Uruguay se tomó revancha y venció a su par chileno en el segundo amistoso en Cordón de básquetbol adaptado. Fabián Martínez es uno de los más experientes del plantel y además fue el goleador del encuentro. Tras terminado el partido, dialogó con Básquet Total.

El número 10 celeste comenzó hablando de la importancia de haberse tomado revancha del juego del miércoles: “En lo personal, por más de que sabemos que son partidos amistosos, que nos estamos preparando para la Copa Andina, es un rival directo. Se ha hecho como un clásico contra Chile porque todos los partidos son parejos. Pero no dejamos de tomarlo como un partido de práctica, Miguel (Acosta) está probando cosas, un rato me saca a mí, pero para que entren pibes nuevos y tengan sus minutos. Eso también es importante de cara al recambio que queremos tener. Ayer en lo personal me fui muy amargado, porque no había dado lo que yo puedo dar, y veníamos con ganas de revancha, de llevarnos el partido y darle la alegría a la gente. Porque una selección hace un montón que no viene a jugar contra nosotros, y cómo está acompañando la gente está divino. Yo ayer, después a la noche amargado, seguí la transmisión y vi que nos siguió mucha gente desde Chile, que también los están apoyando a los chicos. Eso en este deporte, que en realidad es por amor de la camiseta, porque somos los dos amateur y nadie nos da nada, nadie nos paga nada, lo hacemos porque nos gusta y porque queremos, para nosotros es muy importante”.

Respecto al gran marco que se vivió en Cordón dijo: “En realidad es como dice un amigo mío, somos nuestro peor enemigo. Porque a veces eso te puede jugar ‘pum para arriba’, o ‘pum para abajo’. Ayer toda esa emoción nos pegó un poco ‘pum para abajo’ y hoy entramos con otra cabeza. Entramos concentrados, que teníamos que ganar, darle la alegría a la gente, a la familia. Hoy entramos metidos como si fuera un partido en serio, tratamos de dar el máximo y queríamos llevarnos el triunfo”.

El goleo de Fabián creció considerablemente respecto al primer juego y sobre esto dijo: “Ayer tiré para hacer 44 e hice 6 puntos, una locura. Yo me fui muy amargado, soy muy crítico de mí, soy muy exigente en ese sentido, aparte sé que cuando ando bajo el equipo lo siente. Hoy pensé mucho, había que cambiar esta situación, pero este triunfo fue del equipo, más allá de que yo anduve mal o bien”.

La selección tendrá un nuevo desafío en Florida y Martínez contó como cree que lo va a recibir el departamento: “Las veces que jugamos en el interior la gente ha acompañado mucho más que en Montevideo, por más que acá nuestros familiares, amigos y por las redes la gente está acompañando. Creemos que la gente del interior va a llenar ese estadio”.

Habló también de donde nace su pasión a la hora de hacer deporte: “Uno desde chiquito, cuando es sano, quizá juegue al fútbol. Nosotros el único deporte que podíamos hacer era el básquetbol por el adaptado. Yo comencé con el profesor Ceretto, que gracias a él hoy estoy jugando en la selección y doy lo máximo por eso. Es un sueño, esto es parte de mi vida. Hoy no sé cuantos años más jugaré, pero esto es parte de mi vida”.

Fabián tuvo experiencia internacional, y comparó como se vive el básquetbol adaptado afuera, comparado con nuestro medio: “Acá nos falta mucho el tema del apoyo, en otros países esto ya es profesional, muchos viven de esto. Nosotros laburamos seis u ocho horas, después vamos a entrenar, no con las condiciones aptas, tuvimos que comprar pelotas entre nosotros, tratar de hacer todo a pulmón. Si bien tenemos apoyo de la Secretaria Nacional de Deportes, es uno muy caro y nosotros al no tener competencia local, viajamos bastante. Pero es lo que nos gusta”.

Por último, fue crítico que la accesibilidad del país para personas en su condición: “Acá en Uruguay, por ejemplo, cualquier persona discapacitada que quiera venir a vernos a nosotros, la primera contra que tiene es la locomoción. Si uno no tiene un vehículo, un auto o alguien que lo traiga, no se puede arrimar hasta acá. En Uruguay no hay muchos óminbus adaptados y que lleguen hasta acá. Nosotros tenemos muchos chicos que podrían venir a vernos en APRI. Pero la institución tiene que poner la camioneta a disposición de los jugadores, de la selección de Chile, y no le da para traer toda la institución. Sería divino que vengan todos los gurises esos e incentivar. Pero esto es Uruguay, tiene mucho que cambiar, y lo primero es la cabeza, de que también somos un deporte, que también esto es básquetbol y que también somos Uruguay”.