Unión Atlética consiguió un durísimo punto en Lagomar. Dentro de un rendimiento parejo de sus cinco titulares, hablamos con Héctor Silva, goleador de la UA con una pequeña luz de ventaja.

Comenzó hablando de la importancia del punto a pesar de ya haber llegado clasificados al sábado: “Ayer (viernes) nos enteramos con los resultados que se habían dado que ya estábamos adentro de los ocho, pero nuestro objetivo es estar en la parte más alta de la tabla, así que tanto este punto como el que viene lo teníamos que ganar. Por suerte esta noche lo pudimos sacar”.

El azulgrana en cancha sumó ocho victorias que hoy lo estarían dejando a una unidad de los líderes, de no ser por el punto perdido en los escritorios con Tabaré. Por esto, Héctor se ilusiona con luchar por un ascenso: “A principio de año no nos daban en la parte de arriba. Este equipo ha demostrado que partido a partido trabaja todas las noches para competir en lo más alto mentir. No voy a mentir, estamos ilusionados, estamos ahí a dos puntos de los primeros. Nuestro objetivo es ir ganando partido a partido, no vamos a estar soñando con llevarnos el campeonato, pero por suerte estamos ahí arriba y vamos a seguir partido a partido”.

A pesar de la corta rotación adentro, Silva recalcó el trabajo que hace Unión en la pintura: “Con la caída del Flaco Ferreira nos quedamos cortos en la tabla. Por suerte Feli Rodríguez, que es un pibe del club, nos da muy buena mano, unos buenos minutos para que yo pueda descansar sobretodo. Por suerte, hoy a Waddell lo pudimos controlar, nos pusimos en una zona. Sabemos que es un muy buen jugador, que nos iba a hacer daño igual, por momentos lo hizo, por otros no”.

Siendo el experiente del plantel, contó como es rodear jugado de pibes que le ponen una intensidad altísima al partido: “Es difícil seguirles el ritmo a ellos, juegan a una intensidad tremenda. Por eso mismo algunas veces tengo que descansar, hoy por ejemplo llegue sin aire a lo último. Me exijo al 100% para estar al nivel de ellos que están en un nivel bárbaro”.

El ex Capitol, fue crítico con el cierre del equipo que le pudo costar el triunfo: “Subestimamos un poco con esos triples (de Couñago) ahí a lo último. Pensamos que el partido estaba cerrado, ellos metieron un par de bombas también y se nos vinieron arriba. Es parte del deporte, así es el básquetbol, en un minuto podés estar ganando, en otro podés estar perdiendo. Por suerte en la última jugada, Jack (Jackson) hizo tremenda tapa y nos pudimos llevar este punto con dos puntos de diferencia nomás”.

Por último, dejó sus palabras para la hinchada que acompañó en gran número a Lagomar: “Estoy agradecido, me encanta jugar con esta hinchada atrás. Nos apoyan siempre, estemos en donde estemos, nos van a la práctica a alentar algunas veces. Estoy muy agradecido con esta gente y es hermoso jugar con esta hinchada”.