Malvín derrotó a 25 de Agosto y se quedó con el número 1 de cara a la definición del certamen. Tras el partido Fiorella Martinelli conversó con Básquet Total.

“Era muy importante este partido. Siempre es bueno ganar y mejorar a partir del triunfo. Es un momento particular por todo el corte que sufrió el campeonato y ahora retomamos en una modalidad distinta que influye bastante las condiciones sobre todo hoy que hubo bastante viento. Lo principal era ganar y asegurarnos el uno para arrancar la semis” comenzó diciendo una de las más experientes del plantel.

La incertidumbre por cómo se iba a dar el juego por las condiciones climáticas era una de las primeras preguntas que todos se hacían. Al respecto afirmó: “Fue difícil por las circunstancias. El viento dijo presente, la cancha es un poco más corta y al juego que nosotros hacemos nos achica los espacios y nos dificulta un poco más pero son las condiciones que hay y obviamente que preferimos jugar a no finalizar el campeonato. Era jugar acá o directamente no jugar y la mayoría cree que es importante terminar la Liga más allá de las condiciones y en cuanto se pueda cerrar la Liga en una cancha cerrada sería ideal pero si no se puede la vamos a terminar acá. No queremos dejar la Liga inconclusa”.

Malvín cuenta con el trío clásico de jugadoras experientes formado por Sabina Bello, Florencia Somma y Fiorella pero ya está Liga aparecieron nombres de varias jóvenes que asumen y no paran de sorprender: “Es muy importante el rol de las más jóvenes. El tríos nos denominamos las cachi-chien. Las más chicas estuvieron todo el año, asumen al igual que nosotras más allá de que algunas tenemos más experiencia. En este equipo somos 15 y cualquiera puede entrar. La que entre tiene la confianza de las compañeras y del cuerpo técnico”.

Con varias de las más chicas supo compartir y ordenarlas pero desde el otro lado de la línea: “Como formadora que me pase esto es algo buenísimo. La mayoría de las gurisas son hinchas del club, formadas en Malvín y lo que vivieron ellas lo vivimos con Florencia toda la vida. Cuando volví comentaba que se daba la particularidad que las 2005 hacen las primeras armas en mayores y arrancaron a tomarle gustito al básquet cuando yo comencé a formar parte del staff del club en las formativas. Todavía no me había tocado jugar con ellas pero si supe formar parte del cuerpo técnico que las dirigía. Me tocó dirigir y salir campeona con la U13 y hoy estamos al lado peleando y buscando un campeonato juntas. Es muy disfrutable”.

En varios momentos del cotejo Martinelli asumió la defensa sobre Fernanda Midaglia y el silencio del escenario Campeones Olímpicos permitía escuchar los cruces constantes. Risas, bromas, “extrañaba esto” y hasta un “me había olvidado de cómo marcarte”: “Con Fernanda nos conocemos de procesos de Selección. Estuvo una temporada en Malvín que no la terminó porque se fue para Estados Unidos pero tenemos una buena relación y siempre me gusta hacerla calentar un poquito a la hora de jugar”.

La base del plantel playero fue clara al momento de expresar para qué están las últimas campeonas: “Malvín pelea el campeonato siempre. Los objetivos siguen siendo los mismos desde que arrancamos el campeonato. Nos preparamos para pelear siempre. Mañana (hoy) se define con quién jugamos de Defensor o Bohemios. Nosotros no paramos en ningún momento, practicamos hasta el 30 de diciembre y el 2 ya estábamos de vuelta. Algunas, sobre todo las más chicas, se fueron para afuera pero el resto seguimos acá entrenando. Fue bastante complicado y complejo entrenar porque todo era una incertidumbre tremenda. No sabíamos si jugábamos o no y si bien el objetivo es siempre ser campeón no teníamos ninguna motivación porque no teníamos una fecha puesta para terminar o no”.