Biguá consiguió un punto ante un rival directo como Goes. Luego del juego, Básquet Total habló con Gonzalo Meira, uno de los puntos altos en la victoria del Pato.

Por Juan Esmoris

Comenzó resaltando la importancia del partido conseguido: “La prioridad del punto era fundamental. Nos vamos muy tranquilos porque además se pudo jugar bien. Cuando jugás bien y ganás, está todo el mundo con energía positiva y eso está bueno”.

Su buen rendimiento lo llevó a recibir varios insultos de la tribuna de su ex equipo: “No podés meter a toda la tribuna en la misma bolsa, pero hay un par que no sé porque tienen algo personal conmigo. Pero estamos muy contentos con como se está rearmando el equipo”.

Los partidos con rendimientos altos como estos, dejan atrás la enfermedad que lo dejó parado un tiempo esta temporada: “Cuando te pasás 15 días en el hospital como me pasé yo, te cambia la perspectiva de todo. Te sacás una mochila, te das cuenta que a veces la importancia está en otra cosa. Siendo realista, me siento mucho más tranquilo y libre jugando en la cancha. Tengo un apoyo increíble, que no es el cursi, es un apoyo real que tengo de todo el club que me está haciendo muy bien a mí como ser humano y para jugar. Yo les tengo que devolver con mi trabajo, por suerte está saliendo todo redondo”. A esto agregó: “La agresividad es una parte que vivimos en todos lados (respecto a los insultos), que hoy en día no me importa nada. Estoy muy contento de jugar que es la pasión nuestra, un placer poder estar en la cancha de vuelta”.

Del nuevo extranjero, Storm Warren, dijo: “Es un buen jugador de básquet. Si bien humanamente estábamos contentos con el trabajo que estaba haciendo Johnson, deportivamente teníamos algunas cosas que reprocharle. Pero si te ponés a hilar fino, también era que no encajaba con lo que el equipo quería jugar. Creo que Storm se acomodó un poquito más. Es el primer partido, tuvo tres prácticas, pero el sabor es súper positivo, porque tiene buena mano, la mete y sobretodo está bueno cuando son tipos sanos, que en el final del partido vos le podés dar la pelota, podés confiar, eso repercute mucho en la autoestima del equipo”.

Consultado por si podía volver a pasar que a Biguá le traigan un partido sobre el final como venía pasando en la arremetida final de Goes comentó: “Sin duda. Yo estaba en el banco con el psicólogo que justo lo tenía al lado y cuando se pusieron a 10, cuando el Enano Martínez tira una bola de tres que entra y sale, le digo que ese podría haber sido un punto de inflexión para nosotros. Pero a veces cuando hacés las cosas bien, la suerte está de tu lado”.