Ignacio Bordoli fue pieza clave en el triunfo que le dio el Bicampeonato S23 a Unión Atlética, luego de la consagración charlamos con la joven promesa azulgrana.

“Fue un partido complicado, con alargue inclusive y no jugué mucho en el torneo, pero pude ayudar acá en la final”, comenzó expresando. Sin ser de los de mayor participación en el año, le tocó rendir en el juego decisivo: “Muy contento, justo salgo de una lesión de cuello y muy alegre de estar”.

Contó cómo fue el retorno: “Ayer me escribieron para ver si estaba bien del cuello y si podía jugar Sub 23. Yo dije vamos a darle, no esperaba que jugara tanto y fuera clave, pero se me dio”.

Fue una final muy pareja, en la que sobre el final llegaban con desventaja y todo desencadenó en un alargue: “Estaban mejores que nosotros, pero lo ganamos con mucho huevo. Además, con la ayuda Joaco (Dios), quien metió no sé cuántos tiples. Fue una victoria en equipo”.

Un iluminado en el alargue con 11 puntos consecutivos fue Joaquín Dios, figura en la final: “Una bestia de compañero, entreno con él y su apellido lo dice todo”.

Lo primero que se le viene a la cabeza tras la consagración es: “Me acuerdo de las prácticas con todos mis compañeros y de todo el esfuerzo que hice para llegar acá”.

Bicampeonato para la institución: “Yo el año pasado no estaba, entonces es mi primer campeonato y me tocó entrar en mayo al equipo, pero las felicitaciones para los que lo lograron”.

Un jugador joven y con potencial que ya tiene definido su futuro: “El año que viene busco irme a Estados Unidos a jugar secundaria y este es ganar la copa con los cadetes”.

Habló del hecho de poder irse al básquetbol de primer mundo a prepararse: “Estoy hablando con una high school en Virginia, tengo que filmar algunos partidos para mandar y estamos llevándola con ese tema”.

Si los scout se enteraron de la final y pudieron ver esta participación, hay certezas de que lo pueden llegar a tener en cuenta: “Ojalá que sepan, grabaron todo el partido y vamos a mandar el video”.