En el primer día de la agencia libre, los Nets anunciaron las contrataciones de Kevin Durant y Kyrie Irving. Los de Brooklyn le ganaron la batalla a los Knicks, sus vecinos de New York.

En los últimos días había comenzado a circular el rumor de que Kyrie Irving y Kevin Durant tenían la intención de firmar por el mismo equipo, luego de haberse convertido en agentes libres. No todas las franquicias contaban con el espacio salarial necesario para hacerse de dos de las mejores figuras de la NBA. Desde un primer momento, los Nets se vieron dispuestos a conseguir al combo, para de esa manera formar un gran proyecto, pensando en las próximas cuatro temporadas.

Luego de un año duro en los Celtics, “Uncle Drew” optó por tomar un nuevo camino. Como era de esperar, muchos equipos se interesaron en él. Se especuló que podría volver a juntarse con LeBron James y así buscar repetir lo que juntos habían logrado en los Cavaliers. Pero finalmente, se vio seducido por Brooklyn, con el cual firmará un contrato de 141 millones de dólares por cuatro campañas.

En la 2018-19, Irving disputó un total de 67 partidos, en los cuales promedió 23.8 puntos, 5.0 rebotes, 6.9 asistencias y 0.5 robos en 33 minutos.

Por su parte, el otro muchacho de la película, “KD”, decidió abandonar los Warriors, renunciando a su último año con el equipo de San Francisco. El alero se rompió el tendón de Aquiles en las pasadas finales, por lo tanto estará ausente varios meses, incluso se llegó a manejar su participación en la próxima temporada estaba en duda. No obstante, un jugador de su categoría iba a ser uno de los más codiciados en la agencia libre. Golden State le presentó una oferta más que tentadora, pero sus últimos meses en Oakland lo habrían hecho buscar otros horizontes. New York Knicks también soñó con llevarse a “Durantula”, sin embargo, fueron sus vecinos, los Nets quienes se llevaron el pez gordo a cambio de 164 millones en cuatro años.

En la pasada campaña, Durant firmó unos guarismos de 26.0 puntos, 6.4 rebotes, 5.9 asistencias en 34.6 minutos que disputó en 78 partidos.

A partir de ahora, los dirigidos por Kenny Atkinson buscarán completar el plantel con jugadores de rol y algún que otro veterano, que puedan dar el salto de calidad necesario para pelear por el título. En ese aspecto concretaron la llegada del base Garrett Temple, que cerró la temporada pasada vistiendo la camiseta de Los Angeles Clippers. El próximo objetivo sería fichar al pívot DeAndre Jordan, uno de los mejores defensores de la liga, codiciado por varios de los equipos más importantes, pero que según se afirma en Estados Unidos llegará a un acuerdo en las próximas horas.