Luego de conversar con jugadores, técnicos y preparadores físicos sobre como llevan esta cuarentena, fuimos en busca de la palabra de Emiliana Clemente, nutricionista de la Selección Uruguaya, que nos comentó aspectos determinantes en la alimentación del deportista en esta situación.

“Obviamente el jugador en este periodo tiene que cambiar su manera de alimentarse y su estructura alimentaria. Porque los objetivos cambian, el plan de alimentación de cada jugador se define en base a los objetivos que tenga cada deportista, de entrenamiento, de período del año (ya sea en competencia, pretemporada o en descanso) y en función de los objetivos nutricionales y de conformación corporal, ya sea que tengan que aumentar masa muscular, disminuir grasas, mantener la conformación, mejorar el rendimiento”. Comenzó manifestando la nutricionista del seleccionado nacional.

A lo que aportó: “Hoy los objetivos cambian, nosotros desde el punto de vista nutricional lo que intentamos plantear con el jugador o con cualquier deportista es que mantengan la conformación corporal que tienen y que han logrado hasta ahora. A veces lo que pasa cuando estamos más quietos es que tendemos a aumentar grasas, a perder musculo, hay jugadores que tienden a bajar de peso, entonces el objetivo hoy es diferente porque es mantener lo que el jugador ya logró. No es que sea un cambio brusco, yo creo que el deportista profesional entiende y respeta un montón el tema alimenticio, entonces la mayoría pueden adaptar su plan a este momento que están un poco más quietos, entonces no es que hagan un cambio grande, si quizás empezar a jugar un poco con el grupo de alimentos, en que momento del día, las cantidades y demás, pero la estructura alimentaria no cambia a gran medida, sino las cantidades y la variación de los nutrientes”.

Acerca de cómo es el seguimiento con el jugador y si es más intenso en esta situación: “Las rutinas nutricionales siempre están adaptadas al periodo de temporada en el que se esté, esta situación es nueva, esta cuarentena hace que el jugador de una u otra manera esté más quieto, pero el deportista es profesional sigue entrenando, pero con un roce totalmente distinto. Nuestro laburo es adaptar una rutina a cada jugador, porque en realidad en todos los clubes están tomando diferentes medidas, distintos tipos de entrenamiento, rutinas diarias en diferentes horarios, así que esta etapa es bastante personalizada e individual para cada uno”.

Emiliana nos contó cómo se puede trabajar la ansiedad alimenticia que le puede surgir al jugador o a cualquiera de nosotros en este aislamiento social: “En los momentos en donde estamos más quietos o aburridos, aparece la ansiedad alimenticia, tendemos a tener diferentes emociones que terminan desembocando siempre en la alimentación. Con esos jugadores que tienen un vínculo entre la emoción y los alimentos hay que trabajar mucho esta ansiedad que les provoca estos momentos de cuarentena o aislamiento social. Siempre intentando desvincular las emociones de la alimentación, entender que estar aburrido no es tener hambre, y por ahí buscar diferentes actividades que puedan hacer, ya sea físicas o intelectuales porque a veces leer un libro, escribir, estudiar, a cada persona le gustan y lo distraen cosas diferentes, entonces hay que buscar cuales son los elementos o actividades que nos distraen un poquito y nos hacen sentir bien como para no terminar comiendo de más o consumiendo cosas que no son saludables buscando esa satisfacción inmediata. Siempre intentar entender que nuestra satisfacción debe ser a largo plazo y que las cosas que hacemos deben ser cosas que nos hagan sentir bien no solo en el momento sino en el día de mañana, eso es lo que manejo desde el punto de vista nutricional sobre la ansiedad en estos períodos”.