Malvín venció a Biguá en el día de su cumpleaños número 81 y sigue siendo el equipo con menor número de derrotas en la Liga Uruguaya.

Resumen del partido

En el Juan Francisco Canil el playero recibía al Pato de Villa Biarritz en juego atrasado de la 7ª del Clausura debido a la participación del actual campeón en Liga de las Américas. Un primer cuarto muy bien jugado fue favorable a Malvín, que trabajó bien las ofensivas gracias al aporte de Hatila en cortinas para jugar desde sus perimetrales y un buen arranque de Glover. Biguá buscó el juego interno y cuando logró habilitar cerca del aro anotó, pero le costó más jugar desde sus chicos. Un triple de Souberbielle puso el 21-13 con que llegaron al primer descanso. Los de López siguieron mejor y llegaron a abrir 16, y si bien la defensa zonal planteada por Rovira duró poco -hasta el reingreso de Mazzarino- la visita comenzó a romper más hacia el aro y así arrimarse en el score. El menor de los Osimani trabajó mucho en la defensa sobre el “8” playero, pero con Pitu Santiso manejando el equipo a la perfección Malvín siguió dominando y se fue al entretiempo ganando 40-30.

La segunda mitad comenzó un poco más entreverada, el Pato puso en cancha un quinteto alto y complicó a Cabot teniendo que bancar al Oso, pero por otro lado Meira sufrió en la defensa de Mazzarino. Con el retorno de Joaquín Osimani los de Rovira lograron una defensa más dura y achicaron la distancia a seis puntos, pero la vuelta de Santiso y bombas de Glover y el propio Mazzarino permitieron volver escapar al local que con buen cierre de Shawn llegó 65-49 al período final. Si bien Malvín llegó a tener 18 de máxima, desde la intensidad de Couñago y Rojas, un triple de Hinkle y un par de corridas los de Villa Biarritz llegaron a ponerse a seis promediando el último cuarto, pero nuevamente desde Salto apareció un triple para cortar la reacción. Couñago puso otra bomba para el Pato pero del otro lado apareció Hatila. Osimani con libres mantuvo la esperanza de Biguá, pero con un triple de Cabot se definió el encuentro en favor del playero. Triunfo 79-71, y doble festejo de la hinchada cantando por el 81º cumpleaños de la institución.

UNO x UNO

MALVÍN

Cabot (5). Iba para partido discreto, pero puso un triple fundamental. Mazzarino (9). Nico, ¿tenés visa para ir a Puerto Rico? El tipo no perdona ni medio error defensivo. Souberbielle (5). Correcto, sin brillar. Glover (8). Gran partido. Suelto, fue importante abierto y jugando cerca del aro. Passos (8). El destacado. Santiso (8). Todos los jugadores se equivocan. Él hoy no. Brillante conducción. Serres (6). Aportó en sus dos ingresos. Positivo. Vázquez (6). En defensa fue el que más controló al Oso. López (8). Nunca se notó el extranjero menos que tuvo. Rotó el plantel, cambió marcas y usó quintetos diversos para buscar lo mejor para cada momento.

BIGUÁ

M.Osimani (8). El mejor de los suyos. No se le puede pedir más.  Couñago (6). Presionó y complicó a Cabot, en ataque sumó mucho en la reacción del 4C. Hinkle (5). Le cuesta generar juego, no fue su noche con el tiro. Smith (4). Se fue ofuscando y dejando de jugar. Erró 4 libres sobre el final.  Warren (5). Aportó lo suyo, le faltó más atrás. Cambón (5). Correcto. J.Osimani (6). Fue innegable su esfuerzo por defender a Mazzarino en una noche encendida. Generó por momentos rompiendo. Meira (4). Sufrió al goleador rival. Rojas (6). Desde su actitud colaboró siempre: rebotes ofensivos, puntos y más. Rovira (6). Manejó bien el plantel, buscó soluciones y las encontró por momentos.

_______________________

Lo destacado

Apenas 6 puntos de Hatila. ¿Señal de que jugó mal? Ni ahí. ¿Fue poco importante? Mucho menos. “Trabajar para el equipo” en portugués se debe traducir como Hatila Passos. Pero nuestro destacado de hoy es aún más concreto: las cortinas de Hatila. Lo que labura para que todos puedan recibir, los tiros que le permite a sus compañeros con esos paredones que pone… debería cobrar comisión por esos 12 triples, es el socio perfecto.

Lo distinto

Aprovechamos este espacio para realizar un agradecimiento público a siete damas playeras que vinieron a la cancha con su abanico y nos refrescaron -indirectamente- durante todo el encuentro. Esta ola de calor hacía prever una noche muy difícil, pero la suerte estuvo del lado de BT y la “jornada laboral” (?) se hizo mucho más amena. Señoras, ¡les debemos una!