María Paz Rivera fue la figura del triunfo de Defensor Sporting frente a Deportivo Paysandú. Tras el encuentro, dialogó con Básquet Total.

A la hora de hablar de su retorno a las canchas tras un buen tiempo, comentó: “Tener un equipo que me apoya es fundamental. Tanto en los partidos como en las prácticas siempre me dan para adelante, por lo que siempre estoy enfocada en mejorar y en cumplir el plan”.

Sobre su propia participación en el partido, dijo: “Me viene muy bien que se me den las cosa que vengo entrenando en la semana. Hay que seguir mejorando, algunas cosas tengo que meterle más, cómo en la defensa no meter la mano y hacer la falta. Pero esas cosas se mejoran”.

El estudio fue el motivo de su ausencia de las canchas durante gran parte del año pasado: “Dejé el básquetbol a mitad del año pasado porque veía que no me podía dedicar sólo al básquet, tenía que estudiar y ahora empecé la facultad. Principalmente dejé porque si quiero jugar al básquet le quiero poner toda mi atención. Ahora estoy haciendo primer año de abogacía y notariado, tengo clases virtuales de mañana y de noche puedo ir a entrenar”.

A la hora de hablar de su regreso a las canchas, dijo: “Nunca me aislé del grupo, porque además de mis compañeras son mis amigas. Nunca dejé de ir a todos los partidos, siempre las apoyaba, ellas siempre fueron muy receptivas conmigo, son tremendas todas y siempre me sentí como en casa”.

También habló de la evolución que está teniendo Defensor en el torneo: “La evaluación que hacemos es la siguiente: tenemos un plan de juego, cada semana preparamos el juego que nos toca y nos enfocamos en quién es el rival y cómo jugarle. Sabemos que nos salen cosas y otras que en la práctica van bien y en la cancha no tanto, pero son cosas que pasan en los partidos. Influyen mucho la concentración y la tensión, pero una vez que nos damos cuenta, tratamos de meterle de lleno a lo que estemos fallando”.