Continuando con la gira de notas a entrenadores de la DTA, llegamos a pasitos del Mercado Agrícola donde Andrés Blazina oficia como entrenador de Montevideo. Hablamos con de todo con el entrenador del rojo, la familia, su buen presente junto al Sub 23 y esta nueva oportunidad de dirigir al plantel principal.

¿Cuál fue el pedido de la institución para esta temporada?

Este año me contrató más que nada para las formativas, tratar de organizar las divisiones inferiores para ver si en un futuro cercano podemos ir mechando jugadores que sean del club. Me encontré con pocos gurises y estamos en ese proceso. En primera instancia, no van a haber muchos jugadores del club en el primero. El objetivo para nosotros que somos de perfil bajo y sin nombres, es tratar de ser animadores y estar a la altura de la competencia, que este año va a ser una DTA muy buena. Debemos ser el equipo más joven, los mayores tienen 27 años y el promedio es 23.

¿Qué estilo de juego pretende que veamos?

El estilo de juego es el mío. Defender mucho y correr la cancha, porque aparte el plantel se da para eso. Muchísima actitud y juego muy rápido, no digo un estilo caribeño porque no tenemos porcentajes altos del tiro exterior pero si en la intensidad y búsqueda del uno por uno. Cuando llegamos al cinco por cinco habrá que tener paciencia y buscar al compañero que esté más encendido esa noche.

¿Quiénes son los jugadores claves de este plantel?

Jugadores claves este año es el equipo, porque somos muchos Sub 23 de otros clubes y basquetbolistas que llegaron por amistad conmigo. La principal pieza que vamos a tener es el equipo.

Montevideo posee uno de los planteles más largos, ¿a qué se debe esto?

Es uno de los planteles más largos, pero también hay que considerar que ninguno jugó Metro. Están los que jugaron DTA el año pasado que son tres o cuatro y vienen de casi un año de inactividad, otros no están parados porque jugaron las ligas amateur, pero evidentemente no es lo mismo.

¿Cuáles son los motivos del buen presente en el Torneo Sub 23 y a qué jugadores se podrá ver con el plantel principal?

El objetivo siempre fue tratar de ser animadores en el Sub 23 y lo que se dio fue que fueron captando la idea del entrenador. Tuve la suerte de conformar un excelente grupo y eso nos ha sacado de algunos partidos difíciles. La idea la tomaron, a veces no la podemos plasmar, pero lo que no se negocia en este equipo es la defensa. Cuando arriba no salen las cosas, en defensa tratamos de suplir las carencias del ataque. Hay cuatro o cinco jugadores que son los que destacan en Sub 23 y van a estar con posibilidades de alternar. Ellos son Ezequiel Gargallo, Mathías Rodríguez, capaz que Abraham Techera que es juvenil y Santiago “Pitu” Baldriz.

¿Qué está faltando en Uruguay para formar jugadores sin necesidad de que emigren del país?

Tenemos que hablar mucho de la competencia interna, capacitarnos constantemente los entrenadores, perder el miedo de recibir un jugador grande y sacarlo afuera, trabajar mucho la coordinación, que nuestros internos sepan salir picando la pelota y tengan tiro exterior, que es lo que está primando no sólo en Sudamérica  sino mundialmente. Debemos estar nosotros los entrenadores en esa primera línea, pero también de la mano el apoyo de los clubes. A veces no es fácil porque no tenés medios, no hay cancha o pelota. Mi club Montevideo tiene gran parte de sus horas de práctica alquiladas a una de las ligas amateur y es muy importante para ellos y la sobrevivencia del club. Son muchos factores, como toda causal de un problema, hay muchas fases que hay que tratar de solucionar.

¿Qué ventajas da renovar con el mismo equipo sobre los demás?

Eso fue lo que buscamos. El año pasado no logramos el primer objetivo que era meternos en los Playoffs y tratando de corregir los errores que cometimos, lo tomamos tranquilos con más tiempo e incorporamos hasta la semana pasada. La ventaja es el conocimiento hacia la interna del club, tuve un gran respaldo la anterior temporada pese a no haber clasificado. Considero que no hicimos un buen torneo, yo quiero una revancha y ahora estamos redoblando esfuerzos por lo menos para mejorar lo actuado anteriormente.

¿Qué sensación da tener un hijo dentro del plantel?

Que sos masoquista (risas). Yo ya dirigí a Damián en Larrañaga, a Leandro en Marne, Paysandú y ahora quiere nuevamente, por lo que se vino conmigo. Tengo la suerte de que los dos están estudiando en ISEF porque quieren ser futuros profes. Prefiero que jugaran en otros equipos, porque hay ciertos aspectos que a veces no contemplas, inconscientemente a tu hijo le exigís el triple que a los demás, los rezongos están multiplicados también, las posibilidades de errores son las mínimas, pero igual me gusta. El otro día le hicieron una nota a Dennis y le preguntaron justamente teniendo en cuenta que tiene un padre y dos hermanos basquetbolistas, si algún día soñaba jugar con ellos y él dijo que no, así que supongo que viendo la experiencia que hay en casa, quiere jugar en contra pero no compartir cancha (risas).

Y si seguimos hablando de la familia, ¿Cómo ve el buen presente de Damián en Peñarol y para colmo lo va a tener de rival en Urupan?

Damián está mal ligado. Tuvo un buen torneo ya desde el año pasado, pero justo en estas fechas sufrió una lesión bastante embromada en la espalda, aunque no sé bien cuál es el músculo que le impide un movimiento normal y se le inflamó, por lo que está en una recuperación bastante dolorosa. Ya se perdió las primeras dos finales y se podrán imaginar cómo está, con sus ganas de jugar se pierde los dos partidos más lindos. Tengo toda la confianza de que con la ayuda del club (Peñarol) van a poder sacarlo para el próximo y que se recupere para ir a Urupan, ahí tendré que ganarle.

¿Quiénes son los candidatos al ascenso y por qué?

Por equipo y conformación de plantel, hay tres que sobresalen de la media. Urupan, Olivol Mundial y después dos equipos que quizá están un poquito por debajo, allí pongo a San Telmo primero y después siempre hay sorpresas, por ejemplo Reducto que tiene buen equipo, Marne se conformó bien y tiene dos jugadores que fueron revelación en este Metro, (Yari) Acevedo y (Franco) Olivera. Nuestras herramientas para tratar de contrarrestar a todos ellos es que somos un equipo joven y vamos a ser muy intensos.

¿Qué opinión tiene respecto a la duración del campeonato?

“Muy mala. No sirve para nosotros, ni para la competencia, dónde se atrase te meten igual tres partidos en la semana y no lo considero productivo. Afortunadamente hemos avanzado en que Sub 23 se juega unos cuantos meses y hubo pésimas experiencias en las que se jugaba uno o dos. Soy de la idea de que se juegue en paralelo con otras divisionales, más capaz con El Metro, y que fogueemos jugadores juveniles, pero con una actividad duradera, con la oportunidad de mostrarse y competir por lo menos ocho meses.

Andrés Blazina quedaría contento sí…

Puedo llevar a mi equipo a que interprete lo que quiero, seamos protagonistas y los jugadores muestren su mayor expresión y disfruten del juego.