Con una gran actuación de Lee Roberts y una defensa colectiva deluxe, Aguada venció por tercer año consecutivo a Nacional y se clasificó a las finales de la LUB.

El arranque del match fue aguatero. En absoluto. Inteligente, intenso atrás, plantado en una defensa zonal y con individualidades enchufadísimas. Bavosi desde la conducción y Lee Roberts cargando el bajo hicieron que el aguatero tuviera un interesantísimo comienzo de partido. Pero Nacional aguantó el primer chaparrón de la mano de Mitchell, quien asumió responsabilidades ofensivas y cargó constantemente la pintura, a partir de ahí el juego se emparejó; 24 iguales al segundo chico.

El asunto cambió en los segundos diez minutos, donde Aguada volvió a elevar el tono defensivo, Lee Roberts no solo siguió fino adelante, sino que se morfó a Hatila en defensa, sacándolo de su zona de influencia y generando que a Nacional le costara llegar al gol. Con un parcial de 10-2 en los primeros cinco minutos, el aguatero comenzó a abrir una renta interesante que llegó a ser hasta de 21 unidades. Por su parte, los tricolores tuvieron un cuarto nefasto, anotando únicamente 5 puntos (sí, cinco), donde no encontraron vías de goles fáciles y jugaron a lo que quiso Aguada, que Romero asumiera un protagonismo que no debía en el ataque tricolor. De esta manera, los de Capelli se fueron al descanso ganando 50-29.

El complemento mantuvo la misma tónica, con Nacional sin ideas ofensivas, intentando una pequeña reacción a base de esfuerzos individuales -fundamentalmente de Mitchell- que no llegó nunca a buen puerto. El último cuarto sobró, Aguada fue ampliamente superior, se metió en las finales de la liga, tras vencer a Nacional por tercera temporada consecutiva en cifras definitivas 92-74.

 

EL GRITO

“Al grito de campeones, nuestro equipo triunfará”

No se escuchó en el Antel Arena completamente vacío, pero estamos seguros que fue el grito de todos los hinchas aguateros desde sus casas. ¿No es cierto?

UNO x UNO

NACIONAL

Romero (3): Asumió todo lo que Aguada quiso. No estuvo fino y se notó. Cabezas (3): Lo defendieron bárbaro, pudo generar poco y el equipo lo sufrió enpila. Moglia (2): Desconocido. No fue su noche, para nada. Mitchell (7): El único. Banco y bancó. Le generaron poquísimo y se la rebuscó siempre. Passos (3): Todavía debe estar saliendo del bolsillo donde se lo puso Lee Roberts. No la tocó. Taboada (4): No pudo influir como el partido pasado. Souberbielle (4): No le dio soluciones ofensivas al equipo, cuando este necesitaba de ellas. Zylbersztein (4): No le encontró la vuelta al partido desde el segundo cuarto. A partir de ahí, lo sufrió. Aguada lo llevó a jugar a su gusto. No tuvo plan B.

AGUADA

Bavosi (8): Ojalá tomara tan buenas decisiones como lo hace este muchacho. Nuevamente fue determinante en un partido decisivo. Lo de siempre. García Morales (7): Hoy fue “flojito” lo de LGM, solo 10 puntitos. Tranqui. Davis (7): Como el otro día jugó un partido extremadamente lagunero, hoy tuvo una enorme noche. Roberts (9): Jugó como habla español: fenomenal. Se puso el traje, la corbata, se comió a Hatila y adelante tuvo un recital de recursos ofensivos para encaminar el triunfo. Thornton (8): Maestro, que clase. Carpetita y jerarquía bajo el brazo. Pereiras (7): Enorme primer ingreso. Otro que jugar bien los partidos chivos le sale formidable. Izaguirre (5): Aportó desde la defensa.  Sarni (5): Similar concepto al anterior, le dio otra intensidad defensiva en el 2C, donde Aguada quebró el match. Capelli (8): Ajustó la defensa, no permitió que le corrieran la cancha, llevó a jugar a Nacional a lo que más le servía y liquido el partido en 20 minutos. Completito para un quinto partido de semis, ¿no?

VAR

Andrés Bartel, Gonzalo Salgueiro y Carlos Romero (5): Correctísimo arbitraje de la terna. La unica polémica fue la no expulsión a Cabezas, que por televisión pareció haber sido, peeeero… 

_______________________

LO DESTACADO

La defensa del Club Atlético Aguada. Deluxe. Así defiende un equipo campeón. Así defiende un equipo que va por un bicampeonato y su cuarta final consecutiva. En el segundo cuarto elevó el tono defensivo de forma considerable, dejando que Nacional anotara únicamente 5 puntos. Ahí estuvo el partido. El rojiverde va por hacer historia y marcar época en nuestro básquet.

EL TAPABOCAS

Lee Roberts. No solo por lo que jugó, sino por como habló en español en la nota del final del match. Sublime, a tal punto que cerró con un hermoso “Vamo arriba”. Crack, Lee.