Larrañaga venció con claridad a Larre Borges 71-52 comenzando de esta manera con el pie derecho las semifinales de la Serie Metro/DTA del Torneo Nacional Sub23.

El arranque del partido fue equilibrado aunque no lindo de ver, quizás producto de la importancia y el nerviosismo de lo que había en juego. Tras los primeros minutos de paridad, Larrañaga con un buen trabajo en defensa y con algunos aciertos desde más allá de los 6.75, tomó cinco unidades de ventaja sobre el cuadriculado, 15-10, siendo importante la tarea de Joaquin Sosa. La sequía goleadora del conjunto visitante, que por momentos abusaba del tiro exterior la cortó De León yendo hasta abajo y acertando desde la línea, luego de sacar faltas. Tras un corto parcial de 4-0 para los de la Unión, los primeros diez minutos finalizaron con un doble de Sanitago Weigel para que su equipo terminara arriba 17-14.

La zona propuesta por el conjunto milrayitas le trajo gigantescos problemas a Larre, que estuvo más de cinco minutos sin poder anotar, esto no fue del todo aprovechado por Larrañaga que extendió la renta solamente a nueve, pudiendo haber abierto una ventaja mayor. El local tampoco era un ballet, aunque mantenía un orden y fluía algo en ofensiva, mientras sus contrincantes chocaban una y otra vez sobre la defensa. La máxima fue de 10 unidades, pero con muy poquito Larre Borges logró irse al descanso largo solamente seis puntos por debajo, 29-23 gracias a un triple convertido por Mateo Suárez.

Cinco unidades consecutivas de Cuadrado colocaron a los dirigidos por Giacoya a un doble, algo que duró un suspiro. Joaquin Sosa apareció en acción siendo importante que para los suyos tomaran seis de renta, además Costa debió abandonar la cancha por su quinta personal y los jueces tomaron un protagonismo exagerado e innecesario pitando faltas técnicas para ambos lados. La superioridad de Larrañaga y la dupla arbitral pusieron de mal humor a Larre y las ventajas aumentaban considerablemente. Además, todo ese momento fue aprovechado a la perfección por Sosa que tuvo un notable pasaje, no solo en el goleo, donde fue bien acompañado por Mariño sino que también haciendo jugar a su equipo local que llegó a sacar 15 unidades de ventaja con 3 minutos para terminar el tercer cuarto. Larre luchaba, solo luchaba porque jamás mostró juego para pensar que algo podía llegar a cambiar, ingresando al último cuarto del partido 11 tantos abajo, 50-39.

Larre Borges nunca pudo quebrar la barrera de los 10 puntos y Larrañaga llevaba el trámite con tranquilidad, porque dentro del juego que se estaba jugando, no pasaba sobresaltos. Mucho mejor fue para los de la Avenida Francisco Simón fue cuando apareció un bombazo en manos de Bergara que sentenció el juego. Si bien había tiempo, porque faltaban seis minutos y el score indicaba 58-44, el pobrísimo nivel que mostraron los de la Unión, y lo que le costaba anotar hacían pensar que eso era casi un milagro que sucedíera. Y así fue, solamente un minuto más tarde se confirmó que la reacción no iba a llegar y que Larrañaga pegaría primero en la serie semifinal, ganando cómodamente y de principio a fin.

Volverán a verse las caras, la próxima vez en La Unión donde Larre deberá ganar para mantener su chance, debiendo mejorar muchísimo su producción para lograrlo, mientras Larra buscara repetir para sellar el pasaje a la final.