Defensor Sporting derrotó a Trouville en condición de visitante por 65-60, volviendo a la victoria en un partido muy cambiante y con muchas emociones.

En el arranque del partido parecía haber solamente un equipo en cancha y ese era Defensor Sporting. Es que el fusionado parecía ser demasiado para el rival que tenía en frente, superándolo ampliamente. Agustín Da Costa y Nicolás Pereyra jugaban a placer, dañando a la defensa roja. Los problemas del equipo local eran gigantes, no sólo atrás sino que en ataque le costaba muchísimo fluir. Además, los porcentajes de aciertos de la visita eran muy elevados, panorama muy negro para Trouville que perdía 19-4 promediando el cuarto, lo que obligó a Pablo Morales a solicitar un minuto de tiempo. El mismo no surgió efecto, ya que el trámite del encuentro continuó de igual manera, las diferencias eran muy importantes y los primeros diez minutos de juego terminaron 29-12 para el de Punta Carretas.

Para el segundo período el juego cambió totalmente. La "T" modificó tremendamente su actitud y postura defensiva, para desde allí comenzar a traer el juego. En los primeros 3 minutos, el locatario colocó un parcial de 7-0 con Santiago Fernández convirtiendo y haciendo jugar a su equipo, además de buenas apariciones de Guillermo Curbelo. La intensidad de Trouville llevaba a Defensor a cometer una infinidad de pérdidas para luego correr con éxito y la renta se llegó a achicar a 6 unidades con libres de Frattini. Más de seis minutos pasaron para que llegaran los primeros puntos convertidos en la visita, en las manos de Cousté producto de un triple para tomar nuevamente 9 puntos de ventaja. En los minutos finales de la primera parte, los de Pocitos pudieron seguir descontando llegando a estar 4 puntos por debajo con buenos pasaje de Guillermo Souza. La primera parte finalizó con victoria fusionada 35-30.

El complemento fue entretenido y cambiante. El dueño de casa tuvo buenos porcentajes desde más allá de los 6.75, siendo muy importante lo de Santiago Fernández, muy bien secundado por Guillermo Curbelo y Souza.  Por su parte, a Sporting le costaba fluir y llegar a convertir, asumiendo Da Costa  que sacaba en reiteradas oportunidades faltas, que convertía en unidades desde la línea simple. Restando dos minutos para que se vaya el tercer cuarto y con un triple de Tessadri, los de Morales pasaron por primera vez al frente. Xavier Cousté cerró bien el cuarto y los equipos ingresaban a los últimos diez minutos de juego igualados en 51.

El último cuarto comenzó de manera inmejorable para el local, logrando repetir lo hecho en el segundo, basado en un buen rendimiento en lo defensivo, llevando a Defensor a cometer una gran cantidad de pérdidas nuevamente. Un triple de Souza y Fernández, sumado a una conversión de Curbelo le permitieron a Trouville abrir 9 puntos de ventaja, 60-51. En el peor momento del fusionado, hubo un soberbio pasaje de Nicolás Pereyra, con dos triples consecutivos para poner a el violeta solamente 3 unidades por detrás, solicitando Pablo Morales un minuto de tiempo.

El desenlace del juego prometía emoción y así fue. En el momento más caliente del partido y producto del nerviosismo probablemente, ambos equipos se equivocaron en la toma de decisiones, pero fue Ignacio Suárez quién convirtiendo cuatro unidades consecutivas y con 50 segundos para el final, devolvieron al mando del score a Defensor Sporting. Trouville cerró de mala manera el juego. Fernández falló un triple, mientras del otro lado Nicolás Pereyra asumió, sacó el foul y puso los libres para abrir 3, 63-60 restando 10 segundos. El de Punta Carretas cortó y mandó a la línea a Fernández que no pudo convertir en dos oportunidades, algo que si pudo hacer Pereyra tras ser cortado nuevamente, para darle un triunfo a su equipo por 65-60, volviendo de esta manera a la victoria.