Foto: Tenfield.com

La inminente salida de Leandro García Morales de Instituto de Córdoba vuelve a abrir especulaciones sobre su llegada a Uruguay, y son varios los interesados en dar el salto de calidad.

¿Vuelve? Esa es la pregunta que muchos hinchas se hacen. El rumor surgió hace unas semanas en Aguada, que había querido traerlo antes de comenzar la Liga. Pero en los últimos días hubo noticias que abren realmente la posibilidad de su retorno a Uruguay.

Instituto de Córdoba y el jugador deben decidir al finalizar enero si continúan con su vínculo hasta el final de la Liga Nacional, o si por el contrario alguna de las dos partes deciden terminarlo. García Morales habría planteado ya a Facundo Müller, entrenador de la Gloria, su decisión de dejar la institución.

¿Es un hecho que recalará en nuestro medio? No necesariamente, ya que podría buscar opciones en el exterior. Pero sí es real su preferencia por Uruguay por temas familiares. Y allí varios clubes se frotan las manos o al menos se ilusionan con poder contar con LGM como una de sus fichas innominadas.

Aguada

Es el principal candidato, por identificación de la hinchada hacia él, MVP de la LUB 2012/13, última conquista aguatera. La llegada del Prof. Guillermo Souto sirve también como una guiñada a la Bestia, y además el rojiverde aún debe definir DT y entre las opciones están los que lo han dirigido en nuestro medio las últimas temporadas.

La encrucijada es a quién cortar. Dwayne Davis ha levantado en los últimos partidos, y la posibilidad de cambiar a uno de los internos complica la estructura del plantel. ¿El clásico puede ser decisivo? Seguramente.

Olimpia

En su centenario las alas rojas de Colón se armaron para estar arriba, y lo han logrado. García Morales debería llegar en sustitución de Dickson, y como ya era previsto posiblemente alguno o ambos internos sean recambiados más adelante cuando los de Jauri busquen el salto de calidad para los playoff.

Defensor Sporting

Por su presente en el torneo, el fusionado es seguramente quién más está buscando opciones. Si fuera por Leandro debería cortar a Kelley, conformando su perímetro con Acosta, García Morales y Sanders, al menos por ahora. Si bien pierde recambio en la base, tendría al pibe Pereyra, Andrés Dotti y Agustín Da Costa en un equipo largo como pretende Álvaro Ponce.

Quizá aquí la mayor contra es el conflicto del año pasado entre la institución y Martín Osimani, amigo de LGM pero con quien además comparte agente, y con quienes la relación no quedó bien.

Biguá

“Volvé a tu casa cuando quieras” dice la canción, y si además hay un amigo como el Oso, parece una situación ideal. El Pato está más relegado en la tabla y sus chances de pelear en playoff aparecen más difíciles por ello, pero también podría ser un paso a futuro pensado en seguir una temporada más.

 

¿Pueden aparecer otras opciones? Probablemente.

Si bien Malvín tiene un equipo más armado entorno a Mazzarino, un jugador de este tipo siempre interesa. En Urunday todo está demasiado bien hoy día, pero una dupla García Morales – Taboada tampoco es algo que no merezca al menos un análisis, o que el hincha puede imaginar.

 

La próxima semana traerá novedades, pero mientras tanto lo que parece muy real es que la Liga Uruguaya volverá a tener uno de sus clase “A”.