Federico Bavosi tuvo su mejor partido en la serie ante Nacional para que el rojiverde se meta en su tercera final consecutiva de Liga Uruguaya y habló finalizado el encuentro sobre las sensaciones que dejó la clasificación.

“El objetivo que teníamos a principio de año era esta final y evidentemente ahora es ganarla y poner esa estrella en el escudo de Aguada”, comenzó manifestando.

Habló de lo duro que fue vencer nuevamente al tricolor: “Es una semifinal contra un equipo como Nacional que se armó para ganar el campeonato igual que nosotros y Malvín. Uno tenía que pasar y por suerte fuimos nosotros”.

Como figurita repetida, otra vez una semifinal frente a Nacional para definir posteriormente con Malvín: “Tanto Malvín, como nosotros y Nacional, son equipos que se armaron para llegar ahí, por eso se da así. La composición de los Playoffs quiso que nosotros quedáramos con Nacional, lo podía ganar nuevamente cualquiera, pero quedó del lado de Aguada. Cuestión de disfrutar un poco y descansar otro poco, para pensar en la final”.

La tercera será la vencida: “Ojalá. El objetivo es meter este título aunque sabemos que va a ser muy difícil, ya que Malvín es un gran equipo. El año pasado nos faltó un poco y esperamos que en este no se nos ausente nada”.

Se refirió a lo que fue jugar en el Antel Arena y la cantidad de parciales que albergó: “Es tremendo, una alegría muy grande que exista un espectáculo así y un escenario de esta magnitud para el básquetbol uruguayo. A disfrutarlo y cuidarlo”.

Aguada está en una generación que dejó atrás lo que era ver de lejos las definiciones y hace ya varios años que se instala en etapas calientes: “Muchas veces ganar un partido, avanzar en Playoffs u obtener un campeonato, son detalles. Por suerte estamos en un momento que todo eso cae del lado nuestro y entramos en una nueva final”.

“Sin dudas hoy fue mi mejor partido. Creo que defendí y ataqué como el equipo lo necesitaba”, expresó mientras se daba un fuerte abrazo con el extranjero, Dwayne Davis.

Precisamente se refirió a esa unión qué hay en el plantel: “Uno sufre muchísimo durante una serie, porque hay muchos momentos buenos pero hay otros malos. Veníamos de perder un encuentro en el que podríamos haber ganado y toda esa tensión uno la desahoga festejando con los compañeros cuando gana”.

Comparó esta semifinal frente a lo que será la serie ante Malvín: “Son equipos diferentes, que tienen estructuras defensivas y ofensivas muy distintas. Pero el desafío es igual de complicado y nosotros sabemos que vamos a estar a la altura, esperemos nos dé para levantar la copa”.