Olivol Mundial arrolló a Albatros como visitante, y tras el encuentro charlamos con Martín Sedes, nuevo entrenador del conjunto mundialista, que tuvo un debut más que positivo.

Sobre su debut y retorno a la institución de Millán y Sitio Grande dijo: “La verdad estoy muy contento de estar de vuelta, porque yo empecé a jugar al básquetbol acá, hice mis primeros cuatro años de formativas. Siempre tuve ganas de volver al club y por surte se dio. La realidad es que practicamos ayer nomás, y tuve una hora de cancha, porque el profe me robó media hora (risas), así que no pudimos cambiar mucha cosa, mantuvimos todo lo que ellos venían haciendo desde antes, solamente algún cambio puntual, pero es una alegria enorme volver a este club”. 

En cuanto al desempeño del equipo contó: “Quedé contento, es un buen equipo. El cambio de entrenador fue por motivos personales (de Eduardo Hernández), no fue por ningún problema deportivo, entonces el equipo estaba lo más bien. Obviamente hay que hacer algunos ajustes aún, más de cosas que me gustan a mí en realidad, pero el equipo hoy en día está muy bien”.

“Lo que me pasó, que pasa en El Metro a veces, es que no tenía partidos para ver, no hay videos en DTA, entonces esta es la primera vez que los veo en un partido. Ayer recién tuvimos la primera práctica, entonces no puedo sacar muchas conclusiones. Ahora filmamos este partido, y vamos a utilizar el video para tener un poco más de información. Igualmente sí hay algunas cosas que ví y me gustaron, así como también hay otras que no tanto, entonces vamos a tener que ir puliéndolas. Ahora por suerte tenemos tres días seguidos para entrenar de cara al próximo partido, y hacer algún cambio táctico”, continuó diciendo la nueva voz de mando del mundialista.

En cuanto a la llamada que recibió con la chance de volver comentó: “Siempre la pasé muy bien acá. Hoy soy entrenador gracias a lo que me dio el club y sobre todo mi primer entrenador, Eduardo D’Ursi, que este año lamentablemente dejó de estar con nosotros, entonces tenía ganas de volver. Esta victoria es para la familia y él, con quien me hubiera gustado compartir este momento”.

“Yo había jugado al fútbol desde chico, y siendo segundo año de infantiles empecé a jugar (al básquetbol), porque me llevaron unos conocidos, y la verdad que fue el club que me hizo enamorarme de este deporte. Olivol no era lo que es ahora, tenía la cancha abierta, yo me acuerdo de entrenar ahí con mucho frío. Ahí fue cuando tuve a Eduardo como entrenador, que le debo todo esto, porque no le ganábamos a nadie, perdíamos todos los partidos por cincuenta puntos, pero él lograba que todo el equipo siguiera yendo a entrenar, y para mí eso fue muy importante”, agregó.

También se refirió al objetivo, sobre el que dijo: “Obviamente me llamaron con el mismo objetivo que ya tenían Olivol se armó para eso (pelear por un ascenso), al igual que Urupán y un par de cuadros más que también van a estra en la pelea. Va a ser complicado, y tenemos la suspensión de Ángel (Varela), que le quedan dos fechas, así que vamos a ir partido a partido, sabemos que nos quedan seis finales, y el objetivo siempre va a ser subir, terminar primero o segundo para tener la ventaja de localía en Playoffs”.

“Creo que va a ser una definición muy pareja, en la DTA siempre lo es. Creo que el cuadro que forme un buen grupo, entrene bien y sepa lo que tiene, y no tiene que hacer, es el que termina logrando el objetivo”, concluyó.