El inicio de las semifinales entre Malvín y Bohemios se suspendió por tercera vez, pero en esta ocasión ya con el partido arrancado. Lo ganaba Malvín 38-10, cuando la humedad imposibilitó la continuidad del juego.

Parejo arranque con el Bohe parado en zona como en gran parte de su juego ante Defensor Sporting, que la Playa supo dañar desde la rotación de balón. Las marronas no tuvieron los mejores resultados enfrentando a defensa estacionada, pero si tuvieron réditos a la hora de sacar faltas e ir a la línea. A su vez, intentaron anotar en transición, pero sin gran efectividad. Los primeros minutos nos regalaron un pase tremendo de espalda de Tovagliari a Sureda, pero fueron las de Serdio a posteriori quienes tomaron ventaja, cuando lograron correr la cancha y posteriormente, con triples de Martinelli para intentar abrir la zona. Los resbalones empezaron a aparecer en el ataque del azul, pero esto poco le importó y del banco, trajo a las Fernández manteniendo el tono y anotando del poste medio, llegó a tomar 15 al primer descanso (23-8).

A pesar de que Segovia buscó soluciones en el banco, Malvín se siguió floreando. Optó por pasar por delante de los bloqueos con Tovagliari y Rossi, no permitiéndoles tiros cómodos a las goleadoras. Esto le permitió cortar en varias ocasiones la línea de pase para correr y ante defensa plantada, Somma se inventó un pase de faja para Paula Fernández que con un 2+1 elevó la distancia a 21 (31-10). El equipo de Pocitos pidió minuto y tras este, Paula Fernández sacó a relucir su juego ofensivo, con cinco puntos consecutivos que siguieron disparando la renta. Tras eso, un duro resbalón la sacó del partido y tras uno más de Fontes, Borghini optó por charlar con los entrenadores y capitanas, para decretar la suspensión. Lo ganaban las Playeras 38-10, restando 4:49 para finalizar el primer tiempo.