Miami Heat derrotó a Boston Celtics y se puso 2-0 al frente en las finales de la Conferencia Este. En los de la Florida se destacó la soberbia actuación del esloveno Goran Dragic.

MIAMI HEAT 106 BOSTON CELTICS 101

Después de un primer juego que tuvo absolutamente de todo, Miami buscaba ponerse 2-0 y Boston tenía como objetivo igualar la serie. Los dirigidos por Brad Stevens saltaron a la cancha con Kemba Walker, Marcus Smart, Jaylen Brown, Jayson Tatum y el alemán Daniel Theis. Por su parte, los comandados por Erik Spoesltra comenzaron con Goran Dragic, Duncan Robinson, Jimmy Butler, Jae Crowder y Bam Adebayo.

El encuentro presentó un inicio bastante equilibrado, en el cual ambos equipos tenían una alta efectividad desde el perímetro. Los de la Florida lastimaban a través de Duncan Robinson y Jae Crowder, mientras que los de Massachusetts lo hacían por intermedio de Marcus Smart y Kemba Walker. Este último tuvo un arranque muy bueno, cambiando radicalmente la imagen que había dejado en los últimos juegos de la serie ante los Raptors y en gran parte del game 1 de las finales del Este. Una sorpresa por el lado de Boston fue la aparición en cancha de Enes Kanter, que estaba siendo muy poco utilizado. El pívot turco le daba soluciones a su equipo, dañando en el poste bajo cuando era bien habilitado por sus compañeros. Como ya es costumbre, Miami encontró en Tyler Herro una vía de gol importante, sobre todo para evitar que su rival se escapara en el marcador. Al finalizar el primer periodo, los vestidos de negro en la ocasión tenían a su favor una ventaja de tres unidades.

Contrario a lo que sucedió 48 horas atrás, en donde el Heat fue ampliamente superior en el segundo cuarto, fueron los celtas los que marcaron la cancha en esta oportunidad. La doble base Walker-Wanamaker le dio muy buenos resultados a los más laureados en la historia de la liga, ya que con un parcial de 21-8, lograban abrir una diferencia de 15 puntos (56-41). Los tres veces campeones de la NBA no encontraban en defensa la manera de frenar el torbellino ofensivo de su adversario, que anotaba prácticamente todo lo que tiraban al aro. Además, en el otro costado del rectángulo, al ser bien anulados sus principales tiradores, pasaban a depender de lo que pudiera realizar Goran Dragic, que atacando el aro comenzaba a tener la importancia que tuvo el martes pasado. Para como se desarrollo el partido, los de blanco la sacaron literalmente regalada. Los primeros 24 minutos de juego se fueron con los Celtics al frente en cifras de 60 a 47.

La charla del entretiempo de su entrenador debe haber sido sumamente dura, ya que los floridenses salieron a disputar el complemento con una actitud más parecida a la del inicio del compromiso. Una zona 2-3 y el goleo exterior de Robinson y Crowder, les permítian de a poco ir achicando la brecha en el electrónico. Para terminar de concretar la reacción apareció en todo su esplendor la figura de Bam Adebayo. El gran responsable de la victoria de Miami en el encuentro pasado, con esa tapa que recorrió el mundo, aprovechó a la perfección las habilitaciones de sus compañeros, que varias veces lo dejaron solo abajo del canasto. Gracias al buen trabajo del ex Kentucky, los sembrados número cinco del Este, conseguían igualar las acciones. Boston se quedó sin gol, pero sobre todo sin ideas para poder vulnerar la defensa en zona que tenía enfrente. Un contundente parcial de 37-17 en el tercer periodo, hacía que los de South Beach pasaran de perder por trece tantos a ganar por siete.

