A pesar de las ausencias Miami Heat sorprendió a los Lakers, le ganó y se puso 1-2 en la Final de la NBA, gracias a un espectacular partido de Jimmy Butler.

Una vez más sin Dragic ni Adebayo, Spoelstra repitió el quinteto buscando una victoria que le devolviera la vida en la serie que lo tenía 2-0 atrás, pero que con dichas ausencias parecía una misión casi imposible.

El Heat se mostró metidísimo de entrada y liderado por Jimmy Butler tomó la primera ventaja ante unos Lakers irreconocibles con muchas pérdidas temprano en el juego, de hecho sus diez pérdidas en ese cuarto fueron más que las que tuvieron en todo el partido anterior (9) y su máximo en cualquier cuarto de la temporada, aunque con buenos  ingresos de Markieff Morris y Kyle Kuzma el equipo angelino se fue del primer cuarto perdiendo sólo 26-23. Davis que no había anotado empezó a encontrar fisuras en la defensa zonal de Miami y puso al frente a los californianos, pero respondió el equipo de Spoelstra con un 11-0 comandado nuevamente por Butler atacando con fuerza a la canasta para irse al descanso arriba 58-54.

Miami salió a la segunda mitad con un 10-0 y la cuarta falta personal de Anthony Davis como para ilusionarse ante el equipo de Vogel que no encontraba los caminos y se secó en ataque, sorprendido por la buena defensa del Heat; Butler siguió con el cuadro al hombro, cargando abajo y consiguiendo libres, se sumó Olynyk con triples para alargar la diferencia, pero Davis apareció con 10 puntos en ese cuarto para dejar a los Lakers atrás 85-80 de cara al último período. Morris con triples igualó el juego temprano en el último y L.A. pasó de largo con un parcial de 8-0, pero el Heat volvió con Olynyk y Herro a tomar la delantera. Butler siguió abusándose de todos sus defensores, mientras los Lakers sufrían en los cambios defensivos y no podían frenarlo en una mala noche defensiva angelina. Finalmente la impactante victoria de Miami fue por 115-104, liderado por Jimmy el equipo de Spoelstra renace y se mantiene con vida al ponerse 1-2 en las Finales de la NBA.

Butler lideró al Heat con números bestiales; terminó con 40 puntos, 11 rebotes, 13 asistencias, 2 robos y 2 tapas; bien acompañado por los 17 puntos de Herro y Olynyk. En los Lakers el goleador fue LeBron James con 25 puntos, seguido por Morris y Kuzma con 19 cada uno.  El trascendental juego 4 será el martes.

UNO x UNO

HEAT

Herro (7): Otro buen partido del novato, siempre demostrando estar a la altura. Robinson (4): Con sus problemas defensivos de siempre, pero metiendo un poco más. Un poco nomás. Butler (10): Destacado. Crowder (6): Buen partido defensivo. Leonard (5): Juega poco tiempo, pero aporta cosas. Hoy no estuvo muy fuerte atrás. Olynyk (8): Tremendo aporte otra vez. No será el más rápido ni fuerte, pero ese tirito es una dulzura. Nunn (5): Con confianza, jugando para el equipo. Iguodala (5): Generando juego. Hill, Jones Jr (-): Poco tiempo en juego. Spoelstra (8): Hay que darle mucho crédito a este señor por este épico triunfo. Reinventó la rotación, y bienvenidos a la serie…

LAKERS

James (7): Fue el mejor de su equipo en una mala noche. Al Rey se le exige siempre el máximo. Caldwell-Pope (4): Flojo. Green (2): Flojazo. Davis (5): Bien defendido. No pudo gravitar. Howard (4): Entreverado. Rondo (6): Aún sin estar en su mejor partido, su impacto positivo en el equipo es notorio. Caruso (5): Aportó en defensa. Morris (7): Goles clave para mantener con vida a su equipo. Kuzma (6): Estuvo a la altura en ataque y no desentonó atrás. Smith (4): En pocos minutos metió una bombita. Vogel (4): Sin respuestas en el último cuarto.

_______________________

LO DESTACADO

 

Pocas veces tan cantado, Jimmy Butler por decisión unánime. El líder natural del equipo se agigantó ante la ausencia de dos importantes valores. Confiado desde el principio, relajado y mentalizado; hoy la rompió, pero en serio. Terminó con un triple doble de 40 puntos, se puso el cuadro al hombro y lo devolvió a la pelea por el anillo. Más que nunca, Jimmy Buckets.

EL RINCÓN DEL OSO

Miami vio que no podía ganarle una pelea de fuerza ni de variantes tacticas, dado que ambas las venia dominando claramente LA. Entonces le planteó un duelo de actividad, urgencia y deseo. Estando 0-2 (aprovechando la adrenalina que eso provoca), salió agresivo a jugar hombre a hombre descartando practicamente la zona.  Apeló a controlar más su destino, invitando los pareos específicos y teniendo referencia para el rebote de mejor manera. Enfrentando el poste bajo y ayudando de sobremanera la pintura del lado débil, incomodaron la entrada al poste bajo. Doblaron con convicción una vez que la pelota llegaba ahi, entregando su cuerpo sin dudarlo, buscando generar energía desde el sacrificio colectivo. Con énfasis en las rotaciones tempranas, más un excelente uso de las manos, lograron su mayor victoria del juego al sacar a AD de foco y limitar sus minutos en cancha. Una vez que lograron eso, la misión se hacía mucho más llevadera.
 Jimmy Butler descomunal en modo megasuperestrella, manejó la ofensiva deliberadamente destrozando los cambios y conscientemente aceleraron el ritmo para forzar a Vogel a seguir con rotaciones “chicas”. Esto va de la mano, facilitando a que el plan defensivo sea ejecutado.
Los mantuvieron fuera de la pintura y los indicadores demuestran su éxito: 
-Limitar los puntos en la pintura (34pts vs 56pts J2) 
-Mejorar su transición defensiva (15pts vs 21pts J2)
-Bajar lo rebotes ofensivos (11 vs 16 j2)
-Forzar que tiren más 3pts que 2pts  (hoy 42 3pts vs 37 2pts)
Plan y juego redondo. 
Ahora solo hay que hacer esto 3 veces mas…DURÍSIMO!!!!