Aguada ganó de forma contundente el tercer juego de la serie. El gran ingreso de Fede Pereiras, un cambio de integración, y la solidéz de sus anotadores Davis y Leandro, le permitieron dar vuelta un trámite en el que Nacional comenzó mas intenso, pero se fue diluyendo.

Nacional comenzó mejor, su idea principal fue atacar con Morrison la defensa de Davis y con Hatila en el bajo, eso le funcionó en un primer cuarto que se los vio muy dinámicos, defendían duro, corrían la cancha. Morrison castigaba lanzando desde el perímetro y a cancha abierta, mientras que en el bajo sacaban ventaja de la ayuda que daba Lee a los sencillos rompimientos de primera línea, estando siempre Hatila preparado para recibir la descarga corta. Aguada en este lapso estuvo perdido defensivamente, muchos errores en la defensa de los picks, falta de comunicación o de comprensión del plan, siempre le cuesta comenzar intensos los partidos al quinteto inicial de Aguada, esta vez Capelli metió mano y comenzó con Izaguirre en lugar de Thornton, lo cual no fue suficiente.

Aquí viene el primer gran cambio en el partido. La ventaja era de Nacional en el score, y tenía un Morrison imparable en el goleo, hasta que entró Pereiras a la cancha, le costó un par de minutos, pero lo hizo desaparecer. No solo eso, sino que luego se sumó al goleo en ofensiva, terminó el partido con un 6/9 de tiros de 6.75, fue el factor X en ese momento del partido para que Aguada se vaya al entretiempo un punto por debajo.

El segundo tiempo se lo vio a Aguada más firme en defensa, con un Nacional perdido, no encontraba a Morrison (hasta que salió lesionado) y abusaba mucho de su juego de grandes, buscaron muchas opciones para Mitchell y Hatila, pero forzaron demasiado esa situación, no pudieron romper con tanta facilidad la primera línea de Aguada ya conformada por Bavosi, Pereiras y Leandro. Para el cierre del tercer cuarto se dio un segundo gran cambio en el partido, Capelli mandó a la cancha a Davis de 4. Esto hizo que el rojiverde trabajara con más espacios, que las ayudas de Nacional tengan que ser más largas, un rompimiento en bandeja y cuatro triples (2 Pereiras y 2 Davis) para quebrar el partido en ese tercer cuarto.

El final del partido se dio sin sobresaltos, no llegó la reacción del tricolor, y Aguada manejó bien el cierre para seguir ampliando diferencias, el ímpetu logrado en los dos cierres de cuartos anteriores, lo llevó a manejar el último con facilidad.

Párrafo aparte para la solidéz ofensiva de Leandro y Davis, dos anotadores que si encuentran el gol son imparables, no descubro nada, pero muchas veces se le exige al equipo un juego fluido, cuando sus anotadores pueden hacer todo mucho más fácil y ellos mismos generarse los espacios para anotar. Si lo están haciendo, su juego individual es digno de admiración.

Se viene el cuarto punto, Nacional dependerá mucho de que el tirón de Morrison sea solo eso y no pase a mayores, así mismo tiene que ir encontrando un plan B en la planificación para poder lastimar en ofensiva. Defensivamente lo hizo bien en muchos momentos, pero contra un equipo que tira 50% de tres puntos, ya sabés que son noches difíciles de revertir. En Aguada por su parte lo más interesante es ver como reacciona Capelli a lo que pasó en este partido, mantendrá su quinteto inicial, o jugara más minutos con los cambios de integración que le dieron resultado, Pereiras demostró que cuando entró no lo pudo sacar más, y achicar el equipo le dio el cierre justo que el partido necesitaba. El viernes sabremos todo eso.