Luego de haberse ido del partido un rato largo, los dirigidos por Brad Stevens se dieron cuenta que se les escapaba la chance de igualar la serie. Por lo tanto, volvieron a ser agresivos en la defensa, que había sido la clave en el segundo cuarto. Con Jaylen Brown atacando constantemente a su defensor, Boston pudo colocar un parcial de 15-2, para volver a tener el mando del marcador. Cuando todo hacía indicar que seguirían de largo, emergió Butler. Jimmy Buckets, con un par de buenas defensas y un canastón, ponía a su equipo nuevamente en partido. En el cierre, los comandados por Erik Spoelstra contaron con un Goran Dragic en modo MVP del EuroBasket 2017. Una bomba en la cara de Daniel Theis, cuando expiraba el reloj de posesión, le daban a su conjunto la posibilidad de sacar una renta de cinco puntos, con poco más de un minuto por jugar. A pesar de algún intento desesperado de los Celtics, con dos triples seguidos de Brown, la historia ya estaba lacrada. Finalmente, el Heat se quedó con el triunfo por 106 a 101 y de esa forma se puso 2-0 al frente en las finales de la Conferencia Este.

En el ganador se destacó otra vez la actuación de Goran Dragic, que encestó 25 puntos y repartió 5 asistencias, bien acompañado por Bam Adebayo con 21 tantos y 10 rebotes. Por el lado del perdedor, Kemba Walker terminó como goleador con 23 unidades.

Foto: Sports Illustrated

 

PIM-PAM-PUM

? MVP ?

Miami Heat venció a Boston Celtics, se puso 2-0 en las finales del Este y volvió a dejar en claro que es un señor equipo. Los de la Florida no dependen de una superestrella, muestra de ello es que en la mayoría de los partidos tiene un goleo bastante repartido. En la noche del jueves, seis jugadores anotaron diez o más puntos. El máximo anotador fue Goran Dragic con 25 puntos. El base de 34 años no se lleva la distinción por haber sido el goleador del partido. Se la lleva por el hecho de asumir el rol de líder en la chiquita. El esloveno fue determinante en los minutos finales y un triple suyo en la cara de Daniel Theis, fue el que terminó de sentenciar el juego a favor de los de Erik Spoelstra.

 

? LA SORPRESA ?

Luego de haber dejado por el camino a Milwaukee Bucks, la prensa especializada comenzó a catalogar al Heat como la gran sorpresa de la NBA. En realidad lo que sigue sorprendiendo es la química que tiene el equipo comandado desde las oficinas por el gran Pat Riley. Cada uno de los jugadores, desde el que juega más minutos, hasta el que apenas entra, cumple a la perfección su rol. Si bien, Miami no se armó para pelear por el anillo, el contar con un gran entrenador y una plantilla de las más largas, lo ha puesto en un lugar que por lo mostrado en cancha es más que merecido.

 

? LA DECEPCIÓN ?

En ambos juegos de la serie, los Celtics tuvieron ventajas importantes, sobre todo en el segundo partido, en el cual llegaron a manejar una renta de 17 unidades. Sin embargo, en sendas ocasiones no la supieron manejar y terminaron siendo derrotados. Ya sea por la juventud del plantel o por errores puntuales, los de Massachusetts están cerrando los compromisos de la peor forma posible. Al tener enfrente a un gran equipo, cada fallo se vuelve más evidente, por lo tanto, si quieren soñar con llegar a las finales de la NBA, tendrán que mejorar considerablemente en dicho apartado.

 

? EL QUINTETO ?

Goran Dragic (Heat), Duncan Robinson (Heat), Jaylen Brown (Celtics), Jayson Tatum (Celtics) y Bam Adebayo (Heat).

 

? BONUS TRACK ?

Duncan Robinson ha sido esta temporada uno de los mejores tiradores de la liga. El formado en la universidad de Michigan tiene como principal atributo el lanzamiento exterior, ya sea desde el catch and shoot o saliendo de las cortinas. En el primer cuarto del game dos anotó tres bombas al hilo, una de ellas prácticamente sin tocar el balón. El dato curioso es que el nacido en Maine no lanzó ni dobles ni libres, solamente disparó desde el perímetro. Queda más que claro que para el escolta, la pintura es lava.

.

Conferencia Oeste
Conferencia Este