Con un segundo tiempo apabullante y una actuación para el recuerdo de Marcos Marotta, Trouville derrotó a Defensor Sporting y se mantiene con buenas chances de meterse en la liguilla.

Resumen del partido

A pocas cuadras del desfile, la calurosa noche de Llamadas nos presentó un partido de vital importancia para ambos en las aspiraciones por clasificar. Ponce sorprendió incluyendo a Da Costa en el quinteto inicial y sacando un grande, probablemente para descuidar defensivamente a Ruiz y buscar ventajas con un equipo más chico y ágil. En el inicio sin embargo, la visita lo hizo mucho mejor y con un estelar trabajo de Marotta abrió rápidamente diferencia. Poco le duró la alegría porque con una ráfaga de puntos de Da Costa, Sporting emparejó las acciones. El primer chico se fue igualado en 17.

El segundo cuarto comenzó parejo, pero de a poco el fusionado con su rotación empezó a encontrarse más fresco y claro en ataque. Sanders apareció con todo en el goleo antes de ser sustituido sorpresivamente, y Acosta se encargó de cerrar la primera mitad con gran jerarquía. Gran confusión en esos minutos para el Rojo, que se fue al descanso 45-38 abajo, cuando ni su más optimista hincha esperaba lo que se venía.

También arrancó parejo el tercero, pero de a poco los ajustes defensivos de Trouville empezaron a hacer efecto y la rotación excesiva de Ponce pareció marear un poco al cuadro. Por si fuera poco, un par de fallos polémicos lograron terminar de sacar psicológicamente del partido a Johnson (tarea no muy difícil). Por el contrario, el de la calle Chucarro se agrandó y lo hizo de atrás hacia adelante. El excelente ingreso de Barriola, con su usual entrega pero con más puntería de lo habitual fue un complemento perfecto para Marotta y Robinson que seguían haciendo de las suyas. Con doble del base mercedario el rojo logró irse al último cuarto igualado en 56.

Si lo de Defensor fue malo en el tercer cuarto, en el último fue directamente pésimo. Siguió recibiendo triples y dobles sin parar, con mucha rotación, pero sin tener un quinteto claro para poner en cancha. Trouville siguió dañando con Marotta y Barriola, a los que se sumó el pibe Massa con un gran ingreso atrás y con la confianza para meter triples clave. La visita supo manejar los tiempos sobre el cierre ante un rival desordenado y nervioso que vuelve a desmoronarse y mostrar un último cuarto pobrísimo. Enorme triunfo de Trouville que Barriola serie ante el fusionado, mete presión y se acerca a los playoff.

UNO x UNO

DEFENSOR SPORTING

Kitchen (4): Alternó buenas y malas, pero bastante más de las pálidas. Terminó tocado. Dotti (5): Dejando la vida con poca claridad, entre tanta rotación quizás no mereció tantos minutos. Da Costa (6): Sorprendió a propios y extraños en el comienzo, mereció más minutos. Sanders (4): Enormes lagunas y malas decisiones. Johnson (3): Su pasividad defensiva y facilidad para ponerse el balde ya aburren. Acosta (4): Sin su claridad habitual. Iglesias (5): Rescatable en un panorama pobre. Bastón (4): En un equipo que no defendió bien sorprendió verlo tan poco. Ottonello y Comas (-): Pocos minutos. Ponce (3): Excesiva rotación, poca defensa y otro cierre para el olvido.

TROUVILLE

Marotta (9): Destacadísimo. Robinson (5): Poco claro durante el partido, inteligente en el final. Catalá (4): Defendió, pero no fue su noche. Ruiz (7): Decir rendidor es poco. No anota, el resto lo hace todo. Harrison (5): Aportó su cuota de gol, pero el mejor momento fue sin él. Barriola (8): Le cambió la cara defensivamente al equipo, y sorprendió azotando de tres. Cáceres (3): No entró bien. Massa (8): Enorme ingreso, defendiendo y anotando cuando pesaba (3/4 en triples). Mayora (5): Pocos pero intensos minutos. Martínez y Soto (-): Segundos en cancha. Tito (8): Encontró respuestas del banco cuando estaba fea. Construyó de atrás hacia adelante.

_______________________

Lo destacado

Gran parte del tremendo momento del equipo de Álvaro Tito se debe al levante en el rendimiento de Marotta, pero aun así no nos tiene acostumbrados a noches como esta. Habitualmente conductor y asistidor, Marcos se destapó y la quemó con 26 puntos, 5 asistencias y 2 rebotes. Una actuación para enmarcar y parejita a lo largo de la noche. Al rojo, vivo.

Lo distinto

Muchas veces los simples amantes del básquet no entendemos las rotaciones de los entrenadores. Más allá del calor agobiante y del intenso ritmo del partido, Ponce sorprendió a todos. Sacó a Da Costa en el primer cuarto luego de que este hiciera casi todos los puntos, luego a Sanders en el segundo tras una ráfaga de puntos suya, y a Johnson en el tercero después de una tremenda hundida que fue el único momento en que se lo vio motivado. Para cerrar en el último volvió a poner a Kitchen claramente lesionado.