Capurro dio el primer paso rumbo al noveno puesto de la LFB, al ganarle a Atenas en el juego 1. Uno de los puntos altos viniendo desde la banca fue Florencia González, que terminado el juego, habló con Básquet Total.

Comenzó hablando de las claves de un partido que se dio vuelta con un tremendo parcial en el tercer cuarto, en el que la presión en toda la cancha fue vital: “Nosotras siempre decimos que lo que tenemos de fuerte es la defensa. A veces nos toca entrar desconcentradas y después nos enfocamos en lo que sabemos hacer. Sabemos defender y sacamos rédito de eso”.

Sabiendo que el objetivo de entrar a playoffs no se cumplió, Florencia cuenta como afronta Capurro este final de torneo: “No estaba planeado. Nuestra idea era competir y entrar a los playoffs, pero son cosas que pasan. Como equipos nos tenemos que hacer más fuertes, saber en lo que le erramos, en lo que hacemos bien y como tenemos que seguir para que en el próximo campeonato, poder enfocarnos mejor y encarar como tenemos y sabemos encarar”.

Habló también de que se trabaja en este tipo de juegos: “Lo principal que tenemos que hacer es focalizarnos, no distraernos, porque cuando entramos distraídas hacemos cagadas y así hemos perdido partidos que tendríamos que haber ganado. Fue por falta de enfoque y es algo que tenemos que trabajarlo como equipo”.

González hace mucho defiende la camiseta de Capurro y se refirió al crecimiento edilicio del club: “Yo arranqué jugando al básquetbol en Capurro, nunca salí de acá, esta es como mi casa. Para nosotras hubiese estado demás, con las obras, con todo, haber llegado más arriba en el campeonato, pero son circunstancias. A nosotras nos encanta el club, la actitud nuestra y estamos acá porque el club es nuestra segunda casa”. Además agregó: “Nos quedamos en el debe de jugar en la cancha nueva, con el piso nuevo. Pero es deporte y tendremos otra oportunidad el año que viene”.

Por último se refirió a la primer temporada con el Cacho Andrés Jones en el banco de suplentes: “Cacho, para nosotras fue un cambio drástico. Veníamos jugando ocho años con un mismo técnico y cambia todo. Cambia la manera de ver los partidos, cambia el juego, cambia todo. Parte del aprendizaje de este año nuestro como plantel fue afrontar un nuevo técnico y una forma totalmente diferente de jugar y de encarar. En el club, Cacho además de ser técnico es una persona que siempre está acá y para nosotros es de los nuestros”.