Andrés Piñeiro dialogó con Básquet Total luego de la victoria de San Telmo ante Yale, que lo tuvo como figura, anotando 20 puntos y asistiendo en 7 oportunidades. 

El Santo alcanzó su primer triunfo, en un torneo que no empezó como esperaban. El jugador analizó la situación y fue critico: “No estaba en nuestros planes tener un arranque tan complicado. Creo que subestimamos a los rivales, que a priori eran inferiores a nosotros. Nos sorprendieron y arrancamos con un 0-3 durísimo. Esperamos que esto sea un envión anímico para comenzar con una racha positiva”.

“En un principio todos pensamos que estábamos para pelear arriba, en los cuatro primeros puestos, pero ahora vamos partido a partido. No somos ni más, ni menos que nadie, eso ya quedó demostrado y debemos ir de a poco”, continuó. 

Pese a haber estado al frente por 17 unidades, los de la calle Cardal sufrieron más de la cuenta. En cuanto a esto, el número 12 comentó: “En esta divisional, cuando tenés una ventaja, se hace todo más trancado, cuesta mucho jugar. Ellos pusieron una presión muy buena, y es algo que vamos a tener que mejorar. En todos los partidos la defensa nos complicó, y debemos solucionarlo”.

Uno de los pilares fundamentales para la victoria fue el técnico, Rodrigo Riera. Andrés expresó el valor que tiene para él, tenerlo como entrenador: “Fue un gran jugador, tiene mucha experiencia y a la hora de aconsejarnos es muy importante. Confiamos en él, y él en nosotros, eso está bueno”.

Al culminar, Piñeiro se refirió al equipo, y la conformación del mismo: “Pienso que a la hora de armar el plantel se priorizó el grupo humano. Los dirigentes se movieron muy bien, desde temprano buscaron lo que querían tener desde el punto de vista humano, y sin dudas deportivo”.