Florencia Somma fue uno de los puntos altos que tuvo Malvín en la victoria ante el equipo de Yale. Tras el encuentro dialogó con Básquet Total.

“Obviamente que lo importante es ganar pero más allá de eso, tenemos que ir consolidándonos como equipo. Año a año atravesamos un recambio generacional que cuesta un poquito insertarnos porque es cuestión de tiempo y no ha pasado mucho desde que estamos juntas, entonces en eso estamos. De mientras vamos ganando”, comenzó diciendo la referente del plantel playero.

Ese recambio generacional viene dando sus frutos en estas primeras cuatro fechas, donde el plantel ha ganado y se ha podido ver más participación de las más pequeñas: “El proceso es positivo. Malvín tiene en las jugadoras de formativas el recambio. La prueba está que año a año se van jugadoras al exterior y siempre hay jóvenes que suben a ganarse sus minutos y hacerlo cada día mejor. En ese sentido me parece que vamos por el camino correcto”.

Emilia Larre Borges volvió a ponerse la casaca playera, terminó siendo la goleadora y le dio soluciones en varios momentos del partido: “Emi (Larre Borges) es una jugadora super completa. Nos abre la cancha para tirar de afuera, tiene tamaño para rebotear y para terminar cerca. Además es una compañera espectacular. Estamos contenta de que se haya resuelto esa situación y que podamos volver a contar con ella”.

Yale es una de las instituciones que apostó este año al femenino y supo dejar una buena imagen ante las últimas campeonas: “Me parece bárbaro y es a lo que tenemos que apuntar. Que se sumen equipos nuevos, que crean en un proyecto, que los construya y que apuesten a nuestro básquet. Ojalá se sumen más equipos y eso va a ir enriqueciendo lo que es el torneo año a año”.

En el equipo de Jacinto Vera apareció Sofía Podestá como una de las grandes virtudes del equipo azul. Paradójicamente es discípula de Florencia y solo tuvo elogios para la jugadora número 9: “Es una alegría total para mí pero yo no tengo nada que ver. Es virtud de ella, de su club y de su entrenador. Personalmente que se sumen equipos, que se empiecen a mostrar jugadoras, principalmente las más chicas, y que se lo tomen de una manera o forma distinta a lo que nosotras hacíamos cuando teníamos su edad, me parece que es algo súper positivo positivo para el básquetbol, ver con el compromiso que hoy se lo toman las nuevas generaciones”.

En esta Liga Femenina los clubes optaron por la venida de las foráneas desde el comienzo del certamen. Sobre esto enfatizó: “Que vengan las extranjeras temprano es algo que potencia la liga. Seguramente las que ya cuenten con extranjeras les mejoren la calidad de los entrenamientos día a día y semana a semana. En cuanto a los partidos es mucho más atractivo y más parejo pero además te hace enfrentar a esos equipos de otra manera”.

Al finalizar el ida y vuelta entre las preguntas, Somma fue concreta sobre el objetivo de las playeras en este torneo: “Estamos para ser campeonas”.