Stockolmo marcó la cancha con un primer cuarto categórico y luego manejó la ventaja para ganar tranquilo y poner la serie 1-0 ante Olivol Mundial; de la mano de Leo Mainoldi quedó a un triunfo del ascenso.

Dos viejos clubes de nuestro básquet se dieron cita en el primer partido de su serie semi-final del Metro, sabiendo que de aquí saldrá un cupo para la Liga de 2022, la primera en la historia de cualquiera de las dos instituciones.
Sorpresivamente el arranque fue goleado y bien jugado con ambos equipos encontrando alta efectividad en triples, hasta que Olivol se quedó y de la mano de Mainoldi, Stockolmo metió un parcial asesino de 20-0 encontrando goles fáciles por doquier ante un paralizado equipo que no generaba nada en ataque y era un colador atrás, la “S” del Prado se fue del primer cuarto arriba 33-17. Tintorelli agarró la marca de Mainoldi y logró apagarlo, pero fue Galletto el que se encendió para que el equipo de Gonzalo Fernández mantenga e incluso amplíe su ventaja que llegó a ser de veinte puntos, aunque con un buen ingreso de Felipe García y algo de Tintorelli, los de Reig se mantenían con vida al irse al descanso perdiendo 49-35.
Stockolmo volvió a ampliar la ventaja en el seguno tiempo, pero ahora lo hizo machacando cerca del aro, cargando con Mainoldi y Arregui como armas, mientras los de la Av. Millán se volvieron a secar en ataque y vieron como otra vez Stockolmo abría la máxima de veinte, aunque con algunos triples y la velocidad de García, el mundialista reaccionó y se fue al ultimo cuarto perdiendo 64-52. Olivol salió a apretar en defensa y logró complicar un poco a la “S”, pero en ataque seguía sin claridad y dependía exclusivamente de lo que podía hacer García de gran partido. Gracias a él, el mundialista se puso a 9 dentro de un juego que se había tornado entreverado y con muy poco gol, aparentemente favoreciendo las aspiraciones del equipo de Reig. Sin embargo, nunca pudo achicar más la ventaja y no terminó de meterse en juego, Stockolmo manejó la ventaja tranquilo y sin nunca ponerla en riesgo, terminó ganando por 81-71 , pero sobre todo dando una imagen de clara superioridad ante su rival, que si no fuera por el aporte de Felipe García estaríamos hablando de una diferencia mucho mayor. Deberá corregir mucho y en muy poco tiempo el “Colo” Reig, o la “S” volverá al sitial de privilegio después de largas décadas.

 

EL GRITO

¡Cinco faltas a la misma vez, Julio!

El reclamo de Gonzalo Fernández a Julio Dutra fue tan claro como las cinco faltas que le hizo Macanskas a Leo Mainoldi en la jugada en cuestión. Ni así lo paró...

UNO x UNO

STOCKOLMO

Galletto (8): Fue el socio ideal para Mainoldi. A su ritmo de siempre le agregó que se contagió de Leo y estuvo picante con el triple. D. Álvarez (5): Erró muchísimo, pero aún así fue importante. Espíndola (6): Importante haciendo de todo un poco.  Mainoldi (8): Sólo con lo hecho en el primer cuarto marcó el rumbo del partido.  Arregui (5): Sumó atrás. Couñago (4): Dio descanso a los titulares pero bajó el nivel defensivo. Mujica (4): De rol. Fernández (7): Neutralizó las principales vías de gol del rival, no regalando nada en defensa.

OLIVOL MUNDIAL

D. Álvarez (4): Metió un par de triples pero no generó ofensiva fluída y terminó sentado gran parte del match. Varela (3): El gran ausente de la noche. González (4): Buscó, quiso. Pero no estuvo claro. Macanskas (2): Va a tener pesadillas con Mainoldi.
Tintorelli (6): Tuvo que generarse todo por él mismo.  García (8): La rompió. Con un poco más de compañía la historia pudo ser otra. Alonso (4): Poco tiempo, quizás debió jugar más. Reig (4): Sin variantes ni respuestas. Superado claramente.

VAR

 

Julio Dutra, Joaquín Silvera y Nicolás Revetria (4): Con varios errores que no incidieron en el trámite del partido.

_______________________

LO DESTACADO

El primer cuarto del equipo de Gonzalo Fernández rozó la perfección ofensivamente y le dio la ventaja que luego manejó durante toda la noche para ganar con tranquilidad. Con un Mainoldi letal (13 puntos, 3/3 triples) que lideró el lapidario 33-17 del que el mundialista nunca se recuperaría.

EL TAPABOCAS

Lo del pibe García ya no sorprende a BTito ni a nadie porque la viene rompiendo hace rato, pero en la noche señalada, el que debería darle algunos valiosos puntos desde la banca terminó siendo el goleador y la única vía confiable de gol en el cierre. Había que encontrar la forma de destacar a García.