliz y todavía me cuesta creerlo. Lo que realmente no logro tomar la magnitud es el no solo haber salido campeón si no que lograr estar en la historia como bicampeón con lo tanto que cuesta salir campeón una sola vez y hacerlo dos años consecutivos es una maravilla, un sueño” comenzó diciendo el presidente rojiverde en plena celebración.

Mazzeo quedará en la rica historia aguatera por ser el presidente bicampeón de la institución. En un año complejo desde todo punto de vista Aguada sacó fuerzas de donde parecía que no existía ningún tanque de reserva: Tuvimos la suerte de poder mantener el equipo en tanto tiempo. Eso es lo que más no costó. El lograr motivar a los jugadores y que no perdieran eso que buscábamos lograr cuando arrancamos. Con tantos cortes y tantos todos logramos embalar al final por suerte y terminamos consagrándonos campeones por décima vez”.

El bicampeonato fue algo que el presidente lo anhelaba en alguna noche durmiendo: “La realidad es que estas cosas se sueñan. Pero jamás sentía que iba a ser partícipe de todo esto, no me lo hubiera imaginado”.

Sobre lo que se le avecina a Aguda a la vuelta de la esquina, Mazzeo fue conciso y claro: “Hay que seguir y vamos a seguir soñando, eso es lo que no hay que perder. Hay que soñar”.