Hebraica Macabi derrotó 73-69 a Malvín en un verdadero partidazo que necesitó de alargue para definirse. Macabi no solo le saca el invicto a las playeras en el campeonato, sino que además demuestra que está a la altura y afirma su candidatura al título. Victoria Pereyra y Ana Paz fueron las grandes figuras, siendo muy buen acompañadas por el equipo.

Desde el inicio del partido ambos equipos salieron muy fuertes defensivamente, lo que llevaba a un score bajo en los primeros minutos y a Macabi a tener a Mariño con dos personales muy temprano en el juego.  Florencia Somma comenzó a pesar ofensivamente, las playeras pudieron correr la cancha en alguna oportunidad y abrieron una ventaja de 9 unidades, 13-4 con un triple de Florencia Fernández de buen ingreso. Hebraica estaba trancado ofensivamente, finalizando sus ataques en reiteradas oportunidades con tiros de tres puntos y sin ningún éxito. Además, las macabeas siguieron sufriendo con las faltas personales ya que Daiana Cartró también cometió su segunda infracción y minutos más tarde hizo lo propio Da Costa, terminando el primer cuarto con tres jugadoras que ya tenían dos faltas personales y 9 puntos debajo en el score, 19-10, con desatenciones en los cortes al aro de las dirigidas por Serdio.

En el segundo período se mostró por momentos muy superior Hebraica Macabi. Mucho que ver en esto tuvo lo que realizó Ana Paz, siendo incontenible en el 1×1. Vico Pereyra también encontró un gol y foul, y Joaquina Gregorio era importante atacando el aro. Rápidamente Hebraica cambió el trámite del juego ya que se colocó tan solo una unidad por debajo. Aunque no todo era positivo, ya que Victoria Pereyra llegaba a su tercera falta personal tras una falta técnica muy dudosa por simulación. Joaquina Gregorio puso un triple con el que pasó por primera vez en el juego su equipo, 28-26 colocándole a Malvin un 18-7 en cinco minutos, obligando a Serdio a pedir minuto de tiempo. Tras el mismo, Malvín se acomodó, le dio resultados la zona que puso y con ocho unidades consecutivas de Jourdheuil tomó 6 unidades de ventaja, siendo Pierri quién paró el juego con su minuto. En el cierre del primer tiempo, descontó Macabi finalizando de esta manera la primera mitad con ventaja para Malvín por mínima diferencia, 36-35.

Como ha pasado en partidos anteriores, la mejor versión playera llegó en el tercer cuarto. El equipo de la Avenida Legrand tuvo una gran efectividad desde más allá de los 6.75 y en un abrir y cerrar de ojos se fue 11 arriba, 49-38. Como por momentos de la primera parte, Hebraica no encontró la fluidez ofensiva en ataque, se malhumoró y se fue del juego. El cierre de cuarto de Agustina Jourdheuil fue realmente bueno y Malvín ingresaba al último cuarto 58-44 ganador.

Macabi tenía que cambiar la cara y echar el resto en los útimos diez minutos de juego y vaya si lo hizo. Las dirigidas por Luis Pierri crecieron desde atrás hacia adelante, haciendo un trabajo defensivo formidable, colectivamente hablando. El primer intento de reacción macabeo fue en el arranque del cuarto cuando colocó un 8-0 siendo claves Pereyra y Paz para colocarse a 6. En un momento muy complejo de Malvín encontró un gol oportunísimo Sabina Bello al filo de los 24. Las playeras no lograron sostener el juego, ni frenar la reacción de las de Pierri. Mariño debió abandonar el rectángulo de juego por su quinta falta personal restando 3:30.

El partido estaba ahí, ya que Malvín no convertía y las macabeas encontraron Jessica Da Costa un triple fundamental para colocarse solo a 3. El final del encuentro estuvo marcado por dos aspectos: el rebote ofensivo de Hebraica y la gran cantidad de libres que fallaron ambos equipos. Con doble de Pereyra, le permitía al equipo de la calle Camacuá jugar los últimos 34 segundos perdiendo por una unidad. Florencia Somma fue a la línea de libres fallando en una oportunidad dejando el score 62-60. Como lo mencionamos hace algunas líneas, Macabi en el final dominó claramente el rebote ofensivo y esta no fue la excepción ya que tuvo dos oportunidades de empardar las acciones o de pasar sin poder capitalizarlas. A falta de ocho segundos reponía de abajo del aro en ofensiva el equipo perdedor, que tras un ataque sucio tenía la oportunidad de igualar el encuentro a falta de 1.5 segundos. Cartró tenía dos libres en sus manos, ambos fueron adentro. La Playa tras minuto repuso en ofensiva, se la jugó al triple de Florencia Fernández pero fue bien tapada por Pereyra y el juego necesitó de cinco minutos más para conocer quien se quedaría con el punto. Si señor, había alargue.

En el arranque del suplementario Daiana Cartro era otra de las que llegaba a su quinta falta personal, quedándole una clara ventaja en el juego interno a Malvín que no supo aprovechar. El alargue de Ana Paz fue tan bueno como a lo largo de los 40 minutos reglamentarios, la argentina convirtió cinco puntos consecutivos para que Hebraica ingrese al minuto y medio final ganando 71-68. Una falta de ataque que segundos más tarde terminó con doble nuevamente de Paz, terminó de liquidar el encuentro extendiendo la ventaja a 4 unidades restando 27 segundos para el final 73-69. Con dicho score, el  juego llegó a su fin.

Triunfazo por donde se lo mire fue el que consiguió Macabi, no solo por el rival que tenía en frente, sino porque realizó un gran desgaste ingresando al último cuarto 14 puntos abajo.

Ana Paz fue la goleadora con 24 puntos, seguida de Victoria Pereyra con 19 y Joaquina Gregorio con 12. En Malvín Agustina Jourdheuil convirtió 22 unidades y Florencia Somma 13.

Con este doble de Ana Paz, Macabi liquidó el partido

LO DESTACADO

Si ya sé, siempre destaco producciones individuales de alguna jugadora del equipo ganador y si piensan que soy un vago que no quiere romperse la cabeza pensando… yo les pregunto, como no destacar la actuación de Ana Paz de esta jornada. Escuchen, mejor dicho, lean sus números: 24 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias, y 5 robos, convirtiendo puntos fundamentales en el partido y los cinco finales de su equipo en el alargue. Ah, y jugó los 45 minutitos… Pierri, ni tomar agua la dejaste a la botija, pero te salió redondito ¿eh?