En la tarde de hoy el entorno del básquet uruguayo se vio sorprendido por la inesperada decisión de uno de los principales árbitros del país, ya que Alejandro Sánchez Varela anunció su retiro de la actividad arbitral con tan solo 38 años. Como no podía ser de otra manera, Básquet Total fue tras su palabra.

Consultado sobre porque tomó esta decisión y que fue lo que lo llevó a la misma, que sorprendió a varios, dijo: Es algo que venía pensando ya desde hace un tiempo. Yo empecé muy joven el arbitraje, hice el curso con 17 años y a los 23 llegué a primera. Siento que hice todo lo que quería hacer, lo que tenía soñado hacer. Tal vez si me pongo a mirar fino me faltó en lo internacional algún Juego Olímpico.”  

Ser un árbitro internacional no es fácil ya que quita tiempo y en Uruguay no se puede vivir solo del arbitraje. De esto agregó: La parte de FIBA es algo de mucha dedicación, mucho tiempo y sacrificio y la realidad en Uruguay no es la misma que para los árbitros de otros países, en los cuales este es su principal trabajo y fuente de ingreso. Ellos se están dedicando tanto en sus ligas: Argentina, Brasil, Puerto Rico, Venezuela, por decirte algunos, todos se dedican a una profesión que tanto en su país, como cuando deben viajar, es su principal rédito económico y en mi caso como muchos en Uruguay no es así. Nosotros lo hacemos más por hobby o cómo una segunda actividad. El rédito económico no es mucho y no se hace diferencia con esto, con lo cual pasas mucho tiempo y le das mucha dedicación a esto más porque te gusta que por el dinero”.  

Un árbitro pasa muchas horas de su vida entrenando, preparando los torneos, los constantes cambios en las reglas del juego lo cual implica un desgaste mental, no sólo físico. Al respecto explicó: Hay todo un tema familiar también y ahí entrás a evaluar, por suerte me voy en un gran momento. Podría haber seguido, pero cuando perdés un poco la motivación tenés que decidir. Mis hijos tienen ocho el más grande y dos el más chico, me he perdido un montón de cosas de todos y no estoy dispuesto a perderme más. Quiero estar más tiempo con ellos, poder irme los fines de semana para afuera y dedicarme a disfrutarlos, cosa que me costaba por los viajes y por la Liga acá también.”

Es común que se festejen los 25 años de trayectoria, Sánchez Varela tiene 21 años en el arbitraje y quedo a sólo cuatro de ese reconocimiento, algo que le hubiera gustado pero no le quita el sueño: Los árbitros festejamos 25 años de carrera, yo por cuatro años no voy a llegar, pero no voy a estar cuatro años haciendo algo que no me motiva para llegar a eso, por más que es un reconocimiento importante y a los compañeros que cumplen esa trayectoria les hacemos una fiesta. Es algo que me hubiera gustado pero una cosa es que te queden seis meses y otra cuatro años. Además, están los partidos en Uruguay, los torneos afuera y la dedicación de ser un profesional, entrenar y prepararte. Uno no se puede presentar sin entrenar porque te toman pruebas y tenés que estar a la altura. La verdad que es bastante grande la dedicación y en este momento después de muchos años quiero dedicarme más a mi laburo fijo y a la familia.” 

Consultado sobre una experiencia con la que se queda en el básquet dijo: El mundial de España 2014, porque no pensé que me fuera a llegar la chance en ese momento y cuando me enteré le saqué el jugo, por suerte me fue bien. Me tocó arbitrar tres partidos del Dream Team con jugadores como Stephen Curry, James Harden y todos los que están hoy y eso fue algo impresionante. Tengo miles de partidos, pero también pueden ser las últimas finales en Córdoba de la Liga Sudamericana, que fueron con un amigo como Andrés Bartel y todo salió muy bien, además que fue un hito muy importante para nosotros porque fue darle la responsabilidad a dos jueces uruguayos en un torneo tan trascendente.”  

Cuando se le dijo que nombrara un partido que nunca se olvidaría y un jugador que ni en sus sueños hubiera imaginado arbitrar mencionó: El partido que no me voy a olvidar nunca, Verdirrojo vs Ateneo, cancha de Verdirrojo año 2002, por el torneo de segunda división. Fue un partido muy difícil y yo era muy guacho y tuve una muy buena actuación y es un partido que voy a recordar siempre. Y un jugador… me gustó haberle arbitrado a Luis Scola y Andrés Nocioni en el Preolímpico de 2015. Son dos jugadores de la Generación Dorada y yo me veía todos los partidos y todos unos monstruos y poder arbitrarles a ellos dos fue espectacular. Aparte tengo una anécdota con Nocioni que le cobré un técnico y lo sacaron porque estaba recaliente… le pité el último técnico de su carrera porque luego anuncio el retiro.”

Cómo reflexión final expresó: Esta carrera te quita cosas, pero te da muchas otras… quien te dice que pueda encontrar otra función en el básquetbol, veremos que me depara el futuro. Me encanta el deporte y espero estar ligado a él. Hice todo lo que quería hacer y con una linda trayectoria que es lo que me deja contento.”