Uruguay cayó frente a Pamá en su última presentación en la Clasificatoria a la AmeriCup, en un encuentro que tuvo un primer tiempo brillante, pero que sufrió un 27-7 en el último cuarto para perder el partido por 77-71.

La celeste inició con un primer cuarto auspicioso. Aprovechando la juventud de su plantel propuso un ritmo altísimo, con el cual pudo sumar en contraataque o en transición. En el 5×5 castigó las ayudas de los caribeños con buenas rotaciones de balón para anotar triples en diferentes manos. Defensivamente el equipo trabajó bien la situación de cortinas indirectas jugadas para Trevor Gaskins, dejando a su rival en un goleo muy bajo. Si bien tras minuto de Flor Meléndez los centroamericanos dañaron con el posteo de Michael Hicks, nuestra selección contó con un gran ingreso de Agustín Ubal, que rompiendo recibió faltas y fue seguro de la línea para cerrar el primer cuarto 28-15 a favor.

Uruguay con un triple de increíble fortuna en manos de Cabot parecía seguir de largo en el score, pero los panameños contestaron con tres bombas del otro lado para ponerse sólo a 6. Los de Rubén Magnano recuperaron aire en el marcador anotando desde el roll de Wachsmann y con importantes conversiones a distancia de Martín Rojas. Bajo la batuta de Marcos Cabot y con cinco puntos inventando por Joaquín Rodríguez en el cierre, un triple de la casa  y una asistencia soberbia para Kiril, los uruguayos lideraron al entretiempo por 52-35.

El arranque el tercero fue bastante chato. Panamá optó por una defensa zonal, contra la que la celeste no tuvo buenos porcentajes y tuvo dificultades para sostener su ritmo. Cuando Haller parecía abrir la defensa con un triple, Bishop puso cinco puntos consecutivos para descontar a 15, obligando al minuto de Magnano. Tras este, Federico Haller contestó con otro bombazo y esta vez fue Meléndez quien paró el partido. Los caribeños haciendo daño con el rebote ofensivo lograron cerrar a 14 en un chico con poco gol (64-50).

La selección panameña abrió con un temprano 11-0 con el que se llenó de ilusión. Nicolás Borsellino rompió la sequía tras un buen rompimiento de Rojas por línea de fondo para que Uruguay recuperara más de una posesión de ventaja. A pesar de eso, Panamá siguió aprovechando la presión zonal para mantener un ritmo bajo. Los de Magnano sumaron pérdidas de balón bien aprovechadas por los centroamericanos para abrir 5. Haller puso un gritado triple para que nuestra selección vuelva a ponerse a tiro, pero Hicks contestó con la mano arriba para otra vez respirar en el tanteador. Los de Meléndez tuvieron varias chances para cerrar el juego y si bien perdonaron a los uruguayos durante varios pasajes, los celestes no pudieron anotar tras rompimientos, ni contaron con aciertos tras los tiros de tres generados por descargas. La selección caribeña se quedó con un partido increíble gracias a un 27-7 en el último cuarto.

En Uruguay destacaron los 17 puntos de Federico Haller, seguido de los 13 de Joaquín Rodríguez.

Los panameños contaron 19 tantos de Tony Bishop, 17 de Trevor Gaskins y 13 de Michael Hicks.

 

UNO x UNO

PANAMÁ

Giron (3): Poco aporte. Oglivie (5): Con altibajos. Ayarza (4): Nos perdonó la vida de afuera. Gaskins (7): En los peores momentos la quiso siempre. A tono en la remontada. Lloreda (5): Siempre cumple. Bishop (7): Imparable en el 1×1. Hicks (8): Puntos claves en el mejor momento de su equipo. También destrabó el goleo en los peores. Luzcando (5): Dio minutos de descanso, cumplió. Rodríguez y Rojas (-): Poco en cancha. Meléndez (8): Logró controlar el ritmo de juego para traer el partido. Ante un equipo joven, la presión y la defensa zonal le dieron mucho resultado para bajar el vértigo de los pibes celestes. 

URUGUAY

Cabot (6): Un 1T con Uruguay orquestado bajo la batuta de Cabot. Le faltó eficacia de afuera para abrir la zona en el segundo. Rodríguez (6): Incómodo ante la zona. Aún así, se tiene una confianza bárbara y asume muchas veces con eficacia. Serres (5): Buen arranque, le costó correr. Haller (7): Infernal abierto en ofensiva. Sufrió cuando lo atacaron posteado. Wachsmann (5): Nunca te deja tirado. Rojas (4): Arrancó derechito. Después fue superado. Metzger (4): Cuando le flotaron el tiro no estuvo certero. Ubal (6): Tiene las mañas de un veterano con 17 años. Un pulso prodigioso para tirar libres. Cuando la naranja deje de picar, para dibujo o arquitectura puede andar volando. Ya le dejamos el pique 😉. Borsellino (4): Adentro de la cancha deja todo. Esta vez los números no estuvieron de tu lado, contador. Xavier (4): Poco aporte. Magnano (4): En el 1T su equipo fue un ballet bailado a ritmo de break dance. Meléndez le propuso un lento del cual no pudo salir. Bailó muchos minutos con su segunda línea y afiló a unos veteranos que estuvieron finos con sus pasos.

VAR

Leandro Lezcano, Daniel García y Rodrigo Mejía (7): Nada que objetarles. Cumplieron una muy buena labor.

_______________________

LO DESTACADO

Que nos disculpe si hay algún lector panameño entre nosotros, pero no podemos destacar la defensa zonal que llevó al equipo a colocar el 27-7 en el último cuarto. Nos quedamos con un Uruguay que trata de modernizarse. Cuando muchas veces vivimos con 10 años de atraso, hoy Magnano apuntó a que su equipo empezara a pensar en el básquetbol del siglo XXI. Vimos un equipo celeste permanentemente tratando de subir el ritmo, que jugó con cuatro abiertos, que siempre aspiró a un alto ritmo de partido y que mantuvo una defensa asfixiante. Lastimosamente no lo pudimos sostener y los 20 de ventaja que sacamos quedaron atrás. Pero nos ilusionamos, sobre todo con una cámada nueva, que llega con todas las características para tratar de mantener este sistema que nos hizo emocionar.