Joaquín Dios fue la enorme figura de la final del S23 que coronó a Unión Atlética como bicampeón de la categoría. Entre festejos, charlamos con el “Dios” azulgrana.

 “Tenía que tirarlas y por suerte entraron. Pero lo más lindo es que pudimos lograr el objetivo de bicampeonato”, comenzó manifestando.

Expresó cómo vivió esta final: “Un partido bastante intenso, nosotros veníamos con muchas ganas de jugarlo, salieron bien las cosas al principio, después se puso picante en el final y nos fuimos al alargue donde se nos dio”.

Joaquín fue el iluminado de la UA con 11 puntos consecutivos en el alargue: “Fue una locura, pero entrenamos día a día para embocar y cuando llegue la hora de partido tener el mejor rendimiento que podamos”.

El conjunto de Nuevo Malvín logró tener un gran año en el que prácticamente no vieron la derrota: “Igual fue un año difícil, porque en el club no contábamos con sala de pesas, aspecto en el que otros clubes tienen ventaja. Pero dimos lo que pudimos, entrenamos feriados y findes para que se diera este objetivo”.

Otro déficit que tuvieron, fue que el plantel campeón prácticamente no permaneció ya que algunos fueron por su crecimiento y minutos a otras divisionales: “Por suerte hay varios de esos compañeros que están jugando DTA y teniendo minutos importantes en esa liga, eso abre puertas a otros que están dispuestos a jugar. Hoy demostramos que todos nosotros tenemos cosas para dar”.

Se había producido una final agónica ante Bohemios y esta vez lo volvieron a repetir quedándose con el título de su lado: “El año pasado fue un campeonato muy duro también, la final fue una locura con el triple de Federico Ambrosoni sobre la hora y hoy fue un encuentro bastante parejo para los dos, ellos también tienen buenos jugadores y algunos que se fueron. Podrían haber ganado ellos, como nosotros”

Siendo uno de los más chicos, le tocó ser de los más responsables: “Siendo chico igual me adapto bien, hoy Alem (García) dijo lo mismo porque son sólo tres Sub 23, por lo que somos más cadetes y juveniles. Pero nos insertamos bien en el plantel, aprovechamos los minutos en cancha y se dieron los resultados”.

Le consultamos cuál cree que es el peso que genera en el currículum tener un campeonato Sub 23: “No creo que pese tanto, ganamos porque se dieron los resultados. Tampoco es algo que digas wow, no nos empecinamos en ganar, lo fuimos entrenando y dejamos todo en la cancha”.

La dedicatoria dirigida a: “Se lo dedico a mi viejo “El colorado”, a todos mis compañeros de cadetes, además de los juveniles, todos mis amigos y al club que lo hizo posible”.