Después de 33 años, estamos a 40 minutos de volver a un Campeonato del Mundo de Basquetbol. Y en la previa de esa jornada histórica para el deporte nacional, Basquet Total fue a buscar la palabra autorizada de algunos de los que nos representaron en la ultima cita mundialista en España, allá por 1986.

Si bien mañana la celeste enfrentará a Mexico, todos somos conscientes que la mira está puesta en Puerto Rico donde un triunfo nos depositará nuevamente en un Mundial. Hacía mucho tiempo que no estábamos tan cerca, pero el formato cambió y Uruguay lo aprovechó. Así lo siente Luis Pierri: “Antes se clasificaba disputando un torneo. Así que para ir, lo preparábamos capaz que dos meses antes. Los tiempos han cambiado y la forma de clasificación también. Pero si nos comparamos con el Uruguay de los últimos tiempos creo que esta forma de disputa nos favoreció claramente. De hecho seguimos con chance de clasificar”.

Al capitán celeste en España 86, Carlos Peinado, poco le importa la justicia deportiva del nuevo formato, pero también lo aprueba: Está es la primera vez que se juega así, yo no sé si es la mejor forma, pero por como se dio, estamos a un partido, a 40 minutos de clasificar al Mundial, así que para nosotros fue positivo”. 

Por su parte, Alvaro Tito al hablar de la clasificación a España 86, en el Preolímpico de Brasil, recordó que también se disputó un partido importante ante Puerto Rico: “Justo de ese partido hay un pedacito que lo pasan siempre, está en YouTube. Lo dominamos, es que nosotros estábamos muy bien, habíamos hecho una gira previa por Argentina donde también habíamos jugado contra ellos y les ganamos, así que veníamos palo y palo con Puerto Rico. En ese partido recuerdo que defendimos en zona gran parte del segundo tiempo, protegimos bien nuestra pintura y corrimos mucho”.

Todos hicieron énfasis en lo importante que es el estado anímico en estas instancia: En estos momentos es donde se ve el liderazgo. Acá es cuando tienen que aparecer los lideres, puede ser uno, pueden ser varios o hasta el entrenador, todo depende del grupo. Yo desconozco como funciona esta selección en ese sentido y cual es la voz que se escucha, pero es fundamental que en este momento aparezca, dijo Pierri. Al tiempo que Carlitos Peinado con toda la propiedad habló sobre el capitanato, en este caso de Esteban Batista: Tiene que transmitir positivismo, con la experiencia que tiene hay que bajarle los decibeles a los demás. Lo peor que nos puede pasar es ir a jugar pasado de revoluciones porque nos va a jugar en contra. Esteban tiene todo para ser la figura desnivelante y ser el que nos permita dar ese paso de volver a jugar un Mundial”.

Tito tuvo además la oportunidad de ver la última practica de basquet de la celeste antes de salir, donde jugó ante Trouville y este dijo el técnico del rojo: Los vi muy bien, con animo, mucha disciplina y mucha seriedad. Ojalá que sigan así y lleguen de la mejor manera porque todos somos conscientes que el ganarle a Puerto Rico si no es algo hazañoso pega en el palo”.

El coordinador general de formativas de Peñarol no quizo pasar por alto el hecho de que Uruguay hizo una apuesta fuerte, pero que no se debe dramatizar el resultado: “Uruguay hizo un esfuerzo trayendo a un gran entrenador como Magnano, que no vino a hacer un torneo digno. Vino a clasificar. Entonces si no lo hacemos es un fracaso y hay que asumirlo, corregir, mejorar y darle para adelante. Tampoco hay que dramatizar, pero si no clasificas hay que hacer una evaluación de todo para poder corregir y mejorar”.            

Finalmente Peinado, con su impronta característica, dejó un mensaje que refleja de punta a punta lo que pensamos todos los amantes del basquet y que toma más valor viniendo del ultimo (esperemos que por poco tiempo más) capitán en un Mundial: “Piensen en la importancia de el partido, el poder entrar en la historia, volver a meter a Uruguay en un torneo de semejante importancia. Estos partidos hay que jugarlos con el corazón caliente y la mente fría, jugando por toda la familia, por los amigos y por la gente del basquetbol”. Además, no dejó afuera a nadie porque para el ex base de Bohemios y Sporting para clasificar: “Lo que se necesita es unión, convencimiento y trabajo. Y eso creo que está. Hay que estar compenetrados al 110% en el partido, todos. Los que están en la cancha, los del banco, el técnico, el ayudante y los médicos, todos. Estamos a 40 minutos de jugar un Mundial”.