Malvín y Bohemios volvió a suspenderse, esta vez porque Diego Borghini y Andrés Bustelo no se hicieron presentes a arbitrar el pico de 25 minutos que cerraba la primera semifinal entre ambos.

De no creer… La serie entre azules y marronas quedó suspendida por quinta vez en lo que va del campeonato. Cuando la noche estaba hermosa y estaban todas las condiciones dadas para completar el encuentro. Borghini se hizo presente 35 minutos después de la hora pactada, cuando los equipos habían decidido no jugar hacía unos diez minutos.

Diego acusó de que la FUBB no le avisó del partido, cuando ayer fue comunicado que arbitraba la primera final de Liga mañana. Bustelo, quien estaba entrenando en el CEFUBB ni llegó a la cita. Tras una charla entre los dos equipos, Malvín rompió y ambos abandonaron el Espacio Comunitario Deportivo sobre las 22:05.

Lo cierto es que hoy debía disputarse el segundo punto que ya estaba fijado a principio de semana, pero tras la suspensión se decidió que hoy -lógicamente- se jugara el pico pendiente. En el sitio web oficial de la FUBB figuraba este partido en la designación, aunque debe haberse subido esta misma noche.

El pico debía iniciar con ventaja Playera por 38-10 a 4:49 del final del segundo cuarto (ver crónica), en donde la Playa supo dominar en intensidad y marcar el ritmo. Destacó la defensa asfixiante sobre Daniela Tovagliari y Pierina Rossi, con la que pudo muchas veces cortar línea de pase para correr la cancha. En ataque rotó bien la bola ante un contario que salió en una zona que careció de efectividad.

La próxima cita entre Malvín y Bohemios está pactada para el domingo a las 19:30 horas.