Urunday Universitario derrotó 82-64 a Aguada en el gimnasio aguatero con una notable actuación de la dupla Emilio Taboada y Quinnel Brown.

Resumen del partido

Aguada arrancó el cotejo con Leandro Taboada debutando como base titular y Glenn junto a Thornton abrieron el score a favor del local cerca del cesto. Ante la falta de Tyrone Lee el elenco universitario se abroqueló en la pintura y cedió metros para que los dirigidos por Volcan lanzaran desde lejos, la decisión fue buena ya que erraron una cantidad enorme de triples. La defensa sobre Demian y Davis fue notable, la intensidad defensiva del equipo del Prado constante durante todo el primer cuarto y gran parte del segundo. En los últimos diez minutos antes del descanso largo el juego se hizo parejo y de transiciones ofensivas. Thornton fue el desequilibrante en el locatario. En Urunday el movimiento de pelota y las penetraciones con descargas eran fundamentales para encontrar tiros cómodos y abrir pequeñas diferencias en el trámite. El tanteador fue bajo y culminó igualado en 29.

En el tercero comenzó el show de don Emilio, con ayuda de los extranjeros y aportes de Zubiaurre su equipo sacó once de renta en la mitad del período. Con un parcial de 11-2 y gran acierto en los porcentajes de tres puntos, Urunday abrió veinte de ventaja sobre el cierre ante un rival sin reacción, que no contó con el destaque de sus jugadores trascendentes y que no tuvo suerte lanzando desde lejos. En el correr del último cuarto el rojiverde amagó con acercarse en el tanteador con algunas apariciones esporádicas de Joaquín Rodríguez y Thornton pero no hubo caso, ganó Urunday y sumó un puntazo sin Lee y recuperando el buen juego que había mostrado en la primera parte de la temporada. Aguada también sufrió el desgaste de los alargues en el encuentro ante Nacional; 82-64 el resultado final.

UNO x UNO

AGUADA

L.Taboada (6): Correcto debut comenzando de titular. No brilló pero estuvo bien. Álvarez (4): Opaca noche del capitán. No le entraron tiros que habitualmente concreta. Davis (2): Jugó poco y mal. Thorton (8): El mejor de su equipo. Generó para él y los demás. Glenn (6): Defensivamente flojo. Aportó gol en algunos tramos. Bavosi (5): Ingresó con dudas y se afirmó para dar claridad en el segundo cuarto. Pereiras (5): De menos a más. No desentonó. J. Rodríguez (4): Entró con el partido prácticamente sentenciado, tuvo sus momentos. Izaguirre (3): Perdido. Superado por los internos rivales y sin gol. Volcan (5): No pudo hacer mucho ante la baja efectividad de su equipo. En ataque no encontró solución.

URUNDAY UNIVERSITARIO

Zubiaurre (7): Juega y hace jugar. Los números no reflejan el gran partido que tuvo. Taboada (8): Uno de los destacados. La quemó en el tercero para liquidarlo. Brown (9): El gran destacado de la noche. Pomoli (6): Hizo su trabajo y por la Avenida Suárez ni notaron la baja de Lee. Cumplió con creces. Crawford (7): Hoy fue actor de reparto. Reboteó y dominó a Glenn.  Romero (5): No erró. Buen trabajo. Medina (4): No aportó en demasía. Da Prá (7): Con su corta rotación saca resultados muy buenos. Intensidad y defensa los pilares de esta noche.

_______________________

Lo destacado

El tercer cuarto del estudioso fue para encuadrar. Además de la gran labor defensiva (que mantuvo gran parte del encuentro) tuvo 4/4 en triples y un parcial de 11-2 para sentenciar el duelo en prácticamente cinco minutos. Pero lo que hicieron Taboada y Brown fue estelar y de la mano de estos dos hombres fue que los de Da Prá sacaron la máxima de veinte. Triples, pick and roll, penetraciones, hundidas y magia asegurada en la calle San Martín generada por estos dos jugadores.

Lo distinto

En nuestro básquet la elección de los extranjeros por parte de los clubes es fundamental en sus aspiraciones por conseguir buenos resultados en la Liga. Y es muy extraño que en un cotejo alguno de ellos termine sin convertir. Más aún si hablamos de Aguada y específicamente de Dwayne Davis, un jugador cuyas cualidades son indiscutibles pero que, a pesar de haber jugado apenas catorce minutos, se fue con cero puntos y 0/4. Con muy pocas generaciones y escasos ataques 1×1. Lo distinto se lo lleva él, que si bien el cansancio acumulado le puede haber jugado en contra, como dicen las maestras en la escuela: puede y debe rendir más